A re­loj pa­ra­do, man­da Ma­riano

Si­gue ri­gien­do la in­ter­ven­ción de la Ge­ne­ra­li­tat por el 155

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - XA­VIER VIDAL-FOLCH

La con­se­cuen­cia de apla­zar la se­sión de in­ves­ti­du­ra es diá­fa­na: se pa­ra el re­loj, no co­rre nin­gún pla­zo. Ni pa­ra una se­gun­da in­ves­ti­du­ra. Ni pa­ra la con­vo­ca­to­ria au­to­má­ti­ca de elec­cio­nes a los dos me­ses (ca­so de no en­tro­ni­zar­se un pre­si­dent y un Go­vern). Ni pa­ra con­tar el pla­zo de un año an­tes de una con­vo­ca­to­ria vo­lun­ta­ria (no au­to­má­ti­ca) a ur­nas.

El efec­to po­lí­ti­co con­sis­te en que si­gue ri­gien­do la in­ter­ven­ción de la Ge­ne­ra­li­tat por el Go­bierno cen­tral, vía 155. Más: se pro­lon­ga esa si­tua­ción, pues so­lo con­clui­rá cuan­do ha­ya un Go­vern (le­gal), se­gún el man­da­to del Se­na­do. Así que, en la prác­ti­ca, Ro­ger To­rrent pro­rro­ga la tras­la­ción del au­to­go­bierno ca­ta­lán a Ma­riano Ra­joy.

Se re­pi­te (en me­nor cuan­tía) el 26 y 27 de oc­tu­bre, cuan­do Car­les Puig­de­mont se ne­gó a con­vo­car, man­tu­vo la re­pú­bli­ca de ju­gue­te y pro­vo­có la apli­ca­ción del 155.

Al­gún día los in­te­lec­tua­les se­ce­sio­nis­tas de­be­rán exa­mi­nar có­mo fue la fal­ta de vi­sión de su di­ri­gen­cia, la cla­ve que co­lap­só el au­to­go­bierno: pri­me­ro, abro­gán­do­lo con las le­yes de des­co­ne­xión; des­pués, con otros epi­so­dios. La pa­ra­do­ja de ayer es­tri­ba en que el bueno de To­rrent pro­cla­ma que no es Ra­joy quien nom­bra pre­si­dent... y es él mis­mo quien pro­rro­ga las fun­cio­nes del pre­si­den­te del Go­bierno co­mo ti­tu­lar tran­si­cio­nal de la Ge­ne­ra­li­tat.

Las cau­sas de es­te nue­vo des­a­gui­sa­do que pro­fun­di­za la ero­sión de las ins­ti­tu­cio­nes son tam­bién cla­ras. El ti­tu­lar de la Cá­ma­ra pre­ten­de ga­nar tiem­po, es­pe­ran­do que la Jus­ti­cia, na­tu­ral­men­te es­pa­ño­la (otra do­ble pa­ra­do­ja), re­suel­va en su fa­vor los re­cur­sos que fa­ci­li­ta­rían la in­ves­ti­du­ra del pre­si­dent pró­fu­go.

O que al me­nos (apre­ta­do por la pre­sión le­gi­ti­mis­ta) que­de cla­ro que ago­tó to­dos los ca­mi­nos prac­ti­ca­bles. Prac­ti­ca­bles: es­to es no­ve­do­so y me­jor que en la an­te­rior le­gis­la­tu­ra: To­rrent no va de For­ca­dell-bis. Ju­ga­rá con los in­ters­ti­cios le­ga­les, pe­ro no se le ve afi­ción a aca­bar en­tre re­jas.

Hay otras cau­sas. Co­mo la di­fi­cul­tad de coho­nes­tar el dis­cur­so mi­le­na­ris­ta del ex­pre­si­dent, dis­pues­to a to­do, con las ne­ce­si­da­des prác­ti­cas del mo­vi­mien­to in­de­pe ,al que le ur­ge reocu­par es­pa­cios de po­der pa­ra for­ti­fi­car sus vul­ne­ra­bles po­si­cio­nes. Co­mo la au­sen­cia de un con­tra­li­de­raz­go dis­pues­to a, se­gún for­mu­ló Joan Tar­dà, “sa­cri­fi­car” al pró­fu­go si es lo con­ve­nien­te.

O co­mo la fal­ta de acep­ta­ción de la si­tua­ción del sem­pi­terno em­pa­te téc­ni­co que ha­bi­ta el se­ce­sio­nis­mo, in­clu­so con­si­go mis­mo: ha­bi­li­ta­do por las ur­nas pa­ra go­ber­nar, pe­ro im­po­si­bi­li­ta­do por las mis­mas (y por el ejer­ci­cio de la le­ga­li­dad, el im­pe­ra­ti­vo eu­ro­peo y la reali­dad eco­nó­mi­ca) pa­ra im­po­ner la vía uni­la­te­ral. Por no sub­ra­yar las ta­blas que se re­pi­ten en la ciu­da­da­nía ca­ta­la­na a ca­da con­vo­ca­to­ria. Ese em­pa­te que sue­le in­cen­ti­var, al ca­bo, la pa­rá­li­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.