Ara­bia Sau­dí afir­ma que ha re­cau­da­do 86.000 mi­llo­nes en la pur­ga an­ti­co­rrup­ción

Una en­tre­vis­ta pa­ra des­men­tir ma­los tra­tos

El País (País Vasco) - - INTERNACIONAL - ÁNGELES ES­PI­NO­SA, Du­bái Fal­ta de trans­pa­ren­cia

La sui­te del Ritz-Carl­ton de Riad don­de es­tu­vo de­te­ni­do el prín­ci­pe Al­wa­leed Bin Ta­lal, el sá­ba­do. Ara­bia Sau­dí anun­ció ayer que ya ha re­cu­pe­ra­do los 400.000 mi­llo­nes de ria­les (unos 86.000 mi­llo­nes de eu­ros) pre­vis­tos con la cam­pa­ña an­ti­co­rrup­ción que lan­zó el pa­sa­do no­viem­bre. Esa ci­fra pro­vie­ne de los acuer­dos al­can­za­dos con los “El nú­me­ro to­tal de in­di­vi­duos ci­ta­dos ha al­can­za­do los 381, un nú­me­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de los cua­les fue­ron con­vo­ca­dos pa­ra tes­ti­fi­car o fa­ci­li­tar prue­bas”, ex­pli­ca el fis­cal ge­ne­ral sau­dí, el je­que Saud al Mo­jeb en un co­mu­ni­ca­do. Esa ci­fra ca­si du­pli­ca la que él mis­mo fa­ci­li­tó en no­viem­bre, cin­co días des­pués de las so­na­das de­ten­cio­nes, cuan­do di­jo que se ha­bía con­vo­ca­do a 208 per­so­nas de las que 201 que­da­ron de­te­ni­das.

El tex­to afir­ma que “la re­vi­sión de los do­sie­res de los acu­sa­dos de co­rrup­ción se ha com­ple­ta­do” por lo que la fis­ca­lía ha de­ci­di­do “po­ner en li­ber­tad a aque­llos con­tra los que no hay prue­bas su­fi­cien­tes; li­be­rar a quie­nes han acep­ta­do acuer­dos con el Go­bierno tras ad­mi­tir los car­gos que se les impu­tan, y man­te­ner de­te­ni­dos a quie­nes el fis­cal ha ne­ga­do cual­quier acuer­do por­que tie­nen otros pro­ce­sos pen­dien­tes, pa­ra con­ti­nuar la in­ves­ti­ga­ción”. En to­tal, 56 per­so­nas con­ti­núan en esa si­tua­ción. El fis­cal ge­ne­ral es­ti­ma que el va­lor de los acuer­dos fir­ma­dos por los sos­pe­cho­sos “su­pe­ra los 400.000 mi­llo­nes de ria­les en dis­tin­tos ti­pos de bie­nes, in­clui­dos in­mue­bles, em­pre­sas, acciones y efec­ti­vo”, ci­fra que coin­ci­de con la ade­lan­ta­da cuan­do se lan­zó la cam­pa­ña. No acla­ra, sin em­bar­go, ni el nú­me­ro de quie­nes han acep­ta­do esa sa­li­da pa­ra ob­te­ner la li­ber­tad, ni las iden­ti­da­des de quie­nes si­guen de­te­ni­dos.

