Sa­cri­fi­car el au­to­go­bierno y no a Puig­de­mont

El ‘ex­pre­si­dent’ es­tá for­zan­do al se­pa­ra­tis­mo a se­guir la vía ‘hoo­li­gan’

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - BER­NA GON­ZÁ­LEZ HAR­BOUR

El Par­la­ment de Ca­ta­lu­ña, y muy con­cre­ta­men­te su pre­si­den­te, Ro­ger To­rrent, es­ta­ban en la en­cru­ci­ja­da que con­cen­tra las ten­ta­cio­nes más dis­pa­res que se da­ban ayer co­mo hi­pó­te­sis y que se re­su­mían en dos: pro­lon­gar el hoo­li­ga­nis­mo, la bur­la al Es­ta­do des­de Bru­se­las, Twit­ter, Ins­ta­gram y las ca­re­tas de Puig­de­mont —y de esa ma­ne­ra pro­lon­gar el ar­tícu­lo 155 apro­ba­do por el Se­na­do— o em­pe­zar el ca­mino ha­cia una rá­pi­da nor­ma­li­za­ción de la si­tua­ción. Pe­ro co­mo Hou­di­ni, una vez más, sur­gió la ter­ce­ra, el co­ne­jo en la chis­te­ra, que cons­ta de ele­men­tos de la pri­me­ra y de la se­gun­da: To­rrent apla­za el de­ba­te pa­ra evi­tar esa co­li­sión in­me­dia­ta con el Es­ta­do, pe­ro man­tie­ne la can­di­da­tu­ra del di­ri­gen­te fu­ga­do a Bru­se­las des­oyen­do al Cons­ti­tu­cio­nal y alar­gan­do así la sus­pen­sión de la au­to­no­mía. Ca­ta­lu­ña que­da aho­ra en el lim­bo y lo que sa­cri­fi­ca, en vez de a Puig­de­mont, es el au­to­go­bierno.

No sue­le ha­ber cla­ri­dad en nin­gu­na de las jor­na­das his­tó­ri­cas que es­tán vi­vien­do Ca­ta­lu­ña y Es­pa­ña. Y las se­cuen­cias co­mien­zan a re­pe­tir­se. Los pa­sos del Go­bierno la úl­ti­ma se­ma­na obli­ga­ron al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal a bus­car su pro­pio co­ne­jo en la chis­te­ra con esas me­di­das cau­te­la­res que im­pe­dían la in­ves­ti­du­ra a dis­tan­cia de Puig­de­mont sin ad­mi­tir o inad­mi­tir a trá­mi­te el re­cur­so pre­ven­ti­vo del Go­bierno con­tra tal in­ves­ti­du­ra. A pe­sar de la ad­ver­ten­cia del Con­se­jo de Es­ta­do y de los pro­pios le­tra­dos del Cons­ti­tu­cio­nal, la de­ci­sión sa­lo­mó­ni­ca sa­tis­fi­zo al Go­bierno, que ade­más cru­zó las lí­neas ro­jas con sus lla­ma­das a miem­bros del Cons­ti­tu­cio­nal. Pe­ro, con to­do, la so­lu­ción si­gue sin es­tar a la vuel­ta de la es­qui­na.

Puig­de­mont no so­lo es­tá lo­gran­do mo­no­po­li­zar el de­ba­te des­de Bru­se­las sino que es­tá for­zan­do a to­do el in­de­pen­den­tis­mo a se­guir la vía del hoo­li­ga­nis­mo, a pro­lon­gar la ago­nía, y apa­gan­do por el mis­mo pre­cio las vo­ces del in­de­pen­den­tis­mo que re­cla­man sen­sa­tez. Joan Tar­dà (ERC) se atre­vió a de­fen­der el sa­cri­fi­cio de Puig­de­mont —su pro­pio lí­der, Oriol Jun­que­ras, vi­ve su pro­pio sa­cri­fi­cio en la cár­cel— y so­lo Ga­briel Ru­fián le si­guió el pa­so. Des­pués se apa­ga­ron. El ex­pre­si­den­te lo­gra im­po­ner su re­la­to des­de Bru­se­las y las vo­ces prag­má­ti­cas del in­de­pen­den­tis­mo se vuel­ven a ca­llar sa­cri­fi­can­do así el pro­pio au­to­go­bierno.

El apla­za­mien­to del pleno del Par­la­ment pa­ra in­ves­tir un pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat ten­sio­na los pla­zos le­ga­les, que con­clu­yen ma­ña­na. El lim­bo no se­rá có­mo­do, ni tam­po­co va­lien­te.

Y mien­tras tan­to Inés Arri­ma­das, la lí­der más vo­ta­da ¿no de­be­ría mo­ver ficha ya? ¿Es­pe­ra­rán Ciu­da­da­nos, PSC, co­mu­nes y PP a ver có­mo to­do si­gue gi­ran­do en torno a Puig­de­mont o se atre­ve­rán a sa­lir de su pro­pio lim­bo?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.