El des­hie­lo en­tre Pe­kín y el Va­ti­cano pro­vo­ca ten­sio­nes

El País (País Vasco) - - INTERNACIONAL - DA­NIEL VER­DÚ, Ro­ma

El papa Fran­cis­co pu­so en mar­cha gran­des re­for­mas a su lle­ga­da. Pe­ro el mo­vi­mien­to po­lí­ti­co más im­por­tan­te que pue­de lle­var a ca­bo du­ran­te su pon­ti­fi­ca­do, a pun­to de cum­plir su quin­to año, po­dría ser el des­hie­lo de las re­la­cio­nes de la San­ta Se­de La pri­me­ra de­man­da —la San­ta Se­de es uno de los 20 alia­dos di­plo­má­ti­cos con los que cuen­ta Tai­pei en to­do el mun­do— nun­ca ha si­do un pro­ble­ma. Y en la se­gun­da, se­gún lo que pu­bli­có Asian News es­ta se­ma­na, hay mo­vi­mien­tos re­le­van­tes en un país don­de con­vi­ven dos igle­sias: la ofi­cial, que res­pal­da el Go­bierno y no re­co­no­ce la au­to­ri­dad del Papa pa­ra nom­brar obis­pos, y la clan­des­ti­na, cu­yos re­pre­sen­tan­tes es­tán ame­na­za­dos y siem­pre han te­ni­do el apo­yo va­ti­cano.

El si­len­cio al­re­de­dor de es­ta com­ple­ja ju­ga­da diplomática es ex­tre­mo. Pe­ro el car­de­nal y an­ti­guo obis­po de Hong Kong, Jo­seph Zen ze-kiun, de 86 años y ha­bi­tual­men­te crí­ti­co con los acer­ca­mien­tos en­tre am­bos paí­ses, ha es­ta­lla­do. Se­gún el pur­pu­ra­do, la San­ta Se­de man­dó a Chi­na a una de­le­ga­ción —su­pues­ta­men­te de la se­cre­ta­ría de Es­ta­do— pa­ra pe­dir al obis­po de 88 años de Shan­tou, Pe­ter Zhuang, que re­nun­cia­ra a fa­vor de Jo­seph Huang, ex­co­mul­ga­do por el Va­ti­cano en 2011 tras ser con­sa­gra­do sin la apro­ba­ción pa­pal. Al­go in­só­li­to si no se ha co­me­ti­do nin­gún de­li­to o error fla­gran­te y que se ha­bría he­cho pa­ra con­ten­tar a Pe­kín. La mis­ma de­le­ga­ción, pu­bli­có Asian News y con­fir­mó Zen, se des­pla­zó a Fu­jian pa­ra pe­dir a otro obis­po clan­des­tino, Guo Xi­jin, que se de­gra­da­se y pa­sa­se a ser el au­xi­liar del obis­po ofi­cial, Zhan Si­lu, ile­gal has­ta la fe­cha pa­ra el Va­ti­cano.

A la luz de di­chos acon­te­ci­mien­tos, su­pues­ta­men­te rea­li­za­dos pa­ra avan­zar en las ne­go­cia­cio­nes, Zen se pre­gun­ta­ba en su ar­tícu­lo de Fa­ce­book: “En­ton­ces, ¿creo que el Va­ti­cano es­tá ven­dien­do a la Igle­sia Ca­tó­li­ca en Chi­na? Sí, de­fi­ni­ti­va­men­te, si van en la di­rec­ción que es ob­via da­do to­do lo que han he­cho en los úl­ti­mos años y me­ses”.

Al­go in­só­li­to

Zen pi­dió au­dien­cia con el Papa y se vio con él el 12 de enero. Se­gún el pur­pu­ra­do, Fran­cis­co le pro­me­tió in­tere­sar­se por la si­tua­ción. Ade­más, ase­gu­ró que el Papa ha­bía pe­di­do que no se crea­se otro ca­so Minds­zenty ,en re­fe­ren­cia al lí­der de la Igle­sia Ca­tó­li­ca en Hun­gría, en­car­ce­la­do en 1940 ba­jo el ré­gi­men co­mu­nis­ta y que fue fi­nal­men­te obli­ga­do a aban­do­nar el país y fue sus­ti­tui­do por al­guien del agra­do del ré­gi­men co­mu­nis­ta.

