Pu­tin ca­li­fi­ca de ac­to hos­til la lis­ta de EE UU que se­ña­la a la cú­pu­la ru­sa

El País (País Vasco) - - INTERNACIONAL - J. M. AHRENS / P. BONET, Washington / Mos­cú

Es una ad­ver­ten­cia. Por man­da­to del Con­gre­so y en res­pues­ta a la in­je­ren­cia ru­sa en las elec­cio­nes de 2016, la Ca­sa Blan­ca ha he­cho pú­bli­ca la lis­ta ne­gra de 114 po­lí­ti­cos y 96 oli­gar­cas que for­man el nú­cleo du­ro del ré­gi­men de Vla­dí­mir Pu­tin. Aun­que el se­ña­la­mien­to no aca­rrea san­cio­nes y pre­sen­ta al­gu­nos erro­res de bul­to, su­po­ne un avi­so de que, en ca­so de ha­llar­se más in­di­cios con­tra el Krem­lin, ese gru­po se­rá el blanco de la re­pre­sa­lia es­ta­dou­ni­den­se. Pu­tin reac­cio­nó ca­li­fi­can­do de ac­to hos­til el lla­ma­do “in­for­me del Krem­lin”.

El do­cu­men­to en­tor­pe­ce “la ya di­fí­cil si­tua­ción en la que se en­cuen­tran las re­la­cio­nes ru­so-nor­te­ame­ri­ca­nas”, di­jo el pre­si­den­te ru­so. “Por el mo­men­to”, no obs­tan­te, Mos­cú se abs­tie­ne de res­pon­der, aun­que es­ta­ba pre­pa­ra­da, ma­ti­zó Pu­tin, que atri­bu­yó la lis­ta a las pug­nas in­ter­nas nor­te­ame­ri­ca­nas. En el do­cu­men­to es­tán to­dos me­nos Pu­tin. La lis­ta ne­gra re­pre­sen­ta un no­men­clá­tor del po­der ru­so. Fi­gu­ran el pri­mer mi­nis­tro de Ru­sia, Dmi­tri Med­vé­dev, los je­fes de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia, los pre­si­den­tes de las gran­des em­pre­sas ener­gé­ti­cas (Gaz­prom y Ros­neft), los prin­ci­pa­les ban­que­ros, mag­na­tes co­mo Ro­man Abra­mo­vich, due­ño del Chel­sea; Alis­her Us­ma­nov, con acciones en el Ar­se­nal, Oleg De­ri­pas­ka o Mi­jaíl Pró­jo­rov… Y, en ge­ne­ral, to­das las for­tu­nas su­pe­rio­res a los 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

Aun­que el se­cre­ta­rio de pren­sa del lí­der ru­so, Dmi­tri Pes­kov, ha­bía di­cho que la lis­ta pue­de per­ju­di­car la ima­gen de los em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos in­clui­dos, es­pe­cia­lis­tas eco­nó­mi­cos ru­sos apun­tan que no tie­ne apli­ca­ción prác­ti­ca. An­dréi Mov­chán, del centro Car­ne­gie en Mos­cú, afir­ma que no su­po­ne una ba­se pa­ra las san­cio­nes y que el de­par­ta­men­to de Fi­nan­zas de EE UU se ha li­mi­ta­do a cu­brir la papeleta, re­co­pi­lan­do los nom­bres de mi­llo­na­rios ru­sos ci­ta­dos por pu­bli­ca­cio­nes oc­ci­den­ta­les y la lis­ta de car­gos ofi­cia­les ru­sos. En la lis­ta hay gen­te que ha­ce tiem­po que vi­ve fue­ra de Ru­sia y ya no son mul­ti­mi­llo­na­rios, y per­so­nas que tie­nen ve­ta­da su en­tra­da en Ru­sia. “No hay na­da que ana­li­zar. Se pue­den re­la­jar y se­guir vi­vien­do”, se­ña­la Mov­chán.

