El apla­za­mien­to del pleno po­ne a prue­ba la uni­dad del in­de­pen­den­tis­mo

¿Qué ocu­rre aho­ra con la in­ves­ti­du­ra?

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - CAMILO S. BAQUERO, Bar­ce­lo­na

Pe­se al cai­nis­mo y la des­con­fian­za re­cí­pro­ca, el in­de­pen­den­tis­mo en­con­tró la le­gis­la­tu­ra pa­sa­da un pun­to de en­cuen­tro que de­ri­vó en la pro­cla­ma­ción uni­la­te­ral de la in­de­pen­den­cia. Junts per Ca­ta­lun­ya, Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na y la CUP vi­vie­ron El desacuer­do que­dó plas­ma­do en la ima­gen del he­mi­ci­clo, a las tres de la tar­de, cuan­do de­be­ría ha­ber co­men­za­do el pleno. Mien­tras va­rios dipu­tados de ERC al­mor­za­ban en el bar del Par­la­ment, los cua­tro re­pre­sen­tan­tes de la CUP ocu­pa­ban, pu­ño en al­to, sus es­ca­ños, exi­gien­do que se ce­le­bra­ra la se­sión. Junts per Ca­ta­lun­ya de­ba­tía en una sa­la ale­da­ña qué ha­cer. Cua­tro de los dipu­tados de la lla­ma­da lis­ta del pre­si­dent, sin em­bar­go, aban­do­na­ron la reunión y en­tra­ron bre­ve­men­te en la Cá­ma­ra. La for­ma­ción ase­gu­ró que se ha­bían au­sen­ta­do pa­ra bus­car a los cu­pai­res. Sin em­bar­go, al­gún dipu­tado ha­bía he­cho co­rrer an­tes la no­ti­cia de que Junts per Ca­ta­lun­ya iría al pleno pe­se a la de­ci­sión de To­rrent.

Es­que­rra siem­pre ha de­fen­di­do que Puig­de­mont es su can­di­da­to, al ser el lí­der de las lis­tas in­de­pen­den­tis­tas que lo­gró más vo­tos el 21-D. Sin em­bar­go, los re­pu­bli­ca­nos nun­ca se han com­pro­me­ti­do res­pec­to a có­mo ha­cer efec­ti­va esa in­ves­ti­du­ra. El pro­pio To­rrent, an­tes de ser pre­si­den­te de la Cá­ma­ra, di­jo que ha­rían ca­so a las re­co­men­da­cio­nes de los le­tra­dos del Par­la­ment, que ne­ga­ron la via­bi­li­dad de una elec­ción te­le­má­ti­ca, al­go que re­afir­mó el fin de se­ma­na pa­sa­do el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal.

Ya des­de la cam­pa­ña elec­to­ral fi­gu­ras de pe­so en el par­ti­do, co­mo el ex­con­se­je­ro de Jus­ti­cia Car­les Mun­dó, avi­sa­ron de la im­po­si­bi­li­dad de que el ex­pre­si­den­te re­va­li­da­ra en el car­go. Las crí­ti­cas han si­do co­mo una llu­via fi­na, nun­ca pro­fe­ri­das des­de la cú­pu­la de los re­pu­bli­ca­nos, pe­ro el tono ha ido su­bien­do. El fin de se­ma­na ayer otra de esas jor­na­das de desacuer­do en la es­tra­te­gia a se­guir. La de­ci­sión del pre­si­den­te del Par­la­ment, el re­pu­bli­cano Ro­ger To­rrent, de apla­zar la se­sión de in­ves­ti­du­ra hi­zo aflo­rar las di­fe­ren­cias so­bre có­mo afron­tar la nue­va le­gis­la­tu­ra y la lu­cha par­ti­dis­ta en el seno del se­ce­sio­nis­mo. El apla­za­mien­to in­de­fi­ni­do del pleno de ayer de­ci­di­do por el pre­si­den­te del Par­la­ment, Ro­ger To­rrent, abre el in­te­rro­gan­te de cuán­do fi­na­li­za el pla­zo pa­ra ele­gir al nue­vo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat. Y la res­pues­ta no es uná­ni­me. Fuen­tes ju­rí­di­cas de la Cá­ma­ra en­tien­den que To­rrent, al pro­po­ner un can­di­da­to, ya ha cum­pli­do el trá­mi­te de con­vo­car el pleno de in­ves­ti­du­ra an­tes del 31 de enero (aun­que el pleno no se ha­ya ce­le­bra­do); pe­ro que el pe­rio­do de dos me­ses pa­ra in­ves­tir pre­si­den­te no em­pie­za a co­rrer has­ta que no ha­ya una pri­me­ra vo­ta­ción. El PP dis­cre­pa en pri­va­do de es­ta te­sis: sos­tie­ne que la vo­ta­ción de­be­ría te­ner lu­gar an­tes de la me­dia­no­che de hoy, que es cuan­do fi­na­li­za el pla­zo de 10 días há­bi­les des­de la Cons­ti­tu­ción del Par­la­ment, y que si la in­ves­ti­du­ra es fa­lli­da em­pe­za­rían a co­rrer los dos me­ses. Los gru­pos in­de­pen­den­tis­tas y fuen­tes del PSC creen que con el apla­za­mien­to del Pleno se pro­du­ce un tiem­po muer­to in­de­fi­ni­do y no em­pie­zan a co­rrer los dos me­ses pa­ra in­ves­tir pre­si­den­te. El re­loj no vol­ve­ría a echar a an­dar has­ta que se pro­duz­ca esa pri­me­ra vo­ta­ción. pa­sa­do, el dipu­tado Joan Tar­dà in­clu­so plan­teó que era po­si­ble sa­cri­fi­car a Puig­de­mont si era ne­ce­sa­rio pa­ra que sa­lie­ra ade­lan­te la le­gis­la­tu­ra. Pe­se a to­do, ofi­cial­men­te, ERC in­sis­te en que Puig­de­mont es su can­di­da­to. “Iré has­ta el fi­nal en la de­fen­sa de los de­re­chos de Car­les Puig­de­mont”, re­cor­dó ayer To­rrent.

