El ra­cis­mo cam­pa a sus an­chas en el ‘cal­cio’

El 36% de las acciones in­ti­mi­da­to­rias y ame­na­zas que su­fren los fut­bo­lis­tas en Ita­lia son de ti­po ra­cis­ta

El País (País Vasco) - - DEPORTES - ELEO­NO­RA GIOVIO, Madrid

Ma­ru­cic, Im­mo­bi­le y Mi­lin­ko­vic-Sa­vic, con ca­mi­se­tas de Ana Frank en oc­tu­bre de 2017. “He asis­ti­do a es­ce­nas ra­cis­tas. No pue­do de­jar­lo pa­sar sin reac­cio­nar. Gra­cias por to­dos vues­tros men­sa­jes, hoy he su­fri­do epi­so­dios ra­cis­tas du­ran­te el par­ti­do. Las per­so­nas dé­bi­les in­ten­tan in­ti­mi­dar a tra­vés del odio. Yo no con­si­go odiar, sim­ple­men­te sien­to que esas con­duc­tas sean un mal ejem­plo. El fút­bol es una for­ma de di­fun­dir la igual­dad, la pa­sión y la ins­pi­ra­ción, por eso es­toy aquí. Paz”, es­cri­bía en las re­des so­cia­les Blai­se Ma­tui­di, cen­tro­cam­pis­ta fran­cés de orí­ge­nes an­go­le­ños de la Ju­ve. Era el 7 de enero y aca­ba­ba de en­fren­tar­se al Ca­glia­ri. El 30 de di­ciem­bre, tam­bién fue víc­ti­ma de in­sul­tos ra­cis­tas en el cam­po del He­llas Ve­ro­na. ¿San­cio­nes? En el pri­mer ca­so, nin­gu­na, por­que na­die es­cu­chó ni re­fle­jó na­da. En el se­gun­do, una pro­pues­ta de san­ción a eje­cu­tar­se si vuel­ve a ocu­rrir.

Con el hash­tag #no­ne­nor­ma­le la Aso­cia­ción de Fut­bo­lis­tas Ita­lia­nos (AIC), pre­si­di­da por Da­miano Tom­ma­si, ha pre­sen­ta­do ha­ce po­cos días el in­for­me anual Cal­cia­to­ri Sot­to Ti­ro [fut­bo­lis­tas ba­jo el fue­go], una ra­dio­gra­fía de las acciones in­ti­mi­da­to­rias y ame­na­zas que su­fren los ju­ga­do­res en to­das las ca­te­go­rías ita­lia­nas (el 75% en el fút­bol pro­fe­sio­nal). El re­sul­ta­do: el 36% de las cau­sas de esa vio­len­cia es el ra­cis­mo; el 31% la de­rro­ta; el 7% el des­cen­so o ries­go de des­cen­so; otro 7% los en­fren­ta­mien­tos con las hin­cha­das ri­va­les; 5% tras­pa­sos y el 14% otros mo­ti­vos.

