Ca­za de bru­jas en ver­sión sur­co­rea­na

Una ex­mi­nis­tra de Cul­tu­ra, con­de­na­da por crear una lis­ta ne­gra de ar­tis­tas iz­quier­dis­tas

El País (País Vasco) - - PÁGINA 2 - Ma­ca­re­na Vidal Liy | Pe­kín

La se­ma­na pa­sa­da, la ex­mi­nis­tra de Cul­tu­ra sur­co­rea­na Cho Yoon-sun fue con­de­na­da a dos años de cár­cel por cons­pi­ra­ción. Era res­pon­sa­ble di­rec­ta, se­gún en­con­tró un tri­bu­nal de ape­la­ción, de una lis­ta ne­gra que ve­ta­ba, por “de­ma­sia­do iz­quier­dis­tas”, a ca­si 10.000 in­te­lec­tua­les y ar­tis­tas de to­dos los cam­pos. En­tre ellos fi­gu­ra­ban al­gu­nos de los nom­bres más pres­ti­gio­sos y re­co­no­ci­dos in­ter­na­cio­nal­men­te, co­mo la au­to­ra Han Kang, ga­na­do­ra del pre­mio Man Boo­ker In­ter­na­tio­nal en 2016 con su no­ve­la The Ve­ge­ta­rian, o el ci­neas­ta Park Chan-wook, au­tor de películas co­mo Old­boy o Thirst.

El de­sa­rro­llo del jui­cio ha vuel­to a re­cor­dar los ex­ce­sos del Go­bierno de la ex­cén­tri­ca pre­si­den­ta Park Geun-hye, de­pues­ta en 2016 y pen­dien­te de jui­cio por co­rrup­ción des­pués de que se des­cu­brie­ra has­ta qué pun­to du­ran­te su man­da­to es­tu­vo in­flui­da por su ami­ga Choi Soon-sil, “la ras­pu­ti­na sur­co­rea­na”. El es­cán­da­lo de la lis­ta ne­gra —ya juz­ga­do en pri­me­ra ins­tan­cia el año pa­sa­do, pe­ro reabier­to en enero tras nue­vas de­cla­ra­cio­nes— tam­bién sal­pi­ca a la ex­je­fa de Es­ta­do. Los fis­ca­les con­si­de­ran que Park Geun-hye ins­ti­gó la “ca­za de bru­jas” con­tra los ar­tis­tas y fue in­for­ma­da so­bre la lis­ta. Las re­pre­sa­lias no se li­mi­ta­ron so­lo a ex­cluir a los afec­ta­dos de re­ci­bir cual­quier sub­ven­ción pú­bli­ca. Al­gu­nos fue­ron so­me­ti­dos a vi­gi­lan­cia es­ta­tal sin sa­ber­lo.

El ca­so ha es­can­da­li­za­do por sus im­pli­ca­cio­nes so­bre la li­ber­tad de ex­pre­sión y la cen­su­ra, en un país de vi­bran­te cul­tu­ra pop y que re­cuer­da con des­agra­do los años de dic­ta­du­ra mi­li­tar en los que el pa­dre de Park, el ge­ne­ral Park Chung-hee, or­de­na­ba y man­da­ba. El tri­bu­nal de ape­la­ción ha con­si­de­ra­do que la dis­cri­mi­na­ción ha­cia los ar­tis­tas en la lis­ta ne­gra vio­la­ba la Cons­ti­tu­ción, ca­re­cía de pre­ce­den­tes y era de na­tu­ra­le­za to­ta­li­ta­ria. Uno de los ca­li­fi­ca­ti­vos más du­ros en una Co­rea del Sur que alar­dea de su bue­na sa­lud de­mo­crá­ti­ca, don­de las ma­ni­fes­ta­cio­nes es­tán a la or­den del día y don­de las mar­chas mul­ti­tu­di­na­rias con­si­guie­ron de­po­ner pa­cí­fi­ca­men­te a una pre­si­den­ta ca­da día más im­po­pu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.