La re­vuel­ta del #yo­soy­gay de­rro­ta a la cen­su­ra chi­na

La am­plia pre­sión ciu­da­da­na lo­gra sus­pen­der el blo­queo im­pul­sa­do por el Go­bierno con­tra los con­te­ni­dos so­bre la ho­mo­se­xua­li­dad en la ma­yor red so­cial del país

El País (País Vasco) - - PORTADA - MA­CA­RE­NA VIDAL LIY, Pe­kín

El pa­sa­do vier­nes, Wei­bo, el Twit­ter chino, anun­ció una cam­pa­ña de con­trol de con­te­ni­dos. En el fin de se­ma­na, mi­llo­nes de usua­rios de las re­des so­cia­les se re­be­la­ron con­tra la cen­su­ra de las in­for­ma­cio­nes de con­te­ni­do ho­mo­se­xual. La re­vuel­ta, ba­jo la eti­que­ta #yo­soy­gay, ha lo­gra­do que la cam­pa­ña dé mar­cha atrás.

Na­die sa­be exac­ta­men­te có­mo se­rá la “nue­va era” que el pre­si­den­te Xi Jin­ping ha pro­me­ti­do pa­ra Chi­na, pe­ro lo que sí pa­re­cía cla­ro es que en In­ter­net se­ría mu­cho más uni­for­me y abu­rri­da. Has­ta es­te pa­sa­do fin de se­ma­na, cuan­do mi­les de usua­rios de las re­des so­cia­les se re­be­la­ron con­tra la cen­su­ra a las in­for­ma­cio­nes de con­te­ni­do ho­mo­se­xual. La re­vuel­ta, ba­jo la eti­que­ta #yo­soy­gay, al­can­zó tal di­men­sión que los cen­so­res han te­ni­do que dar mar­cha atrás.

En me­dio de una fuer­te cam­pa­ña de lim­pie­za de los cen­so­res —con­tra no­ti­cias cu­rio­sas, so­bre fe­mi­nis­mo o la ho­mo­se­xua­li­dad, entre otros te­mas—, Wei­bo, el Twit­ter chino, anun­ció el vier­nes una cam­pa­ña de tres me­ses en la que “lim­pia­ría” sus pá­gi­nas de con­te­ni­do por­no­grá­fi­co, vio­len­to y gay pa­ra crear “un en­torno armonioso”. Si­na Wei­bo, la com­pa­ñía res­pon­sa­ble de es­ta pla­ta­for­ma, ale­ga­ba que una di­rec­ti­va ofi­cial con­si­de­ra­ba la por­no­gra­fía, el se­xo vio­len­to o los en­cuen­tros ho­mo­se­xua­les co­mo “re­la­cio­nes se­xua­les anor­ma­les”.

Du­ran­te el fin de se­ma­na, las re­des so­cia­les ar­die­ron en pro­tes­ta. La eti­que­ta tra­du­ci­ble co­mo #yo­soy­gay re­gis­tró cerca de 300 mi­llo­nes de vi­si­tas, an­tes de ser blo­quea­da el do­min­go. Al­gu­nos usua­rios di­ri­gie­ron car­tas abier­tas a los di­rec­to­res de Si­na, y otros ins­ta­ban al pú­bli­co a des­ha­cer­se de sus ac­cio­nes de la com­pa­ñía. In­clu­so el Dia­rio del Pue­blo, el pe­rió­di­co del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, se mos­tró en un editorial con­tem­po­ri­za­dor y pi­dió to­le­ran­cia ha­cia los gais. La pre­sión po­pu­lar lo­gró que Si­na die­ra ayer un pa­so atrás y anun­cia­ra que no ata­ca­rá los có­mics o ví­deos de te­má­ti­ca ho­mo­se­xual. “Les agra­de­ce­mos to­dos sus co­men­ta­rios y su­ge­ren­cias”, in­di­có en un bre­ví­si­mo co­mu­ni­ca­do.

“Cla­ra­men­te, han ce­di­do gra­cias a la pre­sión de las re­des so­cia­les”, opi­na Xiong Jing, di­rec­to­ra del di­gi­tal Vo­ces Fe­mi­nis­tas. “Es­ta pre­sión so­cial es po­si­ti­va. La gen­te pue­de ex­pre­sar­se, no so­lo la co­mu­ni­dad gay, sino los jó­ve­nes,

El anun­cio de una lim­pie­za de te­mas se­xua­les en Wei­bo desató la pro­tes­ta

El due­ño de una tec­no­ló­gi­ca afec­ta­da por cie­rres pi­de una dis­cul­pa pú­bli­ca

que tie­nen una men­te mu­cho más abier­ta”, di­ce Xiong, cu­ya re­vis­ta —la más ac­ti­va por el fe­mi­nis­mo en Chi­na— es­tá cen­su­ra­da des­de el Día de la Mu­jer, mien­tras se ce­le­bra­ba el cón­cla­ve que re­eli­gió a Xi pa­ra que si­ga en el po­der sin lí­mi­te de tiem­po.

