Merkel y Schulz avan­zan ha­cia la coa­li­ción con un acuer­do mi­gra­to­rio

El País (País Vasco) - - INTERNACIONAL - ANA CARBAJOSA, Berlín

Los gran­des par­ti­dos ale­ma­nes han su­pe­ra­do uno de sus prin­ci­pa­les obs­tácu­los con vis­tas a for­mar una gran coa­li­ción. El blo­que con­ser­va­dor de la can­ci­ller An­ge­la Merkel y el par­ti­do so­cial­de­mó­cra­ta de Mar­tin Schulz han lle­ga­do a un acuer­do so­bre los lí­mi­tes pa­ra la aco­gi­da de fa­mi­lia­res de re­fu­gia­dos. Sin em­bar­go, ho­ras des­pués de tras­cen­der el pac­to aso­ma­ron las pri­me­ras grie­tas so­bre la in­ter­pre­ta­ción de un tex­to cu­ya le­tra pe­que­ña de­be aún re­fi­nar­se. Merkel lo ca­li­fi­có de “bue­na no­ti­cia” en una reunión del par­ti­do, se­gún re­pro­du­je­ron los me­dios ale­ma­nes, mien­tras An­drea Nah­les, je­fa del gru­po par­la­men­ta­rio so­cial­de­mó­cra­ta y fi­gu­ra cru­cial en el equi­po ne­go­cia­dor, lo con­si­de­ró “un com­pro­mi­so ra­zo­na­ble”, que ase­gu­ró per­mi­ti­rá a 12.000 fa­mi­lia­res de re­fu­gia­dos con el es­ta­tu­to de pro­tec­ción sub­si­dia­ria ve­nir a Ale­ma­nia ca­da año. “La so­lu­ción de la cuo­ta su­po­ne una ga­ran­tía de que nues­tra ca­pa­ci­dad de in­te­gra­ción no va a ser so­bre­pa­sa­da”, di­jo el mi­nis­tro del In­te­rior (CDU), Tho­mas de Mai­ziè­re.

Mar­tin Schulz, que as­pi­ra a con­ven­cer a las ba­ses de que el pac­to al­can­za­do no su­po­ne una vic­to­ria pa­ra el cen­tro­de­re­cha, lo con­si­de­ró un “acuer­do 1.000+”; es de­cir, el mi­llar ya pac­ta­do en un prea­cuer­do an­te­rior y que el con­gre­so del SPD exi­gió me­jo­rar, al que se le aña­di­rían ca­sos de ur­gen­cias hu­ma­ni­ta­rias.

La lle­ga­da de mi­llón y me­dio de re­fu­gia­dos en los úl­ti­mos dos años ha con­ver­ti­do el asi­lo en un asun­to po­lí­ti­co de pri­mer or­den y ha ca­ta­pul­ta­do a la ex­tre­ma de­re­cha has­ta el Par­la­men­to. Mien­tras el blo­que con­ser­va­dor de Merkel abo­ga por re­du­cir al má­xi­mo la en­tra­da de fa­mi­lia­res de re­fu­gia­dos, los so­cial­de­mó­cra­tas con­si­de­ran la reuni­fi­ca­ción un pilar pa­ra la in­te­gra­ción.

Ale­ma­nia se en­cuen­tra des­de ha­ce al­go más de cua­tro me­ses su­mi­da en una cri­sis po­lí­ti­ca an­te la in­ca­pa­ci­dad de los par­ti­dos de po­ner­se de acuer­do pa­ra for­mar Go­bierno. Merkel ga­nó las elec­cio­nes de sep­tiem­bre, pe­ro no lo­gró la ma­yo­ría ne­ce­sa­ria pa­ra go­ber­nar en so­li­ta­rio. Des­de en­ton­ces bus­ca un so­cio mi­no­ri­ta­rio. Aliar­se con el SPD se ha con­ver­ti­do en su úl­ti­mo car­tu­cho

