Pa­tru­llas sin per­mi­so pa­ra lle­var ar­mas

El Go­bierno re­gio­nal ha in­ter­ve­ni­do nue­ve Ayun­ta­mien­tos ba­jo con­trol del nar­co

El País (País Vasco) - - INTERNACIONAL - ZORAYDA GA­LLE­GOS Ciu­dad Juárez Sin uni­for­mes

Jor­ge vi­ve en un im­pro­vi­sa­do cam­pa­men­to en Prá­xe­dis, un pue­blo si­len­cio­so del nor­te de Mé­xi­co con po­cos co­ches y gen­te en las ca­lles. El po­li­cía es par­te del gru­po de agen­tes en­via­dos por el Go­bierno del Es­ta­do de Chihuahua a esa con­flic­ti­va zo­na pa­ra plan­tar ca­ra al cri­men. El Va­lle de Juárez, una re­gión de Chihuahua que es fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos, ha si­do du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da te­rri­to­rio de dispu­ta en­tre las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les por su es­tra­té­gi­ca ubi­ca­ción pa­ra el cru­ce de dro­ga. “Nos man­da­ron pa­ra acá des­de 2015, que se que­da­ron sin po­li­cías mu­ni­ci­pa­les por­que los ma­ta­ban o los des­apa­re­cían”, di­ce el uni­for­ma­do en el pa­tio del cuar­tel. El agen­te cuen­ta que cuan­do lle­ga­ron a pa­tru­llar las co­mu­ni­da­des pa­re­cían pueblos fan­tas­ma: “La gen­te no sa­lía a la ca­lle, pe­ro po­co a po­co se ha ido re­to­man­do la nor­ma­li­dad”.

Prá­xe­dis y Gua­da­lu­pe son par­te del lla­ma­do Va­lle de Juárez, una re­gión en­cla­va­da en el de­sier­to que tam­bién al­ber­ga otras pe­que­ñas co­mu­ni­da­des y que fue una prós­pe­ra re­gión al­go­do­ne­ra. Des­de que co­men­zó la gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co, ha­ce más de diez años, el con­trol del te­rri­to­rio se lo han dispu­tado el cár­tel de Si­na­loa y La Lí­nea, el bra­zo ar­ma­do del cár­tel de Juárez, que bus­can pa­sar dro­ga o in­do­cu­men­ta­dos por las bre­chas in­hós­pi­tas que lle­van a EE UU. Es­ta re­gión, de la que tam­bién for­ma par­te Ciu­dad Juárez, fue la que más in­ci­dió en los his­tó­ri­cos ni­ve­les de ho­mi­ci­dios en 2010 (3.903 ase­si­na­tos vio­len­tos en to­do el Es­ta­do de Chihuahua). Aun­que el nú­me­ro de ho­mi­ci­dios dis­mi­nu­yó con­si­de­ra­ble­men­te a par­tir de 2013, el año pa­sa­do hu­bo un re­pun­te y se ce­rró con 1.566 ase­si­na­tos en to­do Chihuahua.

En es­tas lo­ca­li­da­des no hay po­li­cías mu­ni­ci­pa­les por­que en­tre 2007 y 2015 ca­si to­dos fue­ron ase­si­na­dos o se­cues­tra­dos. Los que pu­die­ron sal­var­se fue por­que re­nun­cia­ron y hu­ye­ron. Lour­des Ló­pez cuen­ta que su hi­jo fue se­cues­tra­do jun­to a otros cua­tro po­li­cías de Prá­xe­dis en 2009. “Ya se cum­plie­ron nue­ve años y ja­más se nos hi­zo jus­ti­cia”, afir­ma. Su hi­jo nun­ca ha­bía uti­li­za­do un ar­ma y ja­más los ca­pa­ci­ta­ron pa­ra ha­cer­lo. “Des­de chiquito que­ría ser po­li­cía y era un jo­ven hon­ra­do, que no me­re­cía lo que le hi­cie­ron”, di­ce la mujer, de 62 años, que se fue de su pue­blo unos días des­pués del rap­to de su hi­jo.

