El mé­di­co de Arms­trong do­pó a olím­pi­cos es­pa­ño­les

Luis Gar­cía del Mo­ral re­la­ta an­te el TAS có­mo ad­mi­nis­tró EPO y hor­mo­na de cre­ci­mien­to a los ci­clis­tas del con­jun­to olím­pi­co de pis­ta con ayu­da del mé­di­co de Arms­trong

El País (País Vasco) - - PORTADA - CAR­LOS ARRI­BAS, Ma­drid

—¿Du­ran­te cin­co años tra­ba­jó con miem­bros del equi­po es­pa­ñol de ci­clis­mo?

—Sí. Fui res­pon­sa­ble del equi­po na­cio­nal de pis­ta, pe­ro no de los con­tro­les mé­di­cos. Res­pon­sa­ble mé­di­co.

—¿Y du­ran­te ese pe­rio­do, de 1993 a 1998, tam­bién tra­ba­jó con el doctor Fe­rra­ri? —Sí. —¿Y el doctor Fe­rra­ri es­ta­ba in­vo­lu­cra­do con su tra­ba­jo en la fe­de­ra­ción es­pa­ño­la de ci­clis­mo? —Sí. —¿Es ver­dad que su­mi­nis­tró a los ci­clis­tas es­pa­ño­les cor­ti­coi­des du­ran­te ese pe­rio­do?

—Eso no era lo prin­ci­pal. Lo prin­ci­pal era EPO y hor­mo­na del cre­ci­mien­to.

—¿Hu­bo un pro­gra­ma de do­pa­je en la se­lec­ción es­pa­ño­la de ci­clis­mo entre 1993 y 1998? —Sí. El in­te­rro­ga­to­rio se desa­rro­lla en oto­ño de 2016 en Lau­sa­na, en el cas­ti­llo de Bét­husy, se­de del Tri­bu­nal Ar­bi­tral del De­por­te (TAS). Las pre­gun­tas las ha­ce Ja­mes Bun­ting, abo­ga­do de Johan Bruy­neel. Res­pon­de Luis Gar­cía del Mo­ral, mé­di­co de­por­ti­vo va­len­ciano san­cio­na­do a per­pe­tui­dad por la Agen­cia Nor­te­ame­ri­ca­na An­ti­do­pa­je (USA­DA) por su par­ti­ci­pa­ción en el sis­te­ma de do­pa­je de Lan­ce Arms­trong en el equi­po US Pos­tal.

En jue­go es­tán los re­cur­sos de Bruy­neel, director del US Pos­tal de Arms­trong, y del en­tre­na­dor del equi­po Jo­sé Mar­tí, con­tra las san­cio­nes de 10 y ocho años, res­pec­ti­va­men­te, que les im­pu­so USA­DA en abril de 2014. La de­ci­sión de la for­ma­ción del TAS, pre­si­di­da por el ár­bi­tro ca­na­dien­se Yves For­tier, se re­tra­sa des­de ha­ce más de un año, “da­da la es­pe­cial re­le­van­cia del ca­so”, se­gún fuen­tes de Lau­sa­na, pe­ro se es­pe­ra pa­ra fi­na­les de ma­yo.

Es la pri­me­ra vez que an­te un tri­bu­nal se pre­sen­tan prue­bas de que una fe­de­ra­ción de­por­ti­va es­pa­ño­la —en­ti­da­des pri­va­das que re­ci­ben sub­ven­ción pú­bli­ca, res­pon­sa­bles de la pre­pa­ra­ción de­por­ti­va de las eli­tes na­cio­na­les pa­ra los gran­des even­tos y, por lo tan­to, con­tro­la­das por el Con­se­jo Su­pe­rior de Deportes (CSD)— ha or­ga­ni­za­do y fi­nan­cia­do do­pa­je pa­ra au­men­tar el ren­di­mien­to de sus de­por­tis­tas.

Ni Gar­cía del Mo­ral ni Mi­che­le Fe­rra­ri, el mé­di­co ita­liano de Arms­trong y del equi­po, tam­bién sus­pen­di­do a per­pe­tui­dad, han re­cu­rri­do su san­ción. Nin­guno de los dos pue­de ser san­cio­na­do de nue­vo tras las úl­ti­mas re­ve­la­cio­nes de Gar­cía del Mo­ral por ha­ber pres­cri­to aque­llos he­chos.

