La ci­ta anual de la Li­ga Ára­be se li­mi­ta a cri­ti­car a Irán

Au­sen­cia de pro­pues­tas cons­truc­ti­vas en la bau­ti­za­da co­mo “cum­bre de Je­ru­sa­lén”

El País (País Vasco) - - PÁGINA 2 - Án­ge­les Espinosa | Du­bái

Ha ha­bi­do mu­chos cam­bios des­de la cum­bre ára­be de Beirut de 2002, en la que Ara­bia Sau­dí ofre­ció la paz a Is­rael si se re­ti­ra­ba de los te­rri­to­rios pa­les­ti­nos, pe­ro la so­lu­ción a ese con­flic­to no ha si­do uno de ellos. Al con­tra­rio, la nue­va ci­ta de la Li­ga Ára­be, ce­le­bra­da el pa­sa­do do­min­go en el Reino del De­sier­to, ha con­fir­ma­do el en­quis­ta­mien­to del pro­ble­ma y la in­ca­pa­ci­dad pa­ra abor­dar el res­to por par­te de un fo­ro cen­tra­do en cri­ti­car a Irán.

Se ha vis­to cla­ra­men­te en el ca­so de Si­ria, ex­pul­sa­da de la Li­ga en 2011 por la re­pre­sión del ré­gi­men so­bre la po­bla­ción. So­lo 24 ho­ras an­tes de que los je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno ára­bes se reunie­ran en Dhah­ran, Estados Unidos, Reino Uni­do y Fran­cia bom­bar­dea­ban aquel país en re­pre­sa­lia por el uso de ar­mas quí­mi­cas. Más allá de aplau­dir el cas­ti­go (con las re­ser­vas de Egip­to, Irak y Lí­bano), nin­gu­na pro­pues­ta pa­ra aca­bar con una gue­rra que ya ha en­tra­do en su oc­ta­vo año, des­pla­za­do de sus ho­ga­res a la mi­tad de los si­rios y ma­ta­do a cerca de me­dio mi­llón.

Si­len­cio so­bre Qa­tar, que, pe­se al blo­queo im­pues­to por Ara­bia Sau­dí y Emi­ra­tos Ára­bes Unidos des­de el año pa­sa­do, sí fue in­vi­ta­do a la cum­bre (a la que sin em­bar­go no acu­dió su emir, el je­que Ta­mim, sino su re­pre­sen­tan­te an­te la Li­ga). Tam­po­co pro­pues­ta al­gu­na pa­ra aca­bar con el su­fri­mien­to de Ye­men, al que la in­ter­ven­ción sau­dí no so­lo no ha sa­ca­do de la cri­sis po­lí­ti­ca que in­ten­ta­ba arre­glar sino que ha su­mi­do en una gra­ve cri­sis hu­ma­na.

Apar­te del apo­yo de bo­qui­lla a la cau­sa pa­les­ti­na (que se re­pi­te sin nin­gún re­sul­ta­do año tras año), los an­fi­trio­nes se han cen­tra­do en unir las fi­las ára­bes frente a su ri­val re­gio­nal, Irán. El he­cho de que el rey Sal­mán ha­ya pro­cla­ma­do la reunión co­mo “cum­bre de Je­ru­sa­lén”, y su con­de­na a la de­sig­na­ción de esa ciu­dad co­mo ca­pi­tal de Is­rael por par­te de EE UU, no lo­gran ocul­tar que las posturas sau­díes se ali­nean ca­da vez más con las is­rae­líes. Pa­ra te­ner al­gu­na re­le­van­cia, la Li­ga Ára­be tie­ne que de­jar de ser reac­ti­va y em­pe­zar a tra­ba­jar en pro­pues­tas cons­truc­ti­vas ha­cia la paz y la es­ta­bi­li­dad en la zo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.