Un desafío ma­yor que cru­zar el Ár­ti­co a 30 ba­jo ce­ro

Cin­co mu­je­res que han su­pe­ra­do el cán­cer pro­ta­go­ni­zan un do­cu­men­tal so­bre una ex­pe­di­ción al gla­ciar Ser­mi­lik

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - HE­LE­NA PONCINI, Madrid

Re­co­rrer 100 ki­ló­me­tros a 30 gra­dos ba­jo ce­ro. Ob­je­ti­vo fi­nal: al­can­zar el Círcu­lo Po­lar Ár­ti­co. Es­te fue el desafío al que se en­fren­ta­ron En­car­na­ción, Mi­cae­la, Est­her, Lo­re­na y Ana Belén en 2017. Aun­que en reali­dad ellas ya se ha­bían en­fren­ta­do al ma­yor re­to de sus vi­das: su­pe­rar el cán­cer.

“Es­te es mi mo­men­to. Es­to es pa­ra mí”. Fue lo que pen­só En­car­na­ción Díaz cuan­do co­no­ció el pro­yec­to Re­to Pe­la­yo Vi­da Po­lar 2017. Pa­ra es­ta ma­dri­le­ña de 51 años, co­no­cer el Ár­ti­co era un sue­ño que pa­re­cía im­po­si­ble cuan­do, en pleno tra­ta­mien­to con­tra el cán­cer de ma­ma, se vino aba­jo y per­dió las ga­nas de lu­char. “Caí en una de­pre­sión. Que­ría te­ner un cuer­po si­mé­tri­co, sen­tir­me a gus­to”, cuen­ta, en re­fe­ren­cia a la mas­tec­to­mía a la que se so­me­tió por un tu­mor en el pe­cho de­re­cho. Des­pués de la ope­ra­ción, lle­ga­ron sie­te años de me­di­ca­ción en los que lle­gó a pen­sar: “O si­go es­ca­lan­do o me que­do ti­ra­da”. Y si­guió es­ca­lan­do. Tan­to que ya ca­si es­tá en la ci­ma. Díaz aún no tie­ne el al­ta, pe­ro aca­ban de es­pa­ciar­le las re­vi­sio­nes a una ca­da dos años.

Las ga­nas de su­pera­ción de Díaz y sus cua­tro com­pa­ñe­ras —to­das de en­tre 35 y 51 años— han que­da­do plas­ma­das en el do­cu­men­tal Re­to Pe­la­yo Vi­da Po­lar 2017 que se pre­sen­tó ayer en el Mu­seo Rei­na So­fía de Madrid. En to­tal, 53 mi­nu­tos de con­vi­ven­cia, es­fuer­zo y di­fi­cul­ta­des du­ran­te los 10 días que du­ró la tra­ve­sía, en los que es­tu­vie­ron a pun­to, in­clu­so, de ser eva­cua­das de­bi­do a las grie­tas en el hie­lo. Fi­nal­men­te cam­bia­ron de ru­ta, pe­ro cum­plie­ron su ob­je­ti­vo. A fi­na­les del pa­sa­do sep­tiem­bre, al­can­za­ron el gla­ciar Ser­mi­lik.

Es­ta ex­pe­di­ción al Ár­ti­co ha si­do el ter­cer re­to de una ini­cia­ti­va que, en años an­te­rio­res, lle­vó a otras diez mu­je­res a es­ca­lar el Ki­li­man­ja­ro y a atra­ve­sar el Atlán­ti­co con el ob­je­ti­vo de de­mos­trar que el cán­cer “tam­bién te cambia la vi­da”. Así lo cree el im­pul­sor de la idea, el es­cri­tor y crea­dor de Trex Ex­plo­ring, El Ki­li­man­ja­ro, el Océano Atlán­ti­co, el Ár­ti­co y, aho­ra, el An­na­pur­na. El Re­to Pe­la­yo Vi­da ya tie­ne nue­vo desafío pa­ra 2018. “Lle­va­ré a cin­co mu­je­res a pe­da­lear 400 ki­ló­me­tros, a 4.000 ki­ló­me­tros de al­tu­ra en el An­na­pur­na [Ne­pal]”, des­ve­la el crea­dor del pro­yec­to: Eric Frat­ti­ni. El pla­zo de ins­crip­ción pa­ra par­ti­ci­par en la ex­pe­di­ción co­mien­za hoy, aun­que, se­gún des­ve­la Frat­ti­ni, más de 70 mu­je­res han pre­sen­ta­do ya su can­di­da­tu­ra. Pa­ra par­ti­ci­par en el re­to, los úni­cos re­qui­si­tos ne­ce­sa­rios son unas con­di­cio­nes fí­si­cas ade­cua­das. “Se ins­cri­ben to­do ti­po de mu­je­res y de to­das las eda­des”, ase­gu­ra Frat­ti­ni. Eric Frat­ti­ni, que per­dió a su ami­go, el tam­bién es­cri­tor Luis Mi­guel Ro­cha, co­mo con­se­cuen­cia de un cán­cer de es­tó­ma­go a los 39 años.

Es pre­ci­sa­men­te esa idea de que “la vi­da si­gue” a pe­sar de la en­fer­me­dad la que hi­zo que Pe­la­yo Se­gu­ros abra­za­ra la pro­pues­ta, tal y co­mo afir­ma el di­rec­tor de Pe­la­yo Vi­da, Luis Fariña. “En­gan­cha muy bien con los va­lo­res de su­pera­ción, es­fuer­zo y tra­ba­jo en equi­po que que­re­mos trans­mi­tir”, ase­gu­ra.

A lo lar­go de las tres edi­cio­nes que lle­va el desafío, se han pre­sen­ta­do co­mo can­di­da­tas más de 500 mu­je­res, en su ma­yo­ría afec­ta­das por cán­cer de ma­ma. Más de 500 his­to­rias di­fe­ren­tes que, se­gún Frat­ti­ni —que ha en­tre­vis­ta­do a to­das las as­pi­ran­tes— tie­nen un de­no­mi­na­dor co­mún: la va­len­tía.

Co­mo la de Mi­cae­la Sin­de, de 39 años, a quien le diag­nos­ti­ca­ron un tu­mor en el pe­cho iz­quier­do al año de dar a luz. “[Cán­cer] es una pa­la­bra que di­ces ‘¡ca­ray!’, pe­ro no fue un dra­ma. A al­guien le tie­ne que to­car”, di­ce Sin­de con una na­tu­ra­li­dad en­vi­dia­ble, al tiem­po que pre­su­me de no ha­ber de­ja­do de dis­fru­tar de la vi­da.

Po­co más de un año des­pués de re­ci­bir el al­ta del cán­cer de ma­ma, Sin­de se en­fren­ta aho­ra a un nue­vo re­to: un cán­cer de pul­món. Y lo ha­ce, una vez más, sin per­der la ale­gría. “Aho­ra a vol­ver a ma­tar al bi­cho. A se­guir dis­fru­tan­do. Lo que hoy no tie­ne cu­ra, igual ma­ña­na la tie­ne”, se­ña­la, an­tes de co­men­tar, co­mo no­ta po­si­ti­va, que aho­ra vuel­ve a te­ner tiem­po pa­ra es­tar con su hi­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.