Ni la Agen­cia Es­pa­ño­la An­ti­do­pa­je (AEPSAD), ni la Unión Ci­clis­ta In­ter­na­cio­nal (UCI), ni la Agen­cia Mun­dial An­ti­do­pa­je (AMA), ins­ti­tu­cio­nes que co­no­cían las de­cla­ra­cio­nes de Del Mo­ral an­te el TAS, han in­ter­ve­ni­do pa­ra in­ves­ti­gar más a fon­do los he­chos.

Gar­cía del Mo­ral, mé­di­co del equi­po de pis­ta entre 1993 y 1998, apo­yó sus re­ve­la­cio­nes de ha­ber do­pa­do con las in­de­tec­ta­bles en­ton­ces EPO y hor­mo­na de cre­ci­mien­to con un do­cu­men­to, una pá­gi­na de una ho­ja de cálcu­lo da­ta­da el 15 de ju­lio de 1996 (cua­tro días an­tes del co­mien­zo de los Jue­gos de Atlan­ta) que, ba­jo el epí­gra­fe “Jus­ti­fi­ca­ción de Gas­tos”, re­co­ge el des­tino de 12.866.729 pe­se­tas (po­co más de 80.000 eu­ros) que le en­tre­gó la fe­de­ra­ción es­pa­ño­la, pre­si­di­da en­ton­ces por Juan Se­rra. El do­cu­men­to fi­gu­ra con el se­llo “Con­fi­den­cial” co­mo prue­ba. En me­nos de seis me­ses, entre el 30 de enero, fe­cha del pri­mer gas­to, y el 15 de ju­lio de 1996, gas­tó en far­ma­cia 6.195.245 de pe­se­tas (más de 36.000 eu­ros); en los la­bo­ra­to­rios del Doctor Mon­to­ro, es­pe­cia­li­za­do en aná­li­sis clí­ni­cos pa­ra

com­pro­bar si las do­sis ad­mi­nis­tra­das eran las ade­cua­das, gas­tó 1.021.375 pe­se­tas (unos 6.000 eu­ros) y abo­nó, ade­más, al doctor Fe­rra­ri 4.160.000 pe­se­tas (25.000 eu­ros) en dos pa­gos en abril y ju­nio.

La EPO, in­di­ca­da pa­ra en­fer­mos de ri­ñón, y la hor­mo­na del cre­ci­mien­to, pa­ra tra­tar el enanis­mo, son me­di­ca­men­tos ca­ros (una ca­ja de seis je­rin­gui­llas pre­car­ga­das de 1.000 UI de EPO va­lía ha­ce 20 años unas 14.000 pe­se­tas, po­co más de 80 eu­ros), por en­ton­ces se po­dían ad­qui­rir con re­ce­ta y sin pro­ble­mas en cual­quier far­ma­cia es­pa­ño­la. Del Mo­ral po­día fir­mar sus pro­pias recetas y no ne­ce­si­ta­ba re­cu­rrir pa­ra ad­qui­rir­la al mer­ca­do ne­gro.

Seis pis­tards es­pa­ño­les com­pi­tie­ron Luis Gar­cía del Mo­ral, en el año 2000. en el ve­ló­dro­mo de Atlan­ta 96, don­de lo­gra­ron tres di­plo­mas olím­pi­cos. Los me­jo­res re­sul­ta­dos fue­ron el quin­to pues­to del equi­po de per­se­cu­ción, com­pues­to por Juan Mar­tí­nez, Oli­ver, Joan Llaneras, Adol­fo Al­pe­ri y San­tos Gon­zá­lez; y el quin­to tam­bién de Mar­tí­nez Oli­ver en per­se­cu­ción in­di­vi­dual. En ve­lo­ci­dad com­pi­tie­ron Jo­sé Ma­nuel Mo­reno y Jo­sé Es­cu­re­do, que do­bló en el ki­ló­me­tro, y Llaneras ter­mi­nó sex­to en pun­tua­ción.