“Es po­si­ble que Wei­bo en­ten­die­ra mal las nor­mas so­bre lo que se pue­de pu­bli­car”, apun­tan, por su par­te, des­de el Cen­tro LGBT en Pe­kín, una ONG muy ac­ti­va en la de­fen­sa de los de­re­chos de los gais. “En Wei­bo, la gen­te pue­de ex­pre­sar­se y pa­re­ce que quiere pro­te­ger a la co­mu­ni­dad gay”.

La mo­vi­li­za­ción de la co­mu­ni­dad ho­mo­se­xual, que en los úl­ti­mos años ha es­ta­do de­fen­dien­do sus de­re­chos por di­ver­sas vías, in­clui­dos los tri­bu­na­les, no ha si­do la úni­ca, pe­ro sí la más or­ga­ni­za­da y la que ha con­se­gui­do re­sul­ta­dos más con­cre­tos.

La se­ma­na pa­sa­da, la em­pre­sa tec­no­ló­gi­ca By­te­dan­ce, una de las más in­no­va­do­ras de Chi­na, y pro­pie­ta­ria de al­gu­nas de las pá­gi­nas web más po­pu­la­res, su­frió va­rios du­ros re­ve­ses. Pri­me­ro le to­có a su agre­ga­dor de no­ti­cias, Tou­tiao (“ti­tu­la­res”, en man­da­rín), que ya ha­bía si­do ob­je­to de la ira de la Agen­cia Es­ta­tal pa­ra la Pren­sa, la Pu­bli­ci­dad, la Ra­dio, el Ci­ne y la Te­le­vi­sión en di­ciem­bre, por ca­re­cer de los per­mi­sos co­rres­pon­dien­tes. El pa­sa­do lu­nes, que­dó blo­quea­do du­ran­te tres se­ma­nas “pa­ra re­gu­lar la dis­tri­bu­ción de no­ti­cias de ma­ne­ra le­gal”.

Dos días más tar­de caía Neihan Duan­zi, una po­pu­la­rí­si­ma pá­gi­na de­di­ca­da al in­ter­cam­bio de chis­tes y me­mes; y el jue­ves que­da­ba en en­tre­di­cho Huos­han Dou­yin, es­pe­cia­li­za­da en di­rec­tos de ví­deos mu­si­ca­les. El pro­pie­ta­rio de la tec­no­ló­gi­ca, Zhang Yi­ming, pu­bli­có una dis­cul­pa pú­bli­ca con ai­res de au­to­crí­ti­ca de los tiem­pos de la Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral: “Nues­tro pro­duc­to to­mó el mal ca­mino, y el con­te­ni­do que apa­re­cía era in­com­pa­ti­ble con los va­lo­res so­cia­lis­tas prin­ci­pa­les, que no guia­ba a la opinión pú­bli­ca de ma­ne­ra ade­cua­da, y yo soy per­so­nal­men­te res­pon­sa­ble”.

La cam­pa­ña in­ten­si­fi­ca un con­trol ca­da vez más fuer­te so­bre In­ter­net, en es­pe­cial des­de que el año pa­sa­do se apro­bó la nue­va Ley de Ci­ber­se­gu­ri­dad. En enero, la Ad­mi­nis­tra­ción del Ci­be­res­pa­cio de Chi­na anun­ció una lis­ta de 462 pá­gi­nas y nom­bres que po­drán crear ser­vi­cios de dis­tri­bu­ción de no­ti­cias. Quie­nes ac­túen por su cuenta sin fi­gu­rar en esa lis­ta ten­drán que pa­gar una mul­ta de más de 4.000 eu­ros.

Se­gún ex­pli­ca el ana­lis­ta Da­vid Ban­durs­ki en su pá­gi­na web Chi­na Me­dia Pro­ject, el ca­so de By­te­dan­ce y la car­ta de Zhang po­nen de re­lie­ve “la pro­fun­da ten­sión en Chi­na aho­ra mis­mo entre la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca y la re­for­ma eco­nó­mi­ca, por un la­do, y la ur­gen­cia de los con­tro­les po­lí­ti­cos, por el otro. Aquí te­ne­mos un es­pe­cia­lis­ta en tec­no­lo­gía ce­le­bran­do la in­no­va­ción y al mis­mo tiem­po dis­cul­pán­do­se por sus de­li­tos po­lí­ti­cos”.

Pa­ra los usua­rios de Neihan Duan­zi y de Dou­yin, las webs si­len­cia­das eran más que un en­tre­te­ni­mien­to. No so­lo com­par­tían chis­tes, sino que crea­ban gru­pos pa­ra re­unir­se. Con­ta­ban con sig­nos y pe­ga­ti­nas pa­ra re­co­no­cer­se en per­so­na, y or­ga­ni­zar pi­ta­das con­jun­tas se ha­bía con­ver­ti­do en uno de sus pa­sa­tiem­pos, lo que, se­gún los ana­lis­tas, ha po­di­do lle­var a la cen­su­ra. Se­gún ví­deos de los que es im­po­si­ble ve­ri­fi­car su au­ten­ti­ci­dad, el cie­rre de las pá­gi­nas pu­do re­ci­bir­se con al­gu­na de esas pro­tes­tas.

/AP

Par­ti­ci­pan­tes en un ma­ra­tón de apo­yo a los gais en Nan­jing, en una ima­gen di­fun­di­da ayer por una aso­cia­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.