Ale­ma­nia y los paí­ses del Nor­te en­tor­pe­cen las re­for­mas de Ma­cron

El País (País Vasco) - - INTERNACIONAL - CLAUDI PÉ­REZ, Bru­se­las

Huel­ga de trans­por­te, pro­tes­tas en la Uni­ver­si­dad y aho­ra el tra­di­cio­nal nein ale­mán a las pro­me­sas de Em­ma­nuel Ma­cron. El pre­si­den­te fran­cés se pre­sen­ta hoy an­te la Eu­ro­cá­ma­ra con una ba­te­ría de ideas pa­ra re­for­zar el eu­ro de una vez por to­das. Pe­ro el lí­der que ma­cha­có a los po­pu­lis­tas se en­fren­ta a la cru­da reali­dad: no es­tá cla­ro có­mo va a tra­du­cir las be­llas pa­la­bras de sus pom­po­sos dis­cur­sos en me­di­das a la al­tu­ra de su am­bi­ción. Ber­lín re­cha­za to­das y ca­da una de sus pro­pues­tas; una de­ce­na de so­cios del Nor­te van en la mis­ma lí­nea. Eu­ro­pa lle­va to­da la Gran Re­ce­sión di­cien­do que la ar­qui­tec­tu­ra del eu­ro si­gue sien­do de­fi­cien­te y que pue­de que no aguan­te la pró­xi­ma cri­sis. Pe­ro na­die es ca­paz de con­ven­cer a Ale­ma­nia: re­for­mar la eu­ro­zo­na siem­pre se ha pa­re­ci­do más a su­bir una cues­ta en bi­ci­cle­ta que a pi­sar el ace­le­ra­dor de un co­che de­por­ti­vo. Es­ta vez no es dis­tin­to. Ma­cron lle­gó al po­der ha­ce ca­si un año y pa­re­ció que po­día lo­grar­lo. Con­si­guió in­clu­so so­lem­nes pro­me­sas de la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel si ha­cía las re­for­mas que Fran­cia lle­va dé­ca­das pos­po­nien­do. Esas re­for­mas han lle­ga­do (acom­pa­ña­das de pro­tes­tas), pe­ro las pro­me­sas ale­ma­nas se las lle­va el vien­to: el par­ti­do de Mer­kel re­cha­za to­das las pro­pues­tas de Fran­cia pa­ra re­for­zar el eu­ro, se­gún un bo­rra­dor de una re­so­lu­ción pre­sen­ta­da an­te el Bun­des­tag, el Par­la­men­to fe­de­ral ale­mán.

La Co­mi­sión lan­zó una ba­te­ría de pro­pues­tas en di­ciem­bre al hi­lo de las de Ma­cron. Pe­ro las lar­guí­si­mas ne­go­cia­cio­nes pa­ra for­mar Go­bierno en Ale­ma­nia y el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co en Ita­lia, con el as­cen­so de los po­pu­lis­mos de de­re­cha e iz­quier­da que pue­den aca­bar coali­gán­do­se, ha aca­ba­do con la ven­ta­na de opor­tu­ni­dad que pa­re­cía abrir­se pa­ra re­for­mar el eu­ro. Los lí­de­res eu­ro­peos plan­tea­ron en mar­zo pa­sos ade­lan­te en la unión ban­ca­ria y la trans­for­ma­ción del me­ca­nis­mo de res­ca­te (Me­de) en un Fon­do Mo­ne­ta­rio Eu­ro­peo, pe­ro los ale­ma­nes han de­ja­do cla­ro su re­cha­zo. Una de­ce­na de paí­ses aún más or­to­do­xos, ca­pi­ta­nea­dos por Ho­lan­da, re­cha­za­ron cual­quier ti­po de avan­ce en un do­cu­men­to pre­sen­ta­do en mar­zo. “Va a ha­ber po­cos avan­ces en ju­nio; qui­zá al­go cos­mé­ti­co”, apun­ta una al­ta fuen­te co­mu­ni­ta­ria.

Bru­se­las, ade­más, tie­ne pre­vis­to pre­sen­tar en bre­ve un pre­su­pues­to an­ti­cri­sis que pa­ra ser creí­ble de­be­ría te­ner una po­ten­cia de fue­go de al me­nos 30.000 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún las fuen­tes con­sul­ta­das. La res­pues­ta ale­ma­na es la mis­ma de siem­pre: no.

Ale­ma­nia ha atra­ve­sa­do plá­ci­da­men­te la cri­sis. Gas­tó mon­to­nes de di­ne­ro en sus ban­cos y su­frió una caí­da del PIB en 2009, pe­ro ro­za el pleno em­pleo, su eco­no­mía ti­ra con fuer­za, se fi­nan­cia a ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos y pre­sen­ta un su­pe­rá­vit co­mer­cial muy abul­ta­do, que se nie­ga a re­du­cir a pe­sar de que vio­la las re­glas eu­ro­peas. “Es po­si­ble que Ber­lín per­mi­ta al­go de gas­to en Ma­cron se di­ri­ge a Tru­deau, ayer en su vi­si­ta al Elí­seo. lí­der, Guy Ver­hofs­tadt, el pre­si­den­te fran­cés no se ha com­pro­me­ti­do con nin­gu­na de las alian­zas ya cons­ti­tui­das. La idea de una nue­va for­ma­ción a ima­gen y se­me­jan­za de Ma­cron, de­fen­so­ra de su agen­da de re­for­mas, apa­re­ce en el ho­ri­zon­te co­mo una po­si­bi­li­dad ca­da vez más via­ble, pe­ro da­da la in­cer­ti­dum­bre, se ob­ser­va­rá con lu­pa cual­quier referencia al res­pec­to en su dis­cur­so de hoy en Es­tras­bur­go.

/ S. DE SAKUTIN (AFP)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.