La Co­pa es pa­ra Cham­pag­ne

El por­te­ro del Le­ga­nés se ha ga­na­do el pues­to con sus pa­ra­das en el tor­neo

El País (País Vasco) - - DEPORTES - ALE­JAN­DRO PRA­DO, Madrid El ca­len­da­rio A Eu­ro­pa con 30 años

Cuan­do Jon An­der Serantes se le­sio­nó de gra­ve­dad en no­viem­bre de 2016, el Le­ga­nés fi­chó un por­te­ro des­co­no­ci­do pe­ro de nom­bre inol­vi­da­ble. “Es al­go úni­co en el fút­bol, ayu­da a que le re­cuer­den a uno”, cuen­ta Ne­reo Cham­pag­ne so­bre su ape­lli­do y las bro­mas que lle­va to­da su vi­da oyen­do. Los que se­gu­ro no se ol­vi­da­rán de es­te ar­gen­tino (Sal­to, Bue­nos Ai­res) de 33 años se­rán los afi­cio­na­dos y ju­ga­do­res del Real Madrid. Cham­pag­ne sa­có dos gran­des ma­nos an­te Ben­ze­ma y Ser­gio Ra­mos que cer­ti­fi­ca­ron la eli­mi­na­ción del equi­po blanco an­te un Le­ga­nés que ha­cía his­to­ria me­tién­do­se en las se­mi­fi­na­les de Co­pa. Hoy an­te el Se­vi­lla (21.30, GOL y T5), el mu­ni­ci­pio del sur de Madrid pre­ten­de no des­per­tar de es­te sue­ño que le pue­de lle­var a su pri­me­ra fi­nal.

Cham­pag­ne ha­bla con ce­rra­do acen­to bo­nae­ren­se, na­da que ver con la fo­né­ti­ca de su ape­lli­do. “Mi bi­sa­bue­lo era fran­cés y lle­gó a Ar­gen­ti­na”, ex­pli­ca el me­ta, cu­yo pa­sa­por­te es ita­liano por par­te de su fa­mi­lia ma­ter­na, Ne­gri. Es el por­te­ro de la Co­pa, con lo que an­te el Se­vi­lla vol­ve­rá a de­fen­der el mar­co del Le­ga­nés. Cué­llar es el que es­tá ju­gan­do en la Li­ga, pe­ro el ar­gen­tino es uno de los cul­pa­bles de que el equi­po pe­pi­ne­ro se man­ten­ga en el tor­neo del KO. “Es nor­mal que la gen­te Par­ti­dos de ida Le­ga­nés-Se­vi­lla GOL y T5). (hoy, 21.30, Va­len­cia-Bar­ce­lo­na (ma­ña­na, 21.30, GOL y T5). Par­ti­dos de vuel­ta Se­vi­lla- Le­ga­nés (7 de fe­bre­ro, 21.30, GOL y T5). Bar­ce­lo­na-Va­len­cia (8 de fe­bre­ro, 21.30. GOL y T5). se que­de con lo del Ber­na­béu por la tras­cen­den­cia del Madrid, pe­ro el fut­bo­le­ro sa­be que lo de Vi­lla­rreal fue más im­por­tan­te”. Cham­pag­ne se re­fie­re al ase­dio que so­por­tó en el par­ti­do de vuel­ta de los oc­ta­vos, cuan­do tu­vo que rea­li­zar nue­ve pa­ra­das an­te los dis­pa­ros del equi­po cas­te­llo­nen­se.

Al mar­gen de su rim­bom­ban­te ape­lli­do, el por­te­ro del Le­ga tam­bién es una ra­re­za en su mun­di­llo sim­ple­men­te por­que dis­fru­ta del fút­bol co­mo si fue­se un afi­cio­na­do de a pie. “Me gus­ta ir a las can­chas, a las de cual­quier equi­po. En es­te tiem­po he ido al Ber­na­béu, Cal­de­rón, Wan­da, Va­lle­cas, Al­cor­cón... Dis­fru­to, me lle­vo a mi hi­jo”, co­men­ta Cham­pag­ne, que es de los po­cos fut­bo­lis­tas que re­co­no­ce que lee la pren­sa y Cham­pag­ne pa­ra un ca­be­za­zo a Ra­mos en el Ber­na­béu. ve y es­cu­cha pro­gra­mas de­por­ti­vos. “No me afec­ta lo que se di­ga so­bre mí. Uno sa­be cuán­do jue­ga mal o bien. Pe­ro me gus­ta y me en­tre­tie­nen los pro­gra­mas de tác­ti­ca, los re­sú­me­nes...”. Su afi­ni­dad con los me­dios va más allá de la de sim­ple con­su­mi­dor. Cuan­do es­ta­ba en Sal­to, su lu­gar de ori­gen, ha­cía un pe­que­ño es­pa­cio de ra­dio con unos com­pa­ñe­ros de la plan­ti­lla. “Era un hobby. Ha­blá­ba­mos de las co­sas del equi­po, del cam­peo­na­to. Me en­tre­te­nía y no des­car­to ese ca­mino pa­ra el fu­tu­ro”, di­ce. Los me­jo­res años de Cham­pag­ne en Ar­gen­ti­na acon­te­cie­ron en el Olim­po de Bahía Blan­ca, una ciu­dad ba­lon­ces­tís­ti­ca por an­to­no­ma­sia, cu­na de Gi­nó­bi­li y otros ju­ga­do­res de la épo­ca do­ra­da de la ca­nas­ta al­bi­ce­les­te. “Pe­ro la gen­te tam­bién es muy fa­ná­ti­ca del Olim­po, que es un club muy pa­re­ci­do al Le­ga­nés. En el sur de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, muy fa­mi­liar, don­de los em­plea­dos son hin­chas de to­da la vi­da”, cuen­ta.

El por­te­ro de­jó Ar­gen­ti­na cuan­do ya pa­sa­ba de los 30, una ano­ma­lía en un país don­de los cha­va­les dan el sal­to en torno a la vein­te­na. “A mí me to­có ve­nir más tar­de y tie­ne su par­te bue­na por­que uno va­lo­ra más dón­de es­tá. Des­de allá veía la Li­ga es­pa­ño­la y a es­tos ju­ga­do­res y aho­ra apre­cio más lo que es com­pe­tir con ellos. Qui­zá de jo­ven no hu­bie­se to­ma­do las co­sas con es­ta di­men­sión”.

Esa ve­te­ra­nía es la que po­si­ble­men­te ha­ce que Cham­pag­ne asu­ma ju­gar so­lo de vez en cuan­do, en la Co­pa en es­te ca­so. “Hay que es­tar pre­pa­ra­do siem­pre y te­ner bue­na ac­ti­tud, en na­da ayu­da es­tar con ma­la ca­ra”, di­ce es­te atí­pi­co por­te­ro, que se­gu­ra­men­te an­tes de po­ner­se los guan­tes es­ta no­che es­cu­cha­rá a su gru­po heavy de re­fe­ren­cia, Al­ma­fuer­te, pa­ra mo­ti­var­se an­te un re­to his­tó­ri­co.

/ R. JI­MÉ­NEZ (EFE)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.