Ca­so Froo­me: mu­chos ru­mo­res y po­cas cer­te­zas

El ci­clis­ta des­mien­te que acep­te una san­ción de seis me­ses

El País (País Vasco) - - DEPORTES - C. ARRI­BAS, Madrid

Co­mo si fue­ra lo más nor­mal del mun­do, to­dos los días Ch­ris Froo­me in­for­ma con de­ta­lle de sus ac­ti­vi­da­des, de sus en­tre­na­mien­tos te­rri­bles en Su­dá­fri­ca, de có­mo le gus­tan los plá­ta­nos a su hi­jo, de lo bien que se lo pa­sa pre­pa­ran­do la tem­po­ra­da ci­clis­ta que de­be­ría ser la de su quin­to Tour y que de­be­ría co­men­zar pa­ra él el 14 de fe­bre­ro en la Vuel­ta a An­da­lu­cía, y de las ga­nas que tie­ne de co­rrer el Gi­ro, la ca­rre­ra que, ig­no­ran­te de su po­si­ti­vo, le ofre­ció dos mi­llo­nes de eu­ros por par­ti­ci­par.

El uso del con­di­cio­nal en la agen­da del me­jor ci­clis­ta del mun­do de­no­ta, sin em­bar­go, que no to­do es tan nor­mal co­mo él quie­re ha­cer creer con sus ví­deos en Ins­ta­gram, sus men­sa­jes en Twit­ter y sus des­car­gas en Stra­va de jor­na­das agó­ni­cas de en­tre­na­mien­to que su­man más de 3.500 ki­ló­me­tros en bi­ci­cle­ta. Mien­tras él per­ma­ne­ce apa­ren­te­men­te ais­la­do en su Áfri­ca, el rui­do cre­ce en la vie­ja Eu­ro­pa, don­de to­do el mun­do del ci­clis­mo ha­bla y opi­na so­bre su ca­so de dopaje. Ha­bla to­do el mun­do, sal­vo las fuen­tes ofi­cia­les de los sec­to­res im­pli­ca­dos (UCI, equi­po Sky y su abo­ga­do, ci­clis­ta), que pre­fie­ren ex­pre­sar­se en glo­bos son­da lan­za­dos por, siem­pre, “per­so­nas del en­torno”.

“El Sky de­be­ría ha­ber sus­pen­di­do a Froo­me y no de­jar­le co­rrer has­ta que no ha­ya una de­ci­sión so­bre su ca­so”, ha de­cla­ra­do el fran­cés Da­vid Lap­par­tient, pre­si­den­te de la Unión Ci­clis­ta In­ter­na­cio­nal (UCI), quien in­clu­so ha lle­ga­do a aven­tu­rar que apo­ya­ría a cual­quier or­ga­ni­za­dor de ca­rre­ras que de­ci­die­ra ve­tar a Froo­me pa­ra evi­tar ca­sos co­mo el de Al­ber­to Con­ta­dor, des­po­seí­do a pos­te­rio­ri de un Gi­ro que co­rrió y ga­nó es­tan­do aún en los tri­bu­na­les el ca­so de su clem­bu­te­rol. Di­rec­to­res y co­rre­do­res de equi­pos ri­va­les re­pi­ten en pri­va­do que a Froo­me las au­to­ri­da­des de­ben tra­tar­le co­mo a los de­más y que al ci­clis­ta ita­liano Die­go Ulis­si se le san­cio­nó nue­ve me­ses por un ca­so si­mi­lar. En pú­bli­co ha ha­bla­do Ro­main Bar­det, el ci­clis­ta fran­cés Han pa­sa­do cua­tro me­ses y 10 días des­de el 20 de sep­tiem­bre de 2017, el úl­ti­mo día que Froo­me dis­pu­tó una ca­rre­ra (ter­ce­ro en el Mun­dial con­tra­rre­loj), jus­to el día que el ser­vi­cio le­gal an­ti­do­pa­je de la UCI (LADS) no­ti­fi­có a Froo­me su po­si­ti­vo. El ex­pe­dien­te si­gue aún en ma­nos del LADS, que es­pe­ra la res­pues­ta cien­tí­fi­ca del ci­clis­ta y que des­pués con­sul­ta­rá con el abo­ga­do ex­terno An­to­nio Ri­goz­zi si se le san­cio­na. Si Froo­me acep­ta la de­ci­sión del LADS, se cie­rra el ca­so. Si no, de­ci­di­ría el Tri­bu­nal An­ti­do­pa­je de la UCI, cu­ya de­ci­sión se­ría re­cu­rri­ble an­te el Tri­bu­nal Ar­bi­tral del De­por­te (TAS). Y to­do ello lle­va­ría me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.