Cha­ves de­cla­ra que su pa­pel no era el de vi­gi­lar có­mo se da­ban las sub­ven­cio­nes

“Era muy di­fí­cil pen­sar que se pu­die­ra es­ta­ble­cer un pro­ce­di­mien­to ile­gal”

El País (País Vasco) - - PORTADA - AN­TO­NIO J. MO­RA, Se­vi­lla

Ma­nuel Cha­ves, pre­si­den­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía entre 1990 y 2009, ase­gu­ró ayer en el jui­cio de la ra­ma po­lí­ti­ca de los ERE que es­ta­ba al tan­to de que la Jun­ta da­ba ayu­das a em­pre­sas en cri­sis y a tra­ba­ja­do­res, pe­ro que no sa­bía có­mo se otor­ga­ban: “Ahí no en­tra­ba, per­te­ne­cía a otro ám­bi­to po­lí­ti­co de de­ci­sión” (...) “Ni el pro­ce­di­mien­to, ni la cuan­tía, ni los re­qui­si­tos, ni los be­ne­fi­cia­rios, ni có­mo se ar­ti­cu­la­ba… Ni lo co­no­cía ni te­nía por qué co­no­cer­lo”. El ex­pre­si­den­te, que se en­fren­ta a una pe­ti­ción de 10 años de in­ha­bi­li­ta­ción por pre­sun­to de­li­to de pre­va­ri­ca­ción con­ti­nua­da, ase­gu­ró que nun­ca fue aler­ta­do de las su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des en los ERE y que te­nía la con­vic­ción de que “cual­quier ayu­da” que se da­ba era con­for­me a la ley.

“Có­mo se da­ban esas ayu­das, yo no lo sa­bía, ahí no en­tra­ba, per­te­ne­cía a otro ám­bi­to po­lí­ti­co de de­ci­sión”. Con es­tas pa­la­bras, el ex­pre­si­den­te an­da­luz Ma­nuel Cha­ves ase­gu­ró ayer en el jui­cio de la ra­ma po­lí­ti­ca de los ERE que co­no­cía que la Jun­ta con­ce­día ayu­das so­cio­la­bo­ra­les a em­pre­sas en cri­sis y tra­ba­ja­do­res, pe­ro no có­mo se otor­ga­ban. “Ni el pro­ce­di­mien­to, ni la cuan­tía, ni los re­qui­si­tos, ni los be­ne­fi­cia­rios, ni có­mo se ar­ti­cu­la­ba… Ni lo co­no­cía ni te­nía por qué co­no­cer­lo”, afir­mó el ex­di­ri­gen­te, quien ase­gu­ró que nun­ca fue aler­ta­do de las pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des en los ERE.

Cha­ves, que es­tu­vo al frente de la Jun­ta an­da­lu­za du­ran­te 19 años, de­fen­dió ayer que “en el con­tex­to de con­fian­za de un equi­po de Go­bierno” exis­tía la con­vic­ción de que “cual­quier ayu­da” que se da­ba es­ta­ba con­for­me a ley. “Pa­ra mí es muy di­fí­cil pen­sar que des­de Em­pleo, Edu­ca­ción o cual­quier con­se­je­ría se pu­die­ra es­ta­ble­cer un pro­ce­di­mien­to cons­cien­te­men­te ile­gal o que se hi­cie­ra pa­ra bur­lar la ley”, de­fen­dió ro­tun­da­men­te en va­rias oca­sio­nes a pre­gun­tas del fis­cal Juan Enrique Ego­chea­ga. El ex­pre­si­den­te de la Jun­ta se en­fren­ta a una pe­ti­ción de 10 años de in­ha­bi­li­ta­ción por un su­pues­to de­li­to de pre­va­ri­ca­ción con­ti­nua­da.

En sus ca­si cua­tro ho­ras de de­cla­ra­ción, Cha­ves ase­gu­ró que nun­ca le lle­ga­ron informes de la In­ter­ven­ción aler­tan­do del uso “inade­cua­do” del sis­te­ma de trans­fe­ren­cias de fi­nan­cia­ción, pe­ro de­fen­dió que “ade­cua­do o inade­cua­do” di­cho me­ca­nis­mo “es­ta­ba en la ley de Pre­su­pues­tos” y “una ley no pue­de ser ile­gal”. Cha­ves, jun­to a su su­ce­sor Jo­sé An­to­nio Gri­ñán y 20 ex al­tos car­gos, es­tá acu­sa­do de di­se­ñar y man­te­ner un “sis­te­ma opa­co” pa­ra con­ce­der 855 mi­llo­nes pa­ra em­pre­sas en cri­sis entre 2001 y 2010.