¿Có­mo es po­si­ble que las co­sas si­gan así? “Hay que creer que es­to se pue­de erra­di­car, no­so­tros cree­mos en ello y lo in­ten­ta­mos, pe­ro es­ta­mos lu­chan­do solos”, de­nun­cia Da­miano Tom­ma­si, pre­si­den­te de la AIC. Re­cuer­da que a prin­ci­pios de tem­po­ra­da se fir­mó un pro­to­co­lo —im­pul­sa­do por el Mi­nis­te­rio de In­te­rior y el Co­mi­té Olím­pi­co Ita­liano— en el que los clu­bes pue­den ha­cer un ín­di­ce de agra­do de sus hin­chas y, en fun­ción de eso, cas­ti­gar­los en el ca­so de que man­ten­gan com­por­ta­mien­tos vio­len­tos o inade­cua­dos. “Siem­pre se ha­bían que­ja­do de que era in­jus­to que por cul­pa de unos po­cos pa­ga­ra una gra­da en­te­ra. Aho­ra tie­nen la opor­tu­ni­dad de cas­ti­gar y echar a esos po­cos. No me cons­ta que na­die lo ha­ya he­cho…”, la­men­ta Tom­ma­si. Ma­tui­di es so­lo uno de una lar­ga lis­ta de víc­ti­mas del ra­cis­mo en el cal­cio. Ba­lo­te­lli fue víc­ti­ma de unos 60 epi­so­dios. El más du­ro, a raíz de su con­vo­ca­to­ria con la se­lec­ción ita­lia­na: “No exis­ten ita­lia­nos ne­gros”, le gri­ta­ban. Mun­ta­ri fue ex­pul­sa­do por aban­do­nar el te­rreno de jue­go, har­to de los in­sul­tos ra­cis­tas, sin pe­dir per­mi­so al ár­bi­tro. Han pa­sa­do 13 años des­de que Zo­ro del Mes­si­na co­gió el ba­lón y ame­na­zó con ir­se del cam­po pa­ra in­te­rrum­pir el par­ti­do con­tra el In­ter y po­ner fin a los in­sul­tos ra­cis­tas. Boa­teng, en un amis­to­so con­tra el Pro Pa­tria (de la Cuar­ta Di­vi­sión) sí se mar­chó a los ves­tua­rios se­gui­do por to­dos sus com­pa­ñe­ros en enero 2013.

No hay cul­tu­ra de­por­ti­va en ese sen­ti­do en el fút­bol ita­liano. “Ni tam­po­co in­ten­ción de aca­bar con el ra­cis­mo. Se nie­ga que exis­ta”, ana­li­za Mau­ro Va­le­ri, so­ció­lo­go, psi­co­te­ra­peu­ta y au­tor, en­tre otros, del li­bro Che raz­za di ti­fo: die­ci an­ni di raz­zis­mo nel cal­cio ita­liano [Va­ya hin­cha­da, diez años de ra­cis­mo en el fút­bol ita­liano]. Tam­bién es, des­de 2005, res­pon­sa­ble del Ob­ser­va­to­rio so­bre el Ra­cis­mo en el Cal­cio. 249 son los epi­so­dios de ra­cis­mo que han re­gis­tra­do en­tre 2011 y 2016. Uno de ellos ocu­rrió en el der­bi del Olím­pi­co de fi­na­les de oc­tu­bre: la cur­va de la La­zio —ce­rra­da en aquel par­ti­do por com­por­ta­mien­tos ra­cis­tas— lle­nó el es­ta­dio de pe­ga­ti­nas de Anna Frank ves­ti­da con la ca­mi­se­ta de la Ro­ma. “Anna Frank ani­ma a la Ro­ma”, po­nía. La pro­pues­ta de san­ción pre­veía dos jor­na­das a puer­ta ce­rra­da. El com­por­ta­mien­to an­ti­se­mi­ta de la hin­cha­da, fi­nal­men­te, ha cos­ta­do so­lo 50.000 eu­ros.

“En Ita­lia ape­nas hay sen­si­bi­li­dad con es­te te­ma, no se vi­ve co­mo un em­pe­ño de to­dos sino que se mi­ra mal cre­yen­do que quien ha­bla de eso es co­mu­nis­ta. Ade­más, aquí pri­me­ro eres hin­cha y lue­go, si eso, an­ti­ra­cis­ta”, ana­li­za Va­le­ri. La­men­ta que no ha­ya fut­bo­lis­tas ita­lia­nos des­ta­ca­dos en las cam­pa­ñas con­tra el ra­cis­mo de la UEFA. Y re­cuer­da una que pro­ta­go­ni­zó Tot­ti ha­ce años. “Su cam­pa­ña era un no­so­tros no y el fon­do le res­pon­dió rá­pi­da­men­te con un no­so­tros en cam­bio sí”, re­la­ta. “Me cons­ta, ade­más, co­mo ha pa­sa­do en el ca­so del He­llas Ve­ro­na, que las mul­tas por con­duc­tas ra­cis­tas y vio­len­tas las pa­ga­ba el Ayun­ta­mien­to por­que el al­cal­de iba al fon­do de los ul­tras”, aña­de.

/ A. LINGRIA (REUTERS)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.