Los acu­sa­dos del ‘ca­so Al­sa­sua’ nie­gan la agre­sión a los agen­tes

El País (País Vasco) - - PORTADA - FERNANDO J. PÉ­REZ San Fernando de He­na­res

Las de­fen­sas ba­san su es­tra­te­gia en la dificultad de las víc­ti­mas pa­ra re­co­no­cer a los ata­can­tes en el jui­cio que arran­có ayer.

Los ocho jó­ve­nes de Al­sa­sua (Na­va­rra) acu­sa­dos por la agre­sión a dos guar­dias ci­vi­les y a sus pa­re­jas el 15 de oc­tu­bre de 2016 ne­ga­ron ayer en el jui­cio cual­quier par­ti­ci­pa­ción en el ata­que, ca­li­fi­ca­do de te­rro­ris­mo por la Fis­ca­lía de la Au­dien­cia Na­cio­nal. Los jó­ve­nes —sie­te hom­bres y una mu­jer— so­lo res­pon­die­ron a las pre­gun­tas de sus abo­ga­dos y se des­vin­cu­la­ron de Al­de He­men­dik y Os­pa, mo­vi­mien­tos or­ques­ta­dos por ETA y que bus­can la expulsión del País Vas­co y Na­va­rra de las fuer­zas de se­gu­ri­dad del Es­ta­do.

La fis­ca­lía re­cla­ma pa­ra los acu­sa­dos pe­nas que os­ci­lan entre los 12 y los 62 años de cár­cel por su­pues­tos de­li­tos de le­sio­nes y ame­na­zas con ca­rác­ter te­rro­ris­ta por el ata­que, ocu­rri­do de ma­dru­ga­da a las puer­tas del bar Kox­ka, en el que un te­nien­te aca­bó con un to­bi­llo ro­to y un sar­gen­to con di­ver­sas con­tu­sio­nes. Am­bos guar­dias se en­con­tra­ban de per­mi­so con sus no­vias, que tam­bién fue­ron gol­pea­das.

La lí­nea de de­fen­sa de los ocho acu­sa­dos pa­sa, en pri­mer lu­gar, por re­cha­zar la par­ti­ci­pa­ción en la agre­sión y sub­ra­yar las di­fi­cul­ta­des —y po­si­bles irre­gu­la­ri­da­des— en su iden­ti­fi­ca­ción por par­te de las víc­ti­mas y de otros tes­ti­gos. En se­gun­da ins­tan­cia, los abo­ga­dos bus­can des­po­jar a los acu­sa­dos de cual­quier mo­ti­va­ción po­lí­ti­ca pa­ra par­ti­ci­par en el ata­que. La ma­yo­ría de los jó­ve­nes se pre­sen­tó an­te el tri­bu­nal, pre­si­di­do por la ma­gis­tra­da Con­cep­ción Es­pe­jel, co­mo “po­lí­ti­ca­men­te inac­ti­vos” o “apo­lí­ti­cos”.

La vis­ta oral se ini­ció con la de­cla­ra­ción de los tres acu­sa­dos que per­ma­ne­cen en pri­sión des­de el 14 de no­viem­bre de 2016, Jo­kin Una­muno, Adur Ra­mí­rez de Alda y Oihan Ar­nanz. El pri­me­ro fue quien su­pues­ta­men­te se en­ca­ró por pri­me­ra vez con el te­nien­te de la Guar­dia Ci­vil en el bar Kox­ka. Una­muno re­co­no­ció que esa ma­dru­ga­da, so­bre las cin­co, se di­ri­gió “bas­tan­te bo­rra­cho” al man­do del ins­ti­tu­to ar­ma­do, pa­ra re­cri­mi­nar­le por cua­tro mul­tas que le ha­bían pues­to, dos por te­mas de trá­fi­co y otras dos por par­ti­ci­par en un pa­sa­ca­lles de Os­pa y por una ma­ni­fes­ta­ción a fa­vor de los pre­sos de ETA.

Se­gún él, se pro­du­jo un tu­mul­to en el bar, pe­ro él no par­ti­ci­pó: “No gol­peé a na­die ni den­tro ni fue­ra ni en la puer­ta del bar; yo me que­dé den­tro y sa­lí al ra­to, y vi al te­nien­te en el sue­lo y a una mu­jer pro­te­gién­do­le con el cuer­po”.

Una­muno con­ce­dió que su ac­tua­ción, en el “con­tex­to” de gen­te be­bi­da a las cin­co de la ma­ña­na, pu­do pro­vo­car los he­chos. “Sien­to que qui­zá por una co­sa que yo hi­ce de for­ma in­cons­cien­te, por­que es­ta­ba bo­rra­cho, ocu­rrie­se lo que ocu­rrió”, ma­ni­fes­tó.

Tras él, Adur Ra­mí­rez de Alda di­jo que ni si­quie­ra se acer­có al bar Kox­ka esa no­che. “So­bre las dos o dos y me­dia de la ma­dru­ga­da me fui a ca­sa”, sos­tu­vo. El ter­cer en­car­ce­la­do, Oihan Ar­nanz, ne­gó que se en­ca­ra­ra con uno de los guar­dias. “Me de­ben de es­tar con­fun­dien­do con otra per­so­na”, señaló.

Los otros cin­co acu­sa­dos re­co­no­cie­ron ha­ber es­ta­do en el bar Kox­ka o sus al­re­de­do­res a la ho­ra de la agre­sión. Tres de ellos —Ju­len Goi­koet­xea, Jon Ander Cob y Aratz Urri­zo­la— tam­bién sos­tu­vie­ron que su iden­ti­fi­ca­ción fue erró­nea. Los otros dos —Iña­ki Abad y Ai­na­ra Ur­ki­jo— ne­ga­ron que agre­die­ran o in­sul­ta­ran a los agen­tes.

/ Á. G.

Jui­cio a los acu­sa­dos del ca­so Al­sa­sua, ayer en la Au­dien­cia Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.