Sin no­ti­cias

El País (País Vasco) - - PÁGINA 2 - Ma­nuel Ja­bois

Eduardo Men­do­za ha pu­bli­ca­do un li­bro ti­tu­la­do Qué es­tá pa­san­do en Ca­ta­lu­ña (Seix Barral, 2016) pres­cin­dien­do de la voz más au­to­ri­za­da pa­ra es­cri­bir­lo, la del ex­tra­te­rres­tre de­di­ca­do a la bús­que­da de Gurb, aquel per­so­na­je que creó en 1990. Gurb ate­rri­zó en la Bar­ce­lo­na pre­olím­pi­ca, adop­tó la apa­rien­cia de Mar­ta Sán­chez y se per­dió a las pri­me­ras de cam­bio. Sin no­ti­cias de Gurb fue el tí­tu­lo de aque­llas cró­ni­cas de Men­do­za en EL PAÍS que lue­go se pu­bli­ca­ron co­mo li­bro. Fue­ron un éxi­to por­que en­ton­ces Bar­ce­lo­na ne­ce­si­ta­ba la mi­ra­da de un re­cién lle­ga­do pa­ra ex­pli­car lo que ocu­rría: al­guien que vi­nie­se de le­jos, cuan­to más le­jos me­jor. Si no ha­bía pi­sa­do nun­ca la Tie­rra, per­fec­to.

La bús­que­da de Gurb es una ta­rea de lo­cos por una ra­zón: Gurb pue­de adop­tar la apa­rien­cia ex­ter­na de cual­quier per­so­na, no so­lo de Mar­ta Sán­chez. En esa ficción Men­do­za no pu­do si­quie­ra ima­gi­nar a un ex­tra­te­rres­tre in­ca­paz de en­con­trar a otro no por­que se ha­ya con­ver­ti­do en Mar­ta Sán­chez, sino por­que to­dos los hu­ma­nos lle­va­sen ca­re­tas del pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat. A quien, des­ti­tui­do, fu­ga­do y con una or­den in­ter­na­cio­nal de bús­que­da y cap­tu­ra, se bus­ca de­ses­pe­ra­da­men­te en los ma­le­te­ros de los co­ches y en el al­can­ta­ri­lla­do de Bar­ce­lo­na pa­ra evi­tar que to­me po­se­sión. Mien­tras la jus­ti­cia di­ce que no or­de­nó su de­ten­ción en el ex­tran­je­ro por­que es lo que él quie­re. Lo nor­mal es que quie­nes vi­ven allí, quie­nes vi­si­tan la ciu­dad y quie­nes si­guen la pren­sa a dia­rio ha­yan per­di­do la ca­pa­ci­dad de asom­brar­se. Se da por he­cho cual­quier co­sa; se te­me con­tras­tar cual­quier ru­mor no por mie­do a que sea men­ti­ra, sino por mie­do a que sea ver­dad.

Así que el en­sa­yo de Men­do­za exi­gía un Gurb per­di­do en esa Bar­ce­lo­na y un ex­tra­te­rres­tre bus­cán­do­lo, an­tes que un en­sa­yis­ta tra­tan­do de ata­car un asun­to que ha­ce tiem­po es­tá fue­ra de los már­ge­nes del pe­rio­dis­mo. Y lo exi­gía por una ra­zón: nos los cree­ría­mos. No son más in­creí­bles dos mar­cia­nos que unos se­ño­res di­cien­do “ju­ga­da maes­tra” a ca­da de­ci­sión de sus lí­de­res, des­de que eran car­gos au­to­nó­mi­cos has­ta aho­ra, fu­ga­dos y sin au­to­no­mía. No es más in­creí­ble un ser del es­pa­cio con pin­ta de Mar­ta Sán­chez que Ma­riano Ra­joy Brey in­ten­tan­do pre­si­dir el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal por te­lé­fono mien­tras lla­ma a la cal­ma, que es co­mo pe­dir tem­blan­do de mie­do la man­gue­ra y de­cir que el in­cen­dio es­tá con­tro­la­do. Por eso en­tre el ge­nio po­lí­ti­co de los in­de­pen­den­tis­tas y la se­re­ni­dad del Go­bierno, que lo tie­ne to­do con­tro­la­do des­de 2012, Ca­ta­lu­ña ya es el úni­co lu­gar del mun­do en que a un ex­tra­te­rres­tre se le pre­gun­ta­ría por su pla­ne­ta pa­ra sa­ber a quién vo­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.