Des­de el pa­sa­do vier­nes, el blo­que de Merkel (CDU/CSU) y los so­cial­de­mó­cra­tas de Schulz (SPD) ne­go­cian una gran coa­li­ción co­mo la que go­ber­na­ba has­ta aho­ra en Ale­ma­nia. El do­min­go es el pla­zo lí­mi­te pa­ra al­can­zar un acuer­do, que sen­ta­rá las ba­ses pa­ra go­ber­nar el país en los pró­xi­mos cua­tro años. La reuni­fi­ca­ción fa­mi­liar de los re­fu­gia­dos se ha­bía con­ver­ti­do has­ta aho­ra en el prin­ci­pal obs­tácu­lo pa­ra el pac­to. La La mi­nis­tra de De­fen­sa ale­ma­na, Ur­su­la von der Le­yen, ayer en Berlín con la can­ci­ller An­ge­la Merkel. La or­ga­ni­za­ción Pro Asyl, una de las prin­ci­pa­les vo­ces de de­fen­sa de los re­fu­gia­dos en Ale­ma­nia, con­si­de­ró el pac­to al­can­za­do por los ne­go­cia­do­res de los dos gran­des par­ti­dos una “seu­do­so­lu­ción” y “una coar­ta­da”, ya que, se­gún sus cálcu­los, has­ta prin­ci­pios de di­ciem­bre de 2017 lle­ga­ron ape­nas 66 per­so­nas con­si­de­ra­das ca­sos hu­ma­ni­ta­rios ur­gen­tes en los 11 me­ses an­te­rio­res. “Se tra­ta de ca­sos muy ex­tre­mos, co­mo gen­te muy en­fer­ma. No bas­ta con es­tar en la gue­rra”, ex­pli­ca­ron en Pro Asyl. aten­ción sa­ni­ta­ria y la re­duc­ción de los con­tra­tos tem­po­ra­les son los otros dos gran­des te­mas en los que per­sis­ten las di­fe­ren­cias.

El par­ti­do so­cial­de­mó­cra­ta es­tá pro­fun­da­men­te di­vi­di­do an­te la po­si­bi­li­dad de for­jar una nue­va gran coa­li­ción con Merkel. Ape­nas un 56% de los de­le­ga­dos del par­ti­do vo­ta­ron a fa­vor de se­guir ade­lan­te con las ne­go­cia­cio­nes en un con­gre­so ex­tra­or­di­na­rio ce­le­bra­do ha­ce po­co más de una se­ma­na. Lo­grar me­jo­ras en el te­ma de la reuni­fi­ca­ción fa­mi­liar era pre­ci­sa­men­te una de las con­di­cio­nes fi­ja­das. Los 440.000 afi­lia­dos del SPD de­be­rán apro­bar en las pró­xi­mas se­ma­nas el acuer­do fi­nal que ne­go­cien los par­ti­dos.

Ade­más, la rec­ta fi­nal de las ne­go­cia­cio­nes coin­ci­de con el fin de la mo­ra­to­ria im­pues­ta ha­ce dos años y que ha con­ge­la­do la reuni­fi­ca­ción fa­mi­liar pa­ra las per­so­nas con pro­tec­ción sub­si­dia­ria, un ti­po de pro­tec­ción me­nor que el asi­lo. Es­tá pre­vis­to que ma­ña­na el Par­la­men­to de­ci­da so­bre la nue­va nor­ma­ti­va. El acuer­do al­can­za­do aho­ra pro­lon­ga esa mo­ra­to­ria has­ta fi­na­les de ju­lio. A par­tir de en­ton­ces re­gi­rá una nue­va re­gu­la­ción, se­gún la cual po­drían en­trar un má­xi­mo de 1.000 fa­mi­lia­res ca­da mes.

A esa ci­fra se le aña­di­rían los ca­sos de per­so­nas con ne­ce­si­da­des hu­ma­ni­ta­rias ur­gen­tes, se­gún la in­ter­pre­ta­ción del SPD. La CSU, sin em­bar­go, nie­ga que se per­mi­ta su­pe­rar la ci­fra má­xi­ma men­sual. “No exis­ten re­glas pa­ra ca­sos ex­tre­mos que su­pon­gan más in­mi­gra­ción”, sos­tu­vo Ale­xan­der Do­brindt, de la CSU. El par­ti­do con­ser­va­dor bá­va­ro re­pre­sen­ta las po­si­cio­nes más du­ras en ma­te­ria mi­gra­to­ria. El avan­ce de Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia ha con­tri­bui­do a en­du­re­cer el dis­cur­so del par­ti­do alia­do de Merkel.

/ H. JEON (EFE)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.