El Su­pre­mo obli­ga a las dos viu­das de un po­lí­ga­mo a re­par­tir­se la pen­sión

El ma­ri­do era un mi­li­tar ma­rro­quí que sir­vió en el Ejér­ci­to es­pa­ñol en el Sáha­ra

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y NEGOCIOS - RE­YES RIN­CÓN, Madrid Vo­tos par­ti­cu­la­res

El Tri­bu­nal Su­pre­mo ha re­co­no­ci­do el de­re­cho a co­brar la pen­sión de viu­de­dad a las dos es­po­sas de un ciu­da­dano ma­rro­quí que sir­vió pa­ra el Ejér­ci­to es­pa­ñol en el Sáha­ra y que per­ci­bía una pa­ga con car­go al Es­ta­do es­pa­ñol. Pe­ro am­bas viu­das se ten­drán que re­par­tir la pen­sión. El Su­pre­mo or­de­na que la pres­ta­ción, que sí te­nía re­co­no­ci­da la pri­me­ra mujer, se dis­tri­bu­ya a par­tes igua­les en­tre las dos viu­das.

La jus­ti­cia es­ti­ma así el re­cur­so pre­sen­ta­do por la se­gun­da es­po­sa con­tra la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Madrid (TSJM), que con­fir­mó la re­so­lu­ción del Go­bierno de de­ne­gar­le el de­re­cho a co­brar la pen­sión. La doc­tri­na del Su­pre­mo fi­ja que la po­li­ga­mia es con­tra­ria al or­den pú­bli­co es­pa­ñol, pe­ro los jue­ces con­si­de­ran que, en es­te ca­so, pri­ma el ar­tícu­lo 23 del Con­ve­nio de Se­gu­ri­dad So­cial fir­ma­do en­tre Es­pa­ña y Ma­rrue­cos en 1979.

Se­gún ese ar­tícu­lo, “la pen­sión de viu­de­dad cau­sa­da por un tra­ba­ja­dor ma­rro­quí se­rá dis­tri­bui­da, en su ca­so, por par­tes igua­les y de­fi­ni­ti­va­men­te en­tre quie­nes re­sul­ten ser, con­for­me a la le­gis­la­ción ma­rro­quí, be­ne­fi­cia­rias de di­cha pres­ta­ción”. La Sa­la ad­vier­te que Es­pa­ña fir­mó es­te con­ve­nio vo­lun­ta­ria­men­te y a pe­sar de la prohi­bi­ción del ma­tri­mo­nio po­lí­ga­mo en su or­de­na­mien­to ju­rí­di­co.

Se­gún el Su­pre­mo, ba­sán­do­se en es­te ar­tícu­lo, la po­li­ga­mia del fa­lle­ci­do “no im­pi­de, por ra­zo­nes de or­den pú­bli­co, el reconocimiento del de­re­cho a una pen­sión de viu­de­dad a fa­vor de to­das las es­po­sas que, de acuer­do con su ley per­so­nal, es­tu­vie­ran si­mul­tá­nea­men­te ca­sa­das con el cau­san­te per­cep­tor de una pen­sión con car­go al Es­ta­do es­pa­ñol”. Pa­ra cal­cu­lar el im­por­te que co­rres­pon­de a ca­da una de las es­po­sas, el tri­bu­nal se ba­sa en es­te mis­mo con­ve­nio, que acuer­da que la úni­ca pen­sión de viu­de­dad que se re­co­noz­ca se di­vi­di­rá a par­tes igua­les, de acuer­do con la le­gis­la­ción ma­rro­quí. La sen­ten­cia in­clu­ye un vo­to par­ti­cu­lar fir­ma­do por los ma­gis­tra­dos Jo­sé Luis Re­que­ro y Jor­ge Ro­drí­guez-Za­pa­ta, en el que ex­pre­san sus dis­cre­pan­cias con la in­ter­pre­ta­ción del con­ve­nio. En la mis­ma lí­nea que el abo­ga­do del Es­ta­do, que se opu­so a la con­ce­sión de la pen­sión por ser la po­li­ga­mia con­tra­ria al or­den pú­bli­co, los ma­gis­tra­dos de­fien­den una apli­ca­ción res­tric­ti­va del con­ve­nio, “pues lo con­tra­rio im­pli­ca re­co­no­cer un de­re­cho pa­ra quien ha es­ta­do uni­do ma­tri­mo­nial­men­te, no ya ba­jo una for­ma ma­tri­mo­nial no re­co­no­ci­da en Es­pa­ña, sino que se asien­ta so­bre una ba­se cons­ti­tu­ti­va de de­li­to por ser con­tra­rio al sis­te­ma de va­lo­res que pro­te­ge el or­de­na­mien­to es­pa­ñol”.

Aña­den que la si­tua­ción so­cial de Es­pa­ña cuan­do se fir­mó el Con­ve­nio es muy dis­tin­ta a la si­tua­ción ac­tual y se­ña­la que hoy día son va­rios mi­llo­nes las per­so­nas que pro­ce­den de paí­ses de re­li­gión mu­sul­ma­na y que vi­ven le­gal­men­te en Es­pa­ña. “Con pro­nun­cia­mien­tos co­mo el de la sen­ten­cia ma­yo­ri­ta­ria, se van abrien­do po­co a po­co bre­chas que de­bi­li­tan nues­tras se­ñas de iden­ti­dad”, de­fien­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.