El ex­pre­si­den­te an­da­luz, quien se dio de ba­ja del PSOE y de­jó su es­ca­ño de dipu­tado por es­te ca­so, ase­gu­ró que las mo­di­fi­ca­cio­nes pre­su­pues­ta­rias pa­ra in­cre­men­tar los fon­dos del pro­gra­ma de ayu­das so­cio­la­bo­ra­les no se de­ba­tían ni ana­li­za­ban en el Con­se­jo de Go­bierno por­que era un asun­to “de trá­mi­te” que con­ta­ba con los informes co­rres­pon­dien­tes. Y, por lo tan­to, no po­dían co­no­cer “la fi­na­li­dad, el im­por­te y el des­ti­na­ta­rio de las ayu­das”. “So­lo po­dían ser co­no­ci­dos por el con­se­je­ro que pre­sen­ta­ba” esa mo­di­fi­ca­ción, ase­gu­ró a di­fe­ren­cia de lo que di­jo la se­ma­na pa­sa­da Gri­ñán en el jui­cio.

El ex­di­ri­gen­te sub­ra­yó que el Con­se­jo de Go­bierno ni de­ba­tía la glo­ba­li­dad de los pre­su­pues­tos anua­les de la Jun­ta ni en­tra­ba en de­ta­lles de pro­gra­mas con­cre­tos. “Era im­po­si­ble que un Con­se­jo de Go­bierno pu­die­ra de­ba­tir 140, 150 o 180 pro­gra­mas pre­su­pues­ta­rios. Era im­po­si­ble de­ba­tir­los y co­no­cer­los”, señaló an­tes de in­sis­tir en que era com­pe­ten­cia de ca­da con­se­je­ro có­mo dis­tri­buía la par­ti­da asig­na­da a su área y que los par­la­men­ta­rios te­nían a su dis­po­si­ción to­da la do­cu­men­ta­ción com­ple­men­ta­ria usa­da en la ela­bo­ra­ción de las cuen­tas. “No es un pro­ble­ma de de­ja­ción o de que que­ra­mos es­con­der nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des. Eran unos Pre­su­pues­tos com­ple­jos, bas­tan­te su­pe­rio­res a los de bas­tan­tes paí­ses de la UE”, señaló Cha­ves, quien du­ran­te su com­pa­re­cen­cia en­se­ñó el cua­dro ma­cro­eco­nó­mi­co de un Pre­su­pues­to y pi­dió per­mi­so al pre­si­den­te del tri­bu­nal pa­ra con­tar una anéc­do­ta.

Reunio­nes ha­bi­tua­les

Cha­ves sa­có pe­cho de su ges­tión an­te las gran­des cri­sis que en esos años vi­vie­ron em­pre­sas co­mo San­ta­na, Delp­hi y As­ti­lle­ros. Ase­gu­ró que se reunió con mu­chos co­mi­tés de em­pre­sa y sin­di­ca­tos por­que era su “res­pon­sa­bi­li­dad” y “lo anor­mal es que un pre­si­den­te del Go­bierno no se hu­bie­ra reuni­do”. “Es­tas reunio­nes eran un ac­to de nor­ma­li­dad de­mo­crá­ti­ca”, señaló Cha­ves, quien ex­pli­có que tra­ta­ba de sal­var a la em­pre­sa y pa­liar los efec­tos en los tra­ba­ja­do­res. “Ha­bía que con­vo­car una me­sa de ne­go­cia­ción, es­ta­ble­cer un plan de via­bi­li­dad o in­dus­trial que po­día con­te­ner o no ayu­das”, señaló an­tes de in­sis­tir en que los acuer­dos a los que se lle­ga­ba no eran com­pe­ten­cia su­ya.

Cha­ves ra­ti­fi­có ayer su de­cla­ra­ción an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo en abril de 2015. “Aun­que aho­ra sé más co­sas que en aquel mo­men­to”, apun­tó.

/ RAÚL CA­RO (POOL)

El ex­pre­si­den­te del Go­bierno an­da­luz, Ma­nuel Cha­ves, ayer en la Au­dien­cia de Se­vi­lla.

/ PA­CO PUEN­TES

El ex­pre­si­den­te an­da­luz Ma­nuel Cha­ves lle­ga al jui­cio ayer en Se­vi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.