No es cul­pa de los ma­yo­res que los jó­ve­nes es­tén peor

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - Milagros Pérez Oli­va

Co­mo to­das las es­ta­dís­ti­cas, la que aca­ba de fa­ci­li­tar la OCDE so­bre la cuan­tía de las pen­sio­nes en Es­pa­ña es sus­cep­ti­ble de mu­chas in­ter­pre­ta­cio­nes, al­gu­nas de ellas in­jus­tas, y no tar­da­re­mos en ver có­mo se uti­li­zan pa­ra jus­ti­fi­car una re­ba­ja de las pen­sio­nes. Pa­ra evi­tar agra­vios, di­rán. El in­for­me in­di­ca que Es­pa­ña es el se­gun­do país de la OCDE, des­pués de Fran­cia, don­de la ren­ta me­dia de los pen­sio­nis­tas de 66 a 75 años su­pe­ra la ren­ta me­dia na­cio­nal. Con­cre­ta­men­te un 6% más, cuan­do en 2006 era un 19% in­fe­rior. Al­guien que no co­noz­ca nues­tra reali­dad so­cial pue­de lle­gar a la con­clu­sión de que la so­cie­dad es­pa­ño­la gas­ta en sus an­cia­nos por en­ci­ma de sus po­si­bi­li­da­des. Y que los pen­sio­nis­tas son unos pri­vi­le­gia­dos. Pe­ro no es así. Y no es cul­pa de los ma­yo­res que los jó­ve­nes es­tén peor.

Pe­ro la reali­dad no es siem­pre lo que las cifras apa­ren­tan a pri­me­ra vis­ta. Hay que ir a la his­to­ria, a las en­tra­ñas de esas cifras. Si las pen­sio­nes de quie­nes se han ju­bi­la­do en los úl­ti­mos diez años es­tán por en­ci­ma de la ren­ta me­dia no es por­que las pen­sio­nes sean muy al­tas, sino por­que hay mu­chos ho­ga­res sin in­gre­sos y los sa­la­rios de los que tra­ba­jan se han des­plo­ma­do. Es cier­to que en los úl­ti­mos diez años ha au­men­ta­do la cuan­tía de las pen­sio­nes, pe­ro eso es por­que quie­nes aho­ra se ju­bi­lan han co­ti­za­do más. Tan­to que in­clu­so se pu­do acu­mu­lar un im­por­tan­te fon­do de re­ser­va que ha ser­vi­do pa­ra que el Go­bierno pu­die­ra pa­gar las pen­sio­nes du­ran­te la cri­sis. Y aún hay otro fac­tor: en­tre los ju­bi­la­dos de más de 75 años hay mu­chas viu­das con pen­sio­nes de mi­se­ria, pe­ro por de­ba­jo de esa edad ya hay mu­chas mu­je­res que han co­ti­za­do y tie­nen de­re­cho a su pro­pia pen­sión.

En­tre 2007 y 2017 la pen­sión me­dia ha pa­sa­do de 764 eu­ros a 920, lo cual tam­po­co es pa­ra echar cohe­tes si te­ne­mos en cuen­ta que los ho­ga­res es­pa­ño­les fi­gu­ran en­tre los que pa­gan el pre­cio más ca­ro de ser­vi­cios bá­si­cos, co­mo la elec­tri­ci­dad, el agua o el gas. Y aún así, los ma­yo­res es­pa­ño­les, con pen­sio­nes más ba­jas re­la­ti­va­men­te que las de otros paí­ses avan­za­dos, es­tán en me­jor po­si­ción que los jó­ve­nes. Una ge­ne­ra­ción que lle­va diez años con­de­na­da al pre­ca­ria­do. Eso ex­pli­ca que mien­tras en la OCDE la ta­sa me­dia de po­bre­za es del 11,5% y en­tre los ju­bi­la­dos del 15,5%, en Es­pa­ña los por­cen­ta­jes se in­vier­ten: la ta­sa de po­bre­za ge­ne­ral se si­túa en el 15,5%, mien­tras en­tre los ju­bi­la­dos ape­nas lle­ga al 5,4%.

He­mos asis­ti­do a una co­lo­sal trans­fe­ren­cia de ren­tas de los ma­yo­res a los jó­ve­nes. Si­len­cio­sa­men­te, sin as­pa­vien­tos, es­te ejer­ci­cio de so­li­da­ri­dad in­ter­ge­ne­ra­cio­nal in­ver­sa es el que ex­pli­ca que la cri­sis no ha­ya te­ni­do en nues­tro país efec­tos más de­vas­ta­do­res. De­be­ría­mos po­ner en va­lor esa ge­ne­ro­si­dad y esa ca­pa­ci­dad de la es­truc­tu­ra fa­mi­liar pa­ra afron­tar so­li­da­ria­men­te la ad­ver­si­dad. Y rom­per tam­bién otros tó­pi­cos co­mo el de la de­nos­ta­da ma­nía de los es­pa­ño­les por la vi­vien­da de pro­pie­dad. Suer­te han te­ni­do mu­chos ho­ga­res de esa ma­nía. Por­que mu­chos de los ju­bi­la­dos que han ayu­da­do y ayu­dan a sus hi­jos di­fí­cil­men­te po­drían ha­cer­lo si no tu­vie­ran el pi­so pa­ga­do. El al­qui­ler se lle­va­ría más de la mi­tad de su pen­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.