En el in­for­me fi­gu­ra, por ejem­plo, el je­fe del co­mi­té de de­re­chos hu­ma­nos ads­cri­to al pre­si­den­te, Mi­jaíl Fe­dó­tov, que en múl­ti­ples oca­sio­nes ha sa­li­do en de­fen­sa de los in­tere­ses de di­ver­sos gru­pos de po­bla­ción afec­ta­dos por la po­lí­ti­ca del Krem­lin. Apa­re­cen tam­bién la de­fen­so­ra de los de­re­chos de los ni­ños, Anna Kuz­net­so­va, y el oli­gar­ca Mi­jaíl Pró­jo­rov, can­di­da­to a la pre­si­den­cia en 2012.

La re­sis­ten­cia de Trump

La lis­ta sur­ge de un man­da­to que el Con­gre­so im­pu­so en agos­to a Do­nald Trump. El ob­je­ti­vo era res­pon­der a la in­je­ren­cia del Krem­lin en las elec­cio­nes de 2016 y mar­car con tin­ta ofi­cial a quie­nes es­ta­ban en el pun­to de mi­ra.

Fue una de­ci­sión que los le­gis­la­do­res es­ta­dou­ni­den­ses adop­ta­ron por 98 vo­tos a fa­vor y so­lo 2 en con­tra. En el pa­que­te tam­bién in­clu­ye­ron pe­na­li­za­cio­nes a Ru­sia por las cri­sis de Ucra­nia y Si­ria, a Irán por su apo­yo a ac­ti­vi­da­des te­rro­ris­tas y a Co­rea del Nor­te por sus prue­bas con mi­si­les. Pe­ro del con­jun­to so­bre­sa­lía la re­pre­sa­lia no­mi­nal al círcu­lo de Pu­tin por la cam­pa­ña de in­to­xi­ca­ción con­tra la de­mó­cra­ta, Hi­llary Clin­ton: jus­to el de­to­nan­te de la in­ves­ti­ga­ción que tie­ne con­tra las cuer­das al pre­si­den­te Trump des­de el ini­cio del man­da­to.

Trump siem­pre se ha mos­tra­do re­nuen­te a ata­car al Krem­lin por sus ac­ti­vi­da­des de sa­bo­ta­je du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral. Por el con­tra­rio, las ha mi­ni­mi­za­do has­ta el pun­to de acep­tar co­mo bue­nos los des­men­ti­dos de Pu­tin. El Con­gre­so, ba­sán­do­se en los in­for­mes de las agencias de in­te­li­gen­cia, le pu­so en­tre la es­pa­da y la pa­red: fir­ma­ba las san­cio­nes o abría una in­men­sa cri­sis ins­ti­tu­cio­nal. El pre­si­den­te ce­dió. Pe­ro no sin se­ña­lar que la de­ci­sión fa­vo­re­ce­ría el acer­ca­mien­to de Chi­na, Ru­sia y Co­rea del Nor­te y que di­fi­cul­ta­ría la me­jo­ra las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les. Sus que­jas ob­via­ban el prin­ci­pal pun­to de fric­ción: la tra­ma ru­sa. Y en­via­ban una se­ñal inequí­vo­ca a Pu­tin. El pre­si­den­te fir­ma­ba obli­ga­do.

El pla­zo pa­ra pu­bli­car la lis­ta ter­mi­na­ba es­te lunes. La Ca­sa Blan­ca apu­ró has­ta úl­ti­ma ho­ra. La Se­cre­ta­ría del Te­so­ro in­ten­tó re­ba­jar sus po­ten­cia­les efec­tos: “No es una lis­ta de san­cio­nes y la in­clu­sión de in­di­vi­duos o en­ti­da­des no de­be in­ter­pre­tar­se co­mo que se les va a cas­ti­gar”. A es­ta sua­vi­za­ción ayu­dó el De­par­ta­men­to de Es­ta­do se­ña­lan­do, pa­ra irri­ta­ción de los con­gre­sis­tas, que no im­pon­drá nue­vas san­cio­nes, pe­se a que la norma lo apun­ta­ba.

/ ALEXEY NIKOLSKY (AFP)

El pre­si­den­te ru­so, Vla­dí­mir Pu­tin, ha­bla a un gru­po de se­gui­do­res en un ac­to ce­le­bra­do ayer en Mos­cú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.