El Go­bierno con­fía en que ERC pos­tu­le a otro can­di­da­to

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - ANA­BEL DÍEZ / JOR­DI P. COLOMÉ, Madrid

Na­die du­da aho­ra en el Go­bierno de que la pre­sen­ta­ción del re­cur­so al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal con­tra la in­ves­ti­du­ra de Car­les Puig­de­mont fue un acier­to. Se ha ga­na­do tiem­po pa­ra que los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas ca­li­bren las con­se­cuen­cias Al Go­bierno, se­gún las fuen­tes con­sul­ta­das, le ha me­re­ci­do la pe­na for­zar al má­xi­mo la má­qui­na del Es­ta­do pa­ra evi­tar que el Par­la­ment vo­ta­ra ayer la in­ves­ti­du­ra de Puig­de­mont. No obs­tan­te, fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les re­co­no­cen que el desafío no se ha re­suel­to y no du­dan de que el ex­pre­si­den­te hui­do tra­ta­rá de con­di­cio­nar a su par­ti­do y a ERC pa­ra que man­ten­gan la de­fen­sa de su can­di­da­tu­ra. Pe­ro la es­pe­ran­za es­tá en que el en­fren­ta­mien­to que ayer aflo­ró se man­ten­ga y se tra­duz­ca en la pro­pues­ta de un nue­vo can­di­da­to sin cuen­tas con la jus­ti­cia, se­ña­lan es­tos in­ter­lo­cu­to­res.

La ex­pec­ta­ción era má­xi­ma y el Go­bierno se pre­pa­ra­ba ayer pa­ra asis­tir a una jor­na­da po­lí­ti­ca de al­to ries­go. Los mi­nu­tos que el pre­si­den­te del Par­la­men­to ca­ta­lán, Ro­ger To­rrent, se re­tra­só en com­pa­re­cer res­pec­to a la ho­ra pre­vis­ta se hi­cie­ron eter­nos. “El pleno que­da apla­za­do pe­ro no des­con­vo­ca­do”.

Es­te anun­cio de To­rrent fue aco­gi­do con ali­vio por el Eje­cu­ti­vo a pe­sar del en­vol­to­rio de re­cha­zo y en­fren­ta­mien­to con el Go­bierno cen­tral, así co­mo de de­fen­sa de Puig­de­mont. Pe­ro lo cier­to, in­sis­ten en el Go­bierno, es que no hu­bo pleno ni vo­ta­ción.

El apla­za­mien­to de ese pleno se in­ter­pre­ta en el Eje­cu­ti­vo co­mo una mues­tra de res­pe­to a la le­ga­li­dad, se­ña­la­ron esas fuen­tes o, al me­nos, su aca­ta­mien­to en la prác­ti­ca. Se abre aho­ra un pla­zo de 10 días, co­mo pre­vió el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, pa­ra re­sol­ver las ale­ga­cio­nes. Es­ta po­si­bi­li­dad es­ta­ba en­tre las pre­vi­sio­nes del Go­bierno, aun­que sin cer­te­za al­gu­na.

To­do es con­se­cuen­cia del re­cur­so pe­na­les de man­te­ner la de­fen­sa del ex­pre­si­den­te. El Eje­cu­ti­vo con­fía en que el pre­si­den­te del Par­la­ment, Ro­ger To­rrent, pro­pon­ga a otro can­di­da­to a pe­sar de las pre­sio­nes que va a re­ci­bir del en­torno de Puig­de­mont y de la ca­lle. Es­ta es la pe­ti­ción que tam­bién le ha­ce el lí­der del PSOE, Pe­dro Sán­chez. an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y de las me­di­das cau­te­la­res que es­te adop­tó. “Se ha evi­ta­do que se hu­bie­ra pro­du­ci­do una bur­la a la de­mo­cra­cia”, se­ña­la­ron fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les.

Acier­to en el re­cur­so

Mi­nu­tos an­tes de que Ro­ger To­rrent anun­cia­ra el apla­za­mien­to de la in­ves­ti­du­ra, el pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, en una en­tre­vis­ta en TVE, ad­ver­tía de las res­pon­sa­bi­li­da­des en las que in­cu­rri­ría en ca­so de que si­guie­ra ade­lan­te con el pleno. Los he­chos de ayer re­afir­man al Go­bierno en que a pe­sar de las du­das y el va­ra­pa­lo del Con­se­jo de Es­ta­do es­tu­vie­ron acer­ta­dos en re­cu­rrir an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal.

Aun­que los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas no se han ca­rac­te­ri­za­do du­ran­te la cam­pa­ña pa­ra las elec­cio­nes ca­ta­la­nas y tras el re­sul­ta­do de las mis­mas por la uni­dad de ac­ción, sí coin­ci­den en la crí­ti­ca a los in­de­pen­den­tis­tas.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE, Pe­dro Sán­chez, cree que el apla­za­mien­to del pleno en el Par­la­ment es “des­afor­tu­na­do”. Jor­di Ja­né, ayer, tras de­cla­rar co­mo tes­ti­go en el Tri­bu­nal Su­pre­mo. La es­tra­te­gia de los in­de­pen­den­tis­tas, se­gún Sán­chez, es­tá con­sis­tien­do en an­te­po­ner los “in­tere­ses per­so­na­les de un ca­ta­lán pró­fu­go”, en re­fe­ren­cia a Puig­de­mont, al be­ne­fi­cio del “con­jun­to de los ca­ta­la­nes”.

La me­jor so­lu­ción pa­ra el lí­der so­cia­lis­ta hu­bie­ra si­do la pre­sen­ta­ción de “un can­di­da­to po­si­ble, via­ble” y exi­gió a los in­de­pen­den­tis­tas que “se eman­ci­pen del se­ñor Puig­de­mont y no con­ti­núen la de­ri­va de pen­sar so­lo en el 47% de la po­bla­ción ca­ta­la­na”.

Sán­chez de­fi­nió así lo que pa­ra él es un can­di­da­to “via­ble”: “Al­guien que no sea in­cons­ti­tu­cio­nal en una le­gis­la­tu­ra en Ca­ta­lu­ña que de­be ser cons­ti­tu­cio­nal”. Pa­ra el PSOE hay que “pa­sar la pá­gi­na ne­gra del se­ñor Puig­de­mont y abrir un ho­ri­zon­te nue­vo” en Ca­ta­lu­ña.

Por su par­te, el pre­si­den­te de Ciu­da­da­nos, Al­bert Rivera, ha se­ña­la­do que ha ter­mi­na­do “la bur­la a la ley”. Y sen­ten­ció: “El pre­si­den­te no va a ser un gol­pis­ta ni en el Par­la­ment va­mos a ver una se­sión es­per­pén­ti­ca”. In­cum­plir la ley, “tie­ne con­se­cuen­cias pe­na­les”, re­cor­dó, in­for­ma J. J. Gál­vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.