ROS

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Es­tos días pro­li­fe­ran los ar­tícu­los ele­gia­cos mo­ti­va­dos por The Post, la pe­lí­cu­la de Spiel­berg so­bre los pa­pe­les del Pen­tá­gono. Gran­des pe­rio­dis­tas evo­can esos años con cier­ta nos­tal­gia prous­tia­na: ¡ah, el tiem­po per­di­do! Atri­bu­yen al di­rec­tor, al modo de Words­worth, ha­ber res­ca­ta­do la gran­de­za del re­cuer­do aun­que na­da pue­da ya de­vol­ver “el es­plen­dor en la hier­ba”. Y ce­le­bran su fil­me, que The New Yor­ker ca­li­fi­ca de oda al pe­rio­dis­mo, en cla­ve de ré­quiem.

Co­mo sue­le su­ce­der, la ten­ta­ción del “cual­quier tiem­po pa­sa­do fue me­jor” es dis­cu­ti­ble, in­clu­so so­bre el pe­rio­dis­mo, que cier­ta­men­te atra­vie­sa tiem­pos di­fí­ci­les. Con­vie­ne leer bien la co­pla de Manrique, por­que él es­cri­bía “có­mo, a nues­tro pa­re­cer, cual­quier tiem­po pa­sa­do fue me­jor”. La cla­ve es ese a nues­tro pa­re­cer, es de­cir, el es­pe­jis­mo de pen­sar que el tiem­po pa­sa­do fue­se me­jor por­que éra­mos jó­ve­nes y te­nía­mos ilu­sio­nes. Es­tos días, tras ver The Post, hay al­go de es­to. O mu­cho.

Cier­ta­men­te hay unos años bri­llan­tes pa­ra el pe­rio­dis­mo ame­ri­cano, en­tre la co­ber­tu­ra de la ma­tan­za de My Lai de Hersh, los pa­pe­les del Pen­tá­gono, el ca­so Wa­ter­ga­te o lo de Jack An­der­son so­bre la gue­rra In­dia-Pa­kis­tán. Era un pe­rio­dis­mo que arras­tra­ba la ma­la con­cien­cia de la Gue­rra Fría y el mac­carthys­mo, cuan­do ac­tua­ron co­mo quin­ta co­lum­na de la Ca­sa Blan­ca, e in­clu­so ca­lla­ron la en­fer­me­dad de Ei­sen­ho­wer pa­ra no de­bi­li­tar a EE UU. En to­do ca­so, con­fun­dir esos “mo­men­tos es­te­la­res de la hu­ma­ni­dad” con la reali­dad del pe­rio­dis­mo es ab­sur­do. Pa­ra ver­se en el ci­ne, es más fá­cil en Pri­me­ra pla­na, con un ci­nis­mo al bor­de de to­dos los pe­ca­dos, o Au­sen­cia de ma­li­cia, so­bre los pe­rio­dis­tas usa­dos co­mo trans­mi­so­res de men­sa­jes no con­tras­ta­dos. Pues­tos a pen­sar en la pro­fe­sión, eso ha si­do más el día a día que la épi­ca no exen­ta de nar­ci­sis­mo de Graham y Brad­lee.

Hay quien se con­sue­la cre­yen­do que In­ter­net ma­tó al pe­rió­di­co, y a par­tir de ahí to­do se jo­dió co­mo el Pe­rú de Var­gui­tas. Es una vi­sión irreal. Phi­lip Me­yer, en The Va­nis­hing News­pa­per, ya ana­li­za­ba la tra­yec­to­ria errá­ti­ca de edi­to­res co­di­cio­sos que no in­ver­tían en un pe­rio­dis­mo que pe­ca­ba, y ahí abun­da el ca­te­drá­ti­co Díaz Nosty, de ofi­cia­lis­mo. Los dia­rios —y los años de la bur­bu­ja fue­ron el re­ma­te— se de­ja­ban ir ha­cien­do mu­cha ca­ja con un pe­rio­dis­mo ins­ti­tu­cio­nal. Las ru­ti­nas

‘Los ar­chi­vos del Pen­tá­gono’ desata evo­ca­cio­nes del pe­rio­dis­mo, pe­ro el del si­glo XXI no de­be pa­re­cer­se al del XX

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.