Ayer al me­dio­día, el Va­ti­cano ne­gó que ha­ya nin­gu­na di­fe­ren­cia de opi­nión en­tre Fran­cis­co y su equi­po ne­go­cia­dor. “El Papa es­tá en cons­tan­te con­tac­to con sus co­la­bo­ra­do­res, en par­ti­cu­lar con la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do pa­ra con Chi­na. Des­de su nom­bra­mien­to se han pro­du­ci­do de­ce­nas de acer­ca­mien­tos. Pe­ro Pe­kín si­gue en­ro­ca­da en dos cues­tio­nes cru­cia­les: La San­ta Se­de de­be rom­per sus re­la­cio­nes con Tai­wán, y re­co­no­cer a los obis­pos nom­bra­dos por el país. Y en eso ha ha­bi­do al­gu­nas no­ve­da­des úl­ti­ma­men­te. Fran­cis­co, el do­min­go en la Ba­sí­li­ca San­ta So­fía de Ro­ma. El Papa ha re­vi­sa­do su po­si­ción so­bre el pre­sun­to ca­so de en­cu­bri­mien­to de abu­sos a me­no­res en Chi­le por par­te del obis­po Juan Ba­rros y ha de­ci­di­do man­dar a un in­ves­ti­ga­dor pa­ra re­ca­bar tes­ti­mo­nios de víc­ti­mas y po­si­bles prue­bas. El en­car­ga­do se­rá el ar­zo­bis­po de Mal­ta, Char­les J. Sci­clu­na, que ya se ocu­pó del ca­so Ma­ciel. El via­je del Papa a Chi­le y Pe­rú que­dó em­pa­ña­do por las acu­sa­cio­nes de las víc­ti­mas al obis­po, a quien el Pon­tí­fi­ce de­fen­dió y per­mi­tió asis­tir en pri­me­ra fi­la a to­dos sus ac­tos. Ade­más, el Papa exi­gió “evi­den­cias” pa­ra no con­si­de­rar que eran me­ras ca­lum­nias. Sus pa­la­bras sen­ta­ron muy mal a las víc­ti­mas. los asun­tos chi­nos, y es in­for­ma­do por ellos fiel­men­te y con de­ta­lle so­bre la si­tua­ción de la Igle­sia Ca­tó­li­ca en Chi­na y so­bre los pa­sos en el diá­lo­go y en el pro­gre­so en­tre la San­ta Se­de y la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na, que si­gue con es­pe­cial aten­ción”. El co­mu­ni­ca­do, co­mo en otras oca­sio­nes, no ne­ga­ba la ve­ra­ci­dad de las in­for­ma­cio­nes so­bre lo su­ce­di­do. Ber­nar­do Cervellera, di­rec­tor de Asian News y ex­per­to en la ma­te­ria, cree que es al­go in­só­li­to. “Es­to nun­ca ha­bía su­ce­di­do. A los obis­pos no se les pi­de una di­mi­sión a me­nos que ha­yan he­cho al­go te­rri­ble o re­pug­nan­te. Y en es­te ca­so tie­nen un cu­rrí­cu­lum de már­ti­res, de hé­roes”, se­ña­la, mien­tras des­li­za que se es­tá dan­do “car­ta blan­ca” a Pe­kín.

Las re­la­cio­nes en­tre el Va­ti­cano y Chi­na —con 40 mi­llo­nes de cris­tia­nos y 12 mi­llo­nes de ca­tó­li­cos— es­tán ofi­cial­men­te ro­tas des­de 1951, cuan­do Mao Ze­dong ex­pul­só al nun­cio y a sus mi­sio­ne­ros. Des­de el pon­ti­fi­ca­do de Be­ne­dic­to XVI ha ha­bi­do ges­tos pa­ra re­cu­pe­rar­las. Pe­ro Fran­cis­co ha to­ma­do el asun­to co­mo un em­pe­ño per­so­nal.

/ F. O. (GETTY)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.