Em­pe­za­mos una nue­va eta­pa

Javier Ramos, rec­tor de la URJC

El País (País Vasco) - - PORTADA - JAVIER RAMOS Javier Ramos es rec­tor de la Uni­ver­si­dad Rey Juan Car­los.

Des­de el pa­sa­do día 21 de mar­zo, la Uni­ver­si­dad Rey Juan Car­los (URJC) ha si­do ob­je­to de nu­me­ro­sas in­for­ma­cio­nes, mu­chas de ellas re­la­cio­na­das con he­chos de una gra­ve­dad ex­tre­ma, que re­per­cu­ten di­rec­ta y ne­ga­ti­va­men­te en el pres­ti­gio y la repu­tación de nues­tra ins­ti­tu­ción.

Son mu­chos los que han apro­ve­cha­do es­ta cir­cuns­tan­cia en be­ne­fi­cio de sus pro­pios in­tere­ses y ba­ta­llas y en con­tra de la pro­pia uni­ver­si­dad, ol­vi­dan­do a me­nu­do que so­mos un cen­tro edu­ca­ti­vo y de co­no­ci­mien­to y no una are­na po­lí­ti­ca don­de di­ri­mir sus di­fe­ren­cias.

Co­mo uni­ver­si­dad y des­de nues­tras ca­pa­ci­da­des y re­cur­sos, du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas he­mos ac­tua­do con efi­cien­cia, ri­gu­ro­si­dad y ener­gía pa­ra erra­di­car irre­gu­la­ri­da­des que nun­ca de­be­rían ha­ber pa­sa­do en un cen­tro edu­ca­ti­vo y por las que, en nom­bre de la URJC, pe­di­mos dis­cul­pas a la co­mu­ni­dad educativa y a la so­cie­dad en ge­ne­ral.

A par­tir de aho­ra, y de he­cho ya lo es­ta­mos ha­cien­do, va­mos a to­mar to­das aque­llas de­ci­sio­nes ne­ce­sa­rias no so­lo pa­ra ga­ran­ti­zar que las ma­las pra­xis de­tec­ta­das no se vuel­van a pro­du­cir, sino tam­bién pa­ra ac­tuar de ma­ne­ra con­tun­den­te y de la mano de la justicia con­tra to­dos aque­llos res­pon­sa­bles de es­te des­pres­ti­gio.

Re­co­noz­co que re­sul­ta muy do­lo­ro­so ver có­mo unas ac­tua­cio­nes cir­cuns­cri­tas a un cen­tro de­ter­mi­na­do y con unos im­pli­ca­dos muy con­cre­tos da­ñan el buen ha­cer de to­da la URJC, cuan­do es­ta ins­ti­tu­ción, en su gran ma­yo­ría, tra­ba­ja dia­ria­men­te ajena a esa tris­te reali­dad y lo ha­ce con la ma­yor ho­nes­ti­dad y pro­fe­sio­na­li­dad po­si­ble. Es­tá fue­ra de du­da la ho­no­ra­bi­li­dad de la in­men­sa ma­yo­ría del pro­fe­so­ra­do, del per­so­nal de ad­mi­nis­tra­ción y ser­vi­cios de los cen­tros de es­ta uni­ver­si­dad y por su­pues­to de sus es­tu­dian­tes.

No va­mos a per­mi­tir que 46.000 es­tu­dian­tes y cerca de 3.000 do­cen­tes y em­plea­dos, ade­más de las 345 ti­tu­la­cio­nes ofi­cia­les, re­sul­ten afec­ta­dos por las ma­las prác­ti­cas de un so­lo cen­tro y de unas de­ter­mi­na­das per­so­nas.

Se han co­me­ti­do erro­res en es­tos días, no so­mos in­fa­li­bles, pe­ro se han to­ma­do to­das las de­ci­sio­nes po­si­bles que es­ta­ban en la mano del equi­po de go­bierno de la uni­ver­si­dad pa­ra po­ner pun­to y fi­nal a la peor si­tua­ción vi­vi­da en nues­tra his­to­ria re­cien­te. Y es po­si­ble que en el pro­ce­so de lle­gar has­ta don­de sea ne­ce­sa­rio se de­tec­ten o se co­noz­can nue­vas irre­gu­la­ri­da­des o in­ci­den­cias y, an­te ello, ya ha que­da­do su­fi­cien­te­men­te cla­ro que no va­mos a desis­tir en nues­tro em­pe­ño de erra­di­car­las.

Pa­ra no­so­tros, lo su­ce­di­do que­da en­cau­za­do por las so­lu­cio­nes plan­tea­das: tras­la­do a la fis­ca­lía de to­das las irre­gu­la­ri­da­des de­tec­ta­das, in­ter­ven­ción del ins­ti­tu­to afec­ta­do por los ca­sos de­tec­ta­dos, aper­tu­ra de ex­pe­dien­tes dis­ci­pli­na­rios a las per­so­nas im­pli­ca­das e ini­cio de au­di­to­rías con­ta­bles y aca­dé­mi­cas en to­dos los ins­ti­tu­tos y cen­tros pro­pios de la uni­ver­si­dad.

Aun­que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y una par­te im­por­tan­te de la so­cie­dad nos so­li­ci­ta la re­ti­ra­da del tí­tu­lo de la alum­na Cris­ti­na Ci­fuen­tes Cuen­cas, ten­go que in­sis­tir en que es­te pro­ce­so no pue­de ini­ciar­se has­ta que se pro­nun­cien los ór­ga­nos ju­di­cia­les. No ten­gan nin­gu­na du­da de que, de con­fir­mar­se el de­li­to de fal­se­dad do­cu­men­tal, so­li­ci­ta­re­mos al Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción su re­ti­ra­da.

La URJC quiere ser y va a ser, des­de hoy mis­mo, referencia en el mar­co de la éti­ca, la pro­fe­sio­na­li­dad, la trans­pa­ren­cia y el buen ha­cer. Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra ello, a pe­sar de que to­dos esos acon­te­ci­mien­tos fue­ron ori­gi­na­dos con an­te­rio­ri­dad al ac­tual equi­po de go­bierno, que apenas ha cum­pli­do un año en sus fun­cio­nes.

Adop­ta­das las me­di­das ne­ce­sa­rias y es­ta­ble­ci­do el mar­co de ac­tua­ción an­te irre­gu­la­ri­da­des, ini­cia­mos una nue­va eta­pa don­de to­dos jun­tos coin­ci­di­mos en que la URJC va a vol­ver a tra­ba­jar en la sen­da que ha­bía­mos mar­ca­do an­tes de lo su­ce­di­do: una cla­ra vo­ca­ción in­ter­na­cio­nal, la cap­ta­ción de ta­len­to y una ofer­ta educativa adap­ta­da a las ne­ce­si­da­des de la so­cie­dad ac­tual.

Ese va a ser des­de hoy nues­tro prin­ci­pal ob­je­ti­vo y nues­tro día a día.

Quie­ro ma­ni­fes­tar que, a par­tir de aho­ra, cual­quier nue­vo ca­so de co­rrup­ción aca­dé­mi­ca o eco­nó­mi­ca que des­cu­bra­mos en nues­tra ins­ti­tu­ción no va­mos a con­si­de­rar­lo co­mo un ca­so más, sino co­mo un ca­so me­nos, que nos acer­ca a la má­xi­ma in­te­gri­dad mo­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.