Primavera

El País (País Vasco) - - PÁGINA 2 - Da­vid True­ba

La muer­te del director de ci­ne Mi­los For­man nos obli­ga a de­te­ner la actualidad por un ins­tan­te. Las muer­tes de la gen­te res­pe­ta­da son una pie­dra entre los dien­tes de la rue­da de mo­lino del día a día, que lo tri­tu­ra to­do sin pie­dad. Mien­tras una al­fom­bra de pol­vo lo ter­mi­na de cu­brir, nos que­da su mano al­za­da, co­mo aquel bra­zo de la Es­ta­tua de la Li­ber­tad que aso­ma­ba entre la are­na en el fi­nal más es­tre­me­ce­dor de la his­to­ria del ci­ne, el de El pla­ne­ta de los si­mios, en la ver­sión ori­gi­nal de 1968. Nun­ca es­tá de más re­cor­dar que la per­se­cu­ción de la li­ber­tad es en cual­quie­ra de las ar­tes mu­cho más re­le­van­te que la per­se­cu­ción del éxi­to. Es al­go que ol­vi­da­mos, chan­ta­jea­dos por ese es­pe­jis­mo del triun­fo. Mi­los For­man ha­bía ro­da­do du­ran­te la Primavera de Pra­ga pe­lí­cu­las mo­des­tas, lo­ca­les, in­te­li­gen­tes, car­ga­das de humor y hu­ma­ni­dad. Los amo­res de una ru­bia y Al fue­go bom­be­ros lo con­vir­tie­ron en una ce­le­bri­dad en el ci­ne mun­dial.

Cuan­do los tanques ru­sos in­va­die­ron su país pa­ra re­for­zar la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, esa ce­le­bri­dad per­mi­tió a Mi­los For­man que­dar­se en Fran­cia. En esos me­ses vi­vió con es­tu­por las re­vuel­tas de Ma­yo del 68 que aho­ra con­me­mo­ra­mos des­de di­ver­sas in­ter­pre­ta­cio­nes. Cuan­do For­man ob­ser­vó la de­ri­va maoís­ta y el re­ver­de­cer de la uto­pía co­mu­nis­ta entre los jó­ve­nes es­tu­dian­tes, tra­tó de ex­pli­car­les con ejem­plar ho­nes­ti­dad in­te­lec­tual que no te­nían ni pu­ñe­te­ra idea de lo que ha­bla­ban. Que él, pre­ci­sa­men­te él, ha­bía hui­do de esos pre­sun­tos pa­raí­sos en bus­ca de la li­ber­tad. Alar­ma­do por la in­con­se­cuen­cia de los ni­ños mi­ma­dos y la gran­di­lo­cuen­cia de cier­tos im­pos­to­res de al­ta je­rar­quía cul­tu­ral, se mar­chó a Estados Unidos y ro­dó un fra­ca­so que es hoy una pe­lí­cu­la pe­que­ñi­ta, ho­nes­ta y ma­gis­tral lla­ma­da Ta­king Off o Ju­ven­tud sin es­pe­ran­zas, co­mo se ti­tu­ló con bo­be­ría en Es­pa­ña.

El día en que ETA ase­si­nó a Mi­guel Án­gel Blan­co re­ci­bí el Premio del Ju­ra­do en el fes­ti­val de Kar­lovy Vary por mi pri­me­ra pe­lí­cu­la. En la gala, Mi­los For­man es­ta­ba sen­ta­do al la­do de su ami­go Vá­clav Ha­vel, el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Che­ca, ya con­so­li­da­da la de­mo­cra­cia en ese ju­lio de 1997. Era más ob­via que nun­ca en ese ins­tan­te la ri­dí­cu­la pe­que­ñez del ci­ne frente a la po­ten­cia de la his­to­ria, pe­ro qui­se agra­de­cer­le en per­so­na a Mi­los For­man la es­ti­mu­lan­te in­fluen­cia de sus pri­me­ras pe­lí­cu­las. A la gen­te nos ali­men­tan de­ta­lles que ar­man una ma­ne­ra de es­tar en el mun­do, por más que al fi­nal nos aplas­te la api­so­na­do­ra de un ca­len­da­rio car­ga­do de es­tu­pi­dez, cruel­dad y co­rrup­ción, que son va­lo­res triun­fan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.