La ac­triz con­tra El Mons­truo

Ro­se McGo­wan, la pri­me­ra mujer que acu­só de vio­la­ción al pro­duc­tor Har­vey Weins­tein, pu­bli­ca sus me­mo­rias

El País (País Vasco) - - CULTURA - PA­BLO DEL LLANO, Mia­mi

era tan nue­va en el es­ca­lón su­pe­rior de la in­dus­tria... No sa­bía lo que tan­tos sa­bían, que él era un de­pre­da­dor y yo ca­mi­na­ba ha­cia su tram­pa”. Bra­ve (Har­per One/Har­per Co­llins, 2018) es la me­mo­ria des­car­na­da de Ro­se McGo­wan, la pri­me­ra ac­triz que de­nun­ció los abu­sos se­xua­les del po­de­ro­so pro­duc­tor Har­vey Weins­tein. Re­cién pu­bli­ca­do en EE UU, el li­bro de­ta­lla los por­me­no­res del día en que la vio­ló el otro­ra Mi­das de Holly­wood, al que lla­ma sim­ple­men­te El Mons­truo.

“Me sen­tí su­cia. Me ha­bían vio­la­do. Es­tu­ve pen­san­do có­mo, la no­che an­te­rior a que su­ce­die­ra, se sen­tó de­trás de mí en el tea­tro. Lle­gué a pen­sar que le ha­bía pro­vo­ca­do. Eso hi­zo que me sin­tie­ra más su­cia”, cuen­ta McGo­wan (Flo­ren­cia, 1973). Ocu­rrió en 1997 du­ran­te el fes­ti­val de Sun­dan­ce. Ella te­nía 23 años y aca­ba­ba de pro­ta­go­ni­zar Sin res­pi­ro. A la ma­ña­na si­guien­te de la pro­yec­ción en el cer­ta­men de ci­ne in­de­pen­dien­te, te­nía una ci­ta con Weins­tein pa­ra ha­blar, su­pues­ta­men­te, so­bre “la pro­yec­ción de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal”. Es­ta­ba pre­vis­to que la reunión fue­ra en el res­tau­ran­te del ho­tel don­de se alo­ja­ba el pro­duc­tor en Park City (Utah), Ro­se McGo­wan, ayer en Nue­va York. pe­ro al lle­gar la re­cep­cio­nis­ta le in­di­có que Weins­tein es­ta­ba aten­dien­do una lla­ma­da y de­bía su­bir a su sui­te. Allí, des­pués de me­dia ho­ra de char­la, él la con­du­jo al ja­cuz­zi del ba­ño, la des­nu­dó y la pu­so so­bre el bor­de de la ba­ñe­ra. McGo­wan des­cri­be el mo­men­to: “Con la ca­ra del Mons­truo en­tre mis pier­nas, atra­pa­da por una bes­tia. En aque­lla pe­que­ña ha­bi­ta­ción con aquel hom­bre enor­me, mi men­te se que­dó en blanco. Me con­ge­lé, co­mo una es­ta­tua”.

Po­co des­pués de la agre­sión, du­ran­te una se­sión fo­to­grá­fi­ca pa­ra Phan­tom, es­cri­be que su co­pro­ta­go­nis­ta, Ben Af­fleck, le di­jo al sa­ber lo que le ha­bía pa­sa­do con Weins­tein: “Mal­di­ción; le di­je que pa­ra­se de ha­cer eso”. Tras la ca­de­na de de­nun­cias de vio­la­ción al pro­duc­tor, Af­fleck lo ha re­pu­dia­do pe­ro no ha con­fir­ma­do si él sa­bía, co­mo di­ce McGo­wan, de sus crí­me­nes.

La ac­triz pen­só en­ton­ces en de­nun­ciar a Weins­tein pe­ro no lo hi­zo. Ase­gu­ra que un abo­ga­do le di­jo que nun­ca na­die cree­ría su ver­sión y otras per­so­nas le acon­se­ja­ron que se to­ma­se lo su­ce­di­do “co­mo al­go que a la lar­ga po­dría ayu­dar a mi ca­rre­ra”. Al tan­to de los mo­vi­mien­tos de la ac­triz, Weins­tein lle­gó a un acuer­do con ella pa­ra que guar­da­ra si­len­cio a cam­bio de 100.000 dó­la­res (unos 80.000 eu­ros). Pa­sa­das dos dé­ca­das, el año pa­sa­do, McGo­wan de­ci­dió dar el pa­so de acu­sar­lo en pú­bli­co, de­to­nan­do el es­cán­da­lo que acu­mu­la ya do­ce­nas de ca­sos de mu­je­res que han de­nun­cia­do al pro­duc­tor.

En Bra­ve, la pro­ta­go­nis­ta de películas co­mo Scream , y que ha de­ja­do el ci­ne por el ar­te mul­ti­me­dia y un ac­ti­vo pa­pel fe­mi­nis­ta con 912.000 se­gui­do­res en Twit­ter, re­la­ta los trau­mas que pre­ce­die­ron en su vi­da a su en­cuen­tro con Weins­tein. De pe­que­ña, su fa­mi­lia for­mó par­te en Ita­lia de una sec­ta lla­ma­da Hi­jos de Dios que prac­ti­ca­ba la po­li­ga­mia. Cuan­do los lí­de­res del gru­po em­pe­za­ron a pro­mo­ver el se­xo con me­no­res, sus pa­dres de­ci­die­ron ir­se a Es­ta­dos Uni­dos con ella. En aquel país tu­vo una ado­les­cen­cia in­adap­ta­da, se fue de ca­sa a los 15 años, va­ga­bun­deó y unos años más tar­de ter­mi­nó en Holly­wood, que aho­ra des­cri­be co­mo otra ho­rro­ro­sa sec­ta.

Tam­bién acu­sa de mal­tra­to psi­co­ló­gi­co a su ex­pa­re­ja el di­rec­tor Ro­bert Ro­dri­guez, que, se­gún ella, en­lo­que­ció de ce­los acu­sán­do­la de es­tar enamo­ra­da de Quen­tin Ta­ran­tino. McGo­wan, que ex­pli­ca que se ra­pó el pe­lo “co­mo gri­to de gue­rra” con­tra los abu­sos a las mu­je­res en la in­dus­tria del ci­ne, lan­za su me­mo­ria con­tra la “ma­qui­na­ria” de Holly­wood y sus “hom­bres sa­gra­dos”.

/ RAYMOND HALL (GC IMAGES)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.