Tam­po­co es­tá cla­ro cuál va a ser el des­tino de és­tos des­pués de que se fil­tra­ra que el opu­len­to ho­tel en el que las au­to­ri­da­des han man­te­ni­do a los más des­ta­ca­dos ca­si cua­tro cen­te­na­res de prín­ci­pes, mag­na­tes y al­tos car­gos in­ves­ti­ga­dos du­ran­te es­tos tres me­ses, 56 de los cua­les con­ti­núan de­te­ni­dos, se­gún los úl­ti­mos da­tos re­ve­la­dos por el fis­cal ge­ne­ral. Pe­ro el fin de la pur­ga no aca­ba con la in­cer­ti­dum­bre que ha sus­ci­ta­do en me­dios em­pre­sa­ria­les. Ho­ras an­tes de su li­be­ra­ción, las au­to­ri­da­des per­mi­tie­ron que el prín­ci­pe Al­wa­leed con­ce­die­se una en­tre­vis­ta a Reuters en su sui­te del Rit­zCarl­ton don­de ase­gu­ra­ba que le ha­bían tra­ta­do bien y atri­buía su ca­so a un ma­len­ten­di­do. Pe­ro el en­tu­sias­mo que ex­hi­bía en las imá­ge­nes con­tras­ta con el as­pec­to más de­caí­do en la fo­to que su hi­ja Reem col­gó des­pués en Twit­ter. La di­fu­sión de la ex­tra­ña en­tre­vis­ta pa­re­cía que­rer des­men­tir ru­mo­res so­bre ma­los tra­tos a los de­te­ni­dos. de ellos, el Ritz-Carl­ton de Riad, pla­nea re­abrir a me­dia­dos de fe­bre­ro.

Al­gu­nos ob­ser­va­do­res han in­ter­pre­ta­do la pur­ga co­mo un in­ten­to del am­bi­cio­so prín­ci­pe he­re­de­ro, Moha­med Bin Sal­mán (MBS) por con­so­li­dar su po­der. Sin em­bar­go, las au­to­ri­da­des in­sis­ten en que el ob­je­ti­vo es aca­bar con la co­rrup­ción en­dé­mi­ca y la me­di­da ha si­do bien re­ci­bi­da por mu­chos sau­díes que han per­di­do ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va por las me­di­das de aus­te­ri­dad con que se in­ten­ta ha­cer fren­te a la caí­da de los pre­cios del pe­tró­leo.

El mi­nis­tro de Eco­no­mía, Moha­med al Ja­daan, ha di­cho que los fon­dos re­cau­da­dos van a con­tri­buir a fi­nan­ciar los sub­si­dios men­sua­les pa­ra ayu­dar a las fa­mi­lias con in­gre­sos ba­jos y me­dios, ca­si la mi­tad de la po­bla­ción.

El pa­sa­do fin de se­ma­na que­da­ron en li­ber­tad tres de los em­pre­sa­rios más des­ta­ca­dos, el mul­ti­mi­llo­na­rio prín­ci­pe Al­wa­leed Bin Ta­lal, el mag­na­te de la te­le­vi­sión Wa­leed al Ibrahim y el gi­gan­te del co­mer­cio Fawaz Al­ho­kair. Se des­co­no­ce el con­te­ni­do de los acuer­dos que han fir­ma­do, pe­ro Al­wa­leed, a me­nu­do ca­li­fi­ca­do co­mo el Wa­rren Buf­fet sau­dí, ha in­sis­ti­do reite­ra­da­men­te en su inocen­cia y afir­ma que si­gue sien­do el pre­si­den­te de King­dom Hol­ding Com­pany (KHC), con­glo­me­ra­do que tie­ne in­tere­ses en City Group, la 21st Cen­tury Fox y Twit­ter, y del que con­tro­la­ba el 95% an­tes de ser de­te­ni­do. La no­ti­cia de su ex­car­ce­la­ción hi­zo que subie­ran las acciones de KHC, pe­ro la fal­ta de trans­pa­ren­cia so­bre los pac­tos al­can­za­dos ha­ce que per­sis­ta la in­cer­ti­dum­bre so­bre el fu­tu­ro de esa y otras em­pre­sas. Fuen­tes fi­nan­cie­ras han re­ve­la­do que tras las pri­me­ras de­ten­cio­nes, el ca­pi­tal fu­ga­do ron­dó los 8.000 mi­llo­nes de dó­la­res (6.450 mi­llo­nes de eu­ros) men­sua­les.

Pe­ro el te­mor de los res­pon­sa­bles sau­díes es que la sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad pue­da da­ñar el pro­yec­to es­tre­lla de MBS, que es la sa­li­da a Bol­sa de un 5% de Aram­co, la em­pre­sa na­cio­nal de pe­tró­leo, que cons­ti­tu­ye la jo­ya de la co­ro­na sau­dí. De mo­men­to, los pla­nes van con re­tra­so.

/ REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.