Mar­tín Hue­ra­mo fue re­gi­dor en Gua­da­lu­pe y ase­gu­ra que los po­li­cías no es­ta­ban pre­pa­ra­dos pa­ra ha­cer­le fren­te al cri­men. “Los mu­ni­ci­pios en­fren­ta­mos el cri­men or­ga­ni­za­do des­ar­ma­dos y los po­li­cías so­lo te­nían ex­pe­rien­cia en pre­ve­nir de­li­tos me­no­res. En Gua­da­lu­pe nos ma­ta­ron a nue­ve po­li­cías en va­rias em­bos­ca­das, La vía del fe­rro­ca­rril a las afue­ras de Vi­lla Ahu­ma­da, mu­ni­ci­pio del Va­lle de Juárez, vis­ta des­de un co­che el día 24. la co­man­dan­cia fue ba­la­cea­da y nos de­ja­ron tres ca­be­zas hu­ma­nas en una hie­le­ra, fue una épo­ca te­rri­ble, de mu­cho mie­do”, cuen­ta es­te hom­bre, que con­si­guió asi­lo po­lí­ti­co en Te­xas. La po­bla­ción de Gua­da­lu­pe pa­só de te­ner 13.000 ha­bi­tan­tes a 2.000, di­ce Hue­ra­mo. Se­gún el Ayun­ta­mien­to, aho­ra el cen­so es de 5.000.

El úl­ti­mo po­li­cía local que tu­vo Gua­da­lu­pe, Joa­quín Her­nán­dez, fue ase­si­na­do en ju­lio de 2015, cuan­do fue a aten­der un avi­so fal­so. El de­par­ta­men­to de se­gu­ri­dad local de es­te mu­ni­ci­pio es uno de los que más ata­ques ha su­fri­do. En di­ciem­bre de 2010, la Di­rec­ción de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca fi­nal­men­te fue ce­rra­da cuan­do su ti­tu­lar, Eri­ka Gán­da­ra, fue “le­van­ta­da” (rap­ta­da) por un gru­po cri­mi­nal que fue por ella has­ta su ca­sa. Era la úl­ti­ma po­li­cía que que­da­ba des­pués de que sus com­pa­ñe­ros re­nun­cia­ran, fue­ran ase­si­na­dos El di­rec­tor de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca del mu­ni­ci­pio de Ahu­ma­da, Car­los Al­ber­to Duar­te, y seis agen­tes más fue­ron de­te­ni­dos el año pa­sa­do tras ser acu­sa­dos de es­tar vin­cu­la­dos al cri­men or­ga­ni­za­do. El 25 de ma­yo, la co­man­dan­cia de la fis­ca­lía es­ta­tal fue ata­ca­da por un gru­po de hom­bres ar­ma­dos. Mu­rió un po­li­cía in­ves­ti­ga­dor ads­cri­to al mi­nis­te­rio pú­bli­co y tres que­da­ron he­ri­dos. En la au­dien­cia an­te el juez, uno de

Va­rios man­dos han si­do ase­si­na­dos o rap­ta­dos en Gua­da­lu­pe

los po­li­cías mu­ni­ci­pa­les de­cla­ró que el día del ata­que lla­ma­ron al Ayun­ta­mien­to pa­ra pe­dir un co­che pres­ta­do por­que las tres pa­tru­llas es­ta­ban in­ser­vi­bles. Tam­bién que­dó cla­ro con las de­cla­ra­cio­nes de otros agen­tes que la ma­yo­ría no con­ta­ba con per­mi­so pa­ra por­tar ar­mas. Ahu­ma­da es el mu­ni­ci­pio más ex­ten­so del país (el equi­va­len­te a dos ve­ces la Co­mu­ni­dad o se­cues­tra­dos. En 2014 se re­ins­ta­ló la co­man­dan­cia po­li­cial y que­dó al fren­te Má­xi­mo Ca­rri­llo, pe­ro en ju­nio de 2015 fue ase­si­na­do. En su lu­gar que­dó Joa­quín Her­nán­dez, al que ma­ta­ron tres se­ma­nas des­pués.