Des­con­fian­za

Pe­ro en Junts per Ca­ta­lun­ya no se fían. Ase­gu­ran que To­rrent no les avi­só con an­te­la­ción de su de­ci­sión de pos­po­ner el pleno. “No­so­tros no sa­bía­mos na­da, Puig­de­mont no sa­bía na­da, ni los miem­bros de la Me­sa”, la­men­tó la nú­me­ro dos del ex­pre­si­den­te, El­sa Ar­ta­di. Sin em­bar­go, des­de el en­torno del pre­si­den­te del Par­la­ment ase­gu­ran que in­ten­ta­ron co­mu­ni­car­se con Bru­se­las has­ta en cin­co oca­sio­nes, sin éxi­to.

Junts per Ca­ta­lun­ya te­nía lis­to un dis­cur­so de in­ves­ti­du­ra pa­ra la se­sión de ayer y su plan era que lo le­ye­ra otro dipu­tado en lu­gar de Puig­de­mont. Es­que­rra re­cha­zó esa fór­mu­la por­que con­si­de­ra que, de per­mi­tir­la, abo­ca­ba a To­rrent —una de sus fi­gu­ras con más fu­tu­ro— y a los otros dipu­tados a des­obe­de­cer al Cons­ti­tu­cio­nal. Una si­tua­ción es­pe­cial­men­te com­pli­ca­da pa­ra los que ya es­tán sien­do in­ves­ti­ga­dos en el mar­co de la cau­sa con­tra el pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta. Se tra­ta­ba, pues, de un cos­te muy al­to pa­ra un Go­vern que ten­dría más de sim­bó­li­co que de otra co­sa.

Es­que­rra es in­ca­paz de ver­ba­li­zar que hay que bus­car otro can­di­da­to. La som­bra de Puig­de­mont es alar­ga­da y en­fren­tar­se a su fi­gu­ra En­fren­ta­mien­to en­tre ma­ni­fes­tan­tes y ayer en los al­re­de­do­res del Par­la­ment. le su­po­ne un pro­ble­ma. Los dipu­tados de ERC que ayer se ma­ni­fes­ta­ron al­re­de­dor del Par­la­ment pu­die­ron vi­vir­lo en car­ne pro­pia: fue­ron los que re­ci­bie­ron más sil­bi­dos de los cien­tos de con­cen­tra­dos que pe­dían in­ves­tir al ex­pre­si­dent.

“De nin­gu­na ma­ne­ra com­par­ti­mos la de­ci­sión de apla­zar el pleno, una de­ci­sión que se ha to­ma­do uni­la­te­ral­men­te y sin nin­gu­na co­mu­ni­ca­ción ni con­sul­ta pre­via”, cri­ti­có por su par­te Car­les Rie­ra, ca­be­za vi­si­ble de los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas en el Par­la­ment. La CUP se ali­neó así con las te­sis de Junts per Ca­ta­lun­ya e in­sis­tió ayer en que se ce­le­bra­ra la se­sión. “Só­lo con desobe­dien­cia y unilateralidad de­mo­crá­ti­ca po­dre­mos ma­te­ria­li­zar la re­pú­bli­ca. El pri­mer en­vi­te es la in­ves­ti­du­ra de Puig­de­mont”, agre­gó Rie­ra.

El en­torno de Puig­de­mont re­cuer­da que el ex­pre­si­den­te abor­tó el ade­lan­to elec­to­ral, en oc­tu­bre pa­sa­do, por las sú­pli­cas de Es­que­rra. El dipu­tado Ga­briel Ru­fián in­clu­so ca­li­fi­có de trai­dor al en­ton­ces aún pre­si­dent, con el tuit de las “155 mo­ne­das de pla­ta”. Ayer na­die usó la pa­la­bra trai­ción, pe­ro la uni­dad del in­de­pen­den­tis­mo pa­sa por una de sus ho­ras más ba­jas des­pués de que no lo­gra­ra un acuer­do pa­ra una lis­ta uni­ta­ria el 21-D. To­das las par­tes con­fían en que, co­mo siem­pre, ha­ya un pac­to a úl­ti­ma ho­ra.

/ AL­BERT GAR­CIA

mos­sos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.