EE UU pos­ter­ga im­po­ner nue­vas san­cio­nes con­tra el Kremlin

Apla­za­das las me­di­das anun­cia­das por la em­ba­ja­do­ra an­te la ONU

El País (País Vasco) - - INTERNACIONAL - JOAN FAUS, Was­hing­ton

Tres días des­pués del bom­bar­deo con­tra el ar­se­nal quí­mi­co del ré­gi­men si­rio, la Ca­sa Blan­ca anun­ció ayer que es­tá con­si­de­ran­do im­po­ner nue­vas san­cio­nes a Ru­sia y que en un “fu­tu­ro cer­cano” se to­ma­rá una de­ci­sión. “El pre­si­den­te se­gui­rá sien­do du­ro con ellos”, di­jo a la pren­sa Sa­rah San­ders, la por­ta­voz de la Ca­sa Blan­ca. Sus pa­la­bras, sin em­bar­go, re­ba­ja­ron las ex­pec­ta­ti­vas de pe­na­li­za­cio­nes in­me­dia­tas. En la vís­pe­ra, la em­ba­ja­do­ra es­ta­dou­ni­den­se an­te la ONU, Nik­ki Ha­ley, ase­gu­ró que el De­par­ta­men­to del Te­so­ro cas­ti­ga­ría ayer mis­mo a em­pre­sas ru­sas por sus pre­sun­tos la­zos con el pro­gra­ma quí­mi­co si­rio. Pe­ro ano­che el Te­so­ro no ha­bía anun­cia­do nue­vos cas­ti­gos.

La Ca­sa Blan­ca se es­for­zó en man­dar el men­sa­je de que el ata­que militar de la ma­dru­ga­da del sá­ba­do, jun­to a Reino Uni­do y Fran­cia, con­tra tres ins­ta­la­cio­nes quí­mi­cas del ré­gi­men de Ba­char el Asad no ha tras­to­ca­do los frá­gi­les equi­li­brios de la es­tra­te­gia de Was­hing­ton en el país ára­be ni los de­seos ais­la­cio­nis­tas de Trump.

Co­mo ha re­pe­ti­do el Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se en los úl­ti­mos tres días, San­ders in­sis­tió en que el ob­je­ti­vo en Si­ria es de­rro­tar al Es­ta­do Is­lá­mi­co (ISIS en sus si­glas in­gle­sas), al que Estados Unidos lle­va más de tres años bom­bar­dean­do. La por­ta­voz sub­ra­yó que Trump si­gue que­rien­do re­ti­rar a los 2.000 sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos des­ple­ga­dos en el país ára­be pe­ro que no de­pen­de­rá de un “ca­len­da­rio ar­bi­tra­rio”, sino de los avan­ces con­tra el ISIS y de que los paí­ses del Gol­fo Pér­si­co con­tri­bu­yan más eco­nó­mi­ca y mi­li­tar­men­te a la cam­pa­ña si­ria. Sus pa­la­bras cues­tio­nan las de­cla­ra­cio­nes del pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, y prin­ci­pal alia­do eu­ro­peo de Trump, que di­jo el do­min­go ha­ber con­ven­ci­do a su ho­mó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se de la ne­ce­si­dad de per­ma­ne­cer “a lar­go pla­zo” en Si­ria.

El ata­que del sá­ba­do —muy li­mi­ta­do en sus ob­je­ti­vos pa­ra evi­tar re­pre­sa­lias— tam­po­co ha al­te­ra­do la ecua­ción en la re­la­ción entre Trump y Pu­tin. Ru­sia, jun­to a Irán, es el prin­ci­pal alia­do del ré­gi­men de El Asad. Mien­tras pro­me­tía man­te­ner la mano du­ra an­te las ac­cio­nes des­es­ta­bi­li­za­do­ras de Mos­cú, la por­ta­voz de la Ca­sa Blan­ca reite­ró que Trump desea te­ner una “bue­na re­la­ción” con Pu­tin y que le gus­ta­ría re­unir­se con él. Pe­ro ma­ti­zó que de­pen­de­rá de si Ru­sia de­ci­de ser un “buen ac­tor” en la are­na in­ter­na­cio­nal.

Trump apenas cri­ti­ca a Pu­tin y vi­ve ace­cha­do por la in­ves­ti­ga­ción a la in­je­ren­cia ru­sa en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2016. Pe­ro en las tres úl­ti­mas se­ma­nas, pre­sio­na­do por sus ase­so­res, ha re­do­bla­do las san­cio­nes a Mos­cú y ha si­do muy du­ro con el pa­pel ru­so en Si­ria. EE UU ha ex­pul­sa­do a 60 di­plo­má­ti­cos ru­sos por el en­ve­ne­na­mien­to de un es­pía en Reino Uni­do y ha pe­na­li­za­do a 17 al­tos car­gos gu­ber­na­men­ta­les y em­pre­sa­ria­les ru­sos por las in­je­ren­cias del Kremlin en Oc­ci­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.