La ac­tual Ad­mi­nis­tra­ción de Gua­da­lu­pe no tie­ne pla­nes de abrir la di­rec­ción de Se­gu­ri­dad, di­ce el se­cre­ta­rio del Ayun­ta­mien­to, Faus­to Gon­zá­lez Pérez. “Pa­ra no­so­tros es ex­po­ner gen­te, si lan­za­mos una con­vo­ca­to­ria tal vez pu­die­ra sur­gir al­gún va­lien­te, pe­ro es una cues­tión muy de­li­ca­da”, di­ce. Las cel­das de la co­man­dan­cia son uti­li­za­das co­mo bo­de­gas. La in­ver­sión en se­gu­ri­dad se ca­na­li­za a acciones de­por­ti­vas y cul­tu­ra­les. “Vi­vi­mos tiem­pos muy di­fí­ci­les, es una si­tua­ción de so­le­dad, pe­ro no­so­tros es­ta­mos en la re­cons­truc­ción del mu­ni­ci­pio”. En Prá­xe­dis la si­tua­ción fue si­mi­lar. La úl­ti­ma po­li­cía que tu­vo el de Madrid), pe­ro so­lo tie­ne 30 agen­tes mu­ni­ci­pa­les dis­po­ni­bles. Cuan­do ocu­rrió el ata­que a los po­li­cías del gru­po de in­ves­ti­ga­ción de la fis­ca­lía, la se­gu­ri­dad que­dó a car­go de los agen­tes es­ta­ta­les y se anun­ció que se so­me­te­ría a los mu­ni­ci­pa­les a exá­me­nes de con­trol y con­fian­za. Sin em­bar­go, me­ses des­pués Duar­te fue res­ti­tui­do en su pues­to. Los car­gos en su con­tra no ter­mi­na­ron en nin­gu­na con­de­na y re­gre­só pa­ra di­ri­gir la Di­rec­ción de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca. Ni el al­cal­de de Ahu­ma­da ni el di­rec­tor po­li­cial Duar­te han que­ri­do res­pon­der a las pre­gun­tas de es­te pe­rió­di­co. La si­tua­ción de los po­li­cías en Chihuahua es muy com­pli­ca­da por el con­ti­nuo aco­so del cri­men or­ga­ni­za­do y la ca­ren­cia de me­dios. Un re­por­ta­je del Dia­rio de Juárez re­ve­ló, por ejem­plo, que el mu­ni­ci­pio de Gua­cho­chi, en la zo­na se­rra­na, cuen­ta con 53 agen­tes, pe­ro so­lo 15 de ellos tie­nen cha­le­cos an­ti­ba­las. En Ig­na­cio Za­ra­go­za los sie­te po­li­cías tam­po­co los tie­nen. En Ro­sa­les hay 42 agen­tes con un suel­do pro­me­dio de 3.000 a 4.000 pe­sos (en­tre 129 y 172 eu­ros) y sin cha­le­cos.

En la po­li­cía es­ta­tal la si­tua­ción la­bo­ral tam­po­co es muy bue­na. Jor­ge, el po­li­cía que pa­tru­lla el Va­lle de Juárez, cuen­ta que ape­nas el año pa­sa­do les cam­bia­ron los uni­for­mes. “Te­nía­mos tres años que no nos da­ban uni­for­me y lo te­nía­mos que com­prar no­so­tros”. Ha­ce po­co les au­men­ta­ron el suel­do. Du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción del ex­go­ber­na­dor Cé­sar Duar­te, mu­chas de las pa­tru­llas es­ta­ban des­com­pues­tas y no se com­pra­ron nue­vos vehícu­los. Tam­bién les re­tra­sa­ban pa­gos. “Si nos man­da­ban a al­gún des­ta­ca­men­to nos da­ban 300 pe­sos (unos 13 eu­ros) de viá­ti­cos pa­ra to­do el mes”, re­cuer­da.

La pre­sen­cia de los po­li­cías es­ta­ta­les en el Va­lle de Juárez no es del to­do acep­ta­da en las co­mu­ni­da­des. Las per­so­nas, di­ce un ofi­cial, tie­nen cos­tum­bres co­mo be­ber al­cohol en la vía pú­bli­ca. “Y eso es una fal­ta ad­mi­nis­tra­ti­va”, agre­ga. El se­cre­ta­rio del Ayun­ta­mien­to de Gua­da­lu­pe di­ce que tra­tan de in­te­grar a los po­li­cías en ac­ti­vi­da­des de la co­mu­ni­dad pa­ra que la gen­te no les ten­ga mie­do. Los fun­cio­na­rios lo­ca­les y los po­li­cías es­ta­ta­les coin­ci­den en que la vio­len­cia ha dis­mi­nui­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.