La can­ti­dad ano­ta­da por Del Mo­ral coin­ci­de prác­ti­ca­men­te con los cerca de 14 mi­llo­nes de pe­se­tas que la fe­de­ra­ción es­pa­ño­la con­sig­nó co­mo “me­di­ca­ción de equi­po de pis­ta” en un in­for­me en­tre­ga­do a su co­mi­sión de­le­ga­da, se­gún re­ve­ló en oc­tu­bre de 1996 el se­ma­nal Me­ta 2Mil. La re­vis­ta ya in­for­mó de la con­tra­ta­ción de Mi­che­le Fe­rra­ri, co­no­ci­do en­ton­ces por ser el mé­di­co de Tony Ro­min­ger (ga­na­dor de tres Vuel­tas y un Gi­ro en los pri­me­ros años no­ven­ta) y de Abraham Olano. En res­pues­tas a Me­ta 2Mil, Del Mo­ral ne­ga­ba en­ton­ces, en 1996, que se hu­bie­ra usa­do EPO y se­ña­la­ba que el epí­gra­fe del gas­to no de­bía ser “me­di­ca­ción”, sino “área mé­di­ca”. Tam­bién aña­día que en esa can­ti­dad ha­bía que in­cluir sus via­jes a Ita­lia pa­ra con­sul­tar con Fe­rra­ri, quien nun­ca pa­só por Va­len­cia, por el ve­ló­dro­mo Luis Puig, don­de se con­cen­tra­ba el equi­po.

El pre­si­den­te Se­rra, por su par­te, se­ña­la­ba en 1996: “A mí me lo pi­die­ron los co­rre­do­res y a tra­vés de un buen ami­go de los dos pu­de ha­blar con Fe­rra­ri. Con­se­guí que tra­ba­ja­ra con no­so­tros, co­sa que es muy di­fí­cil. Co­bra mu­cho di­ne­ro. En cuan­to su­pe lo que iban a cos­tar los ser­vi­cios de Fe­rra­ri bus­qué en­se­gui­da un pre­su­pues­to pa­ra cu­brir­lo. Con­tac­té con Ca­ja Es­pa­ña y ellos, con su pa­tro­ci­nio a la se­lec­ción de pis­ta, cu­brie­ron los gas­tos mé­di­cos. Su­pon­go que la me­di­ca­ción tam­bién la pro­por­cio­na­ba Fe­rra­ri, yo no me me­to en eso. Él le di­ría a Del Mo­ral lo que te­nía que dar­les”.

Pre­sio­nes

Más de 20 años des­pués, la me­mo­ria de Se­rra, de 88 años, ha di­lui­do los he­chos. “No, nun­ca con­tra­ta­mos a Fe­rra­ri”, con­tes­ta el pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción entre 1993 y 1998 a la pregunta de es­te dia­rio. “Yo coin­ci­dí con él un par de ve­ces, y, sí, le pa­ga­mos unos informes que hi­zo pa­ra el equi­po, pe­ro na­da más”. Aña­de Se­rra que re­ci­bió pre­sio­nes del pre­si­den­te del Con­se­jo Su­pe­rior de Deportes (CSD), Ra­fael Cor­tés El­vi­ra, pa­ra que el equi­po de pis­ta fue­ra com­pe­ti­ti­vo y que pre­gun­tó al mé­di­co Del Mo­ral qué ha­bría que ha­cer. Es­te le res­pon­dió que ha­bría que con­tra­tar al me­jor, a Fe­rra­ri. “Pe­ro nun­ca ha­bría per­mi­ti­do que do­pa­ra a los ci­clis­tas”, di­ce. “Ni es­ta­ba a fa­vor ni lo sa­bía”.

Nin­gún res­pon­sa­ble del CSD en la épo­ca re­cuer­da que le lla­ma­ran la aten­ción los gas­tos mé­di­cos ex­ce­si­vos de la fe­de­ra­ción es­pa­ño­la de ci­clis­mo. Tam­po­co re­cuer­dan que con­tra­ta­ran a Fe­rra­ri. No se guar­dan en nin­gún ar­chi­vo las cuen­tas de nin­gu­na fe­de­ra­ción de aque­llos años. Fe­rra­ri no ha res­pon­di­do a las pre­gun­tas de es­te dia­rio.

En fe­bre­ro de 1999, Del Mo­ral se in­cor­po­ró co­mo mé­di­co ofi­cial al US Pos­tal, don­de per­ma­ne­ció has­ta 2003, el quin­que­nio de los cin­co pri­me­ros Tours de Arms­trong. Allí ya ejer­cía Mi­che­le Fe­rra­ri.

/ REUTERS

Arri­ba, el equi­po es­pa­ñol de per­se­cu­ción en Atlan­ta 96. De­ba­jo, ho­ja de gas­tos pre­sen­ta­da por Gar­cía del Mo­ral a la fe­de­ra­ción.

/ M. B. (EFE)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.