Fran­cia y Ca­na­dá ex­hi­ben su sin­to­nía en los desafíos in­ter­na­cio­na­les y el acuer­do del cli­ma

Los lí­de­res de los dos paí­ses des­ta­can la con­ver­gen­cia de sus in­tere­ses Pac­to co­mer­cial pro­gre­sis­ta

El País (País Vasco) - - INTERNACIONAL - SIL­VIA AYU­SO, Pa­rís Acuer­dos es­ca­sos

El pre­si­den­te de Fran­cia, Em­ma­nuel Ma­cron, y el pri­mer mi­nis­tro de Ca­na­dá, Jus­tin Tru­deau, se com­pro­me­tie­ron ayer en Pa­rís a pro­mo­ver jun­tos una agen­da in­ter­na­cio­nal am­bi­cio­sa y con una “vi­sión pro­gre­sis­ta”, que de­fien­da el mul­ti­la­te­ra­lis­mo, la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, el im­pul­so de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y una ma­yor igual­dad entre hom­bres y mu­je­res.

Am­bos son lí­de­res jó­ve­nes y, a su ma­ne­ra, se sien­ten he­re­de­ros del es­ta­dou­ni­den­se Ba­rack Oba­ma, lo que es­tán dis­pues­tos a ex­plo­tar de ma­ne­ra con­jun­ta. “Con­ver­gen­cia” fue la pa­la­bra más usa­da por Ma­cron tras su en­cuen­tro en el Elí­seo, en la pri­me­ra vi­si­ta ofi­cial de Tru­deau a Fran­cia. “Te­ne­mos el com­pro­mi­so de lu­char jun­tos en los desafíos co­mu­nes”, ase­gu­ró el an­fi­trión ga­lo en una ci­ta en la que to­do fue sin­to­nía. Ma­cron vi­si­ta­rá Ca­na­dá an­tes de la cum­bre del G7 que or­ga­ni­za Tru­deau en ju­nio y a la que “Fran­cia da­rá to­do su apo­yo pa­ra que sea un éxi­to”.

El je­fe de Go­bierno ca­na­dien­se se lo ha­bía pues­to fá­cil. En vísperas de su lle­ga­da a Pa­rís, ha­bía ase­gu­ra­do al dia­rio Les Echos ,ylo reite­ró ayer, su “to­tal ali­nea­ción con Ma­cron an­te los gran­des desafíos in­ter­na­cio­na­les”, tan­to en su vi­sión de una “alian­za po­si­ti­va ha­cia el mun­do, co­mo en el cam­bio cli­má­ti­co, el or­den in­ter­na­cio­nal o el tra­ba­jo por la paz y la se­gu­ri­dad”. “Los dos he­mos bus­ca­do unir, no he­mos apos­ta­do por el vie­jo jue­go de la di­vi­sión y los ata­ques per­so­na­les”, sub­ra­yó. “Com­par­ti­mos una vi­sión am­bi­cio­sa de la re­la­ción fran­co-ca­na­dien­se, gra­cias a la cual po­dre­mos con­tri­buir, jun­tos, a cons­truir un mun­do me­jor”, agre­gó.

Du­ran­te los dos días de es­tan­cia en Pa­rís, a Tru­deau le es­pe­ra un ho­nor es­pe­cial: hoy se con­ver­ti­rá en el pri­mer go­ber­nan­te ca­na­dien­se que se di­ri­ge a la Asam­blea Na­cio­nal fran­ce­sa. Una oca­sión en la que, se­gún ade­lan­tó, ha­bla­rá del tra­ba­jo que ha­rán jun­tos los dos paí­ses “en los años que vie­ne” so­bre sus “gran­des prio­ri­da­des”.

La ca­lu­ro­sa re­ci­bi­da en Fran­cia su­po­ne un res­pi­ro pa­ra un Tru­deau cu­ya po­pu­la­ri­dad se ha tam­ba­lea­do tan­to den­tro co­mo Entre las prio­ri­da­des de am­bos paí­ses es­tá el apo­yo a una agen­da co­mer­cial “cohe­ren­te” con los “com­pro­mi­sos so­cia­les, me­dioam­bien­ta­les y sa­ni­ta­rios”, di­jo Ma­cron. Pre­ci­sa­men­te el ti­po de acuer­do, con­ti­nuó Tru­deau, que su­po­ne el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio entre la UE y Ca­na­dá (CE­TA), pro­vi­sio­nal­men­te en vi­gor des­de oc­tu­bre. Tru­deau de­fen­dió que es “un acuer­do pro­gre­sis­ta que re­pre­sen­ta un nue­vo es­tán­dar pa­ra to­dos los acuer­dos co­mer­cia­les del fu­tu­ro”. Los dos Go­bier­nos mul­ti­pli­ca­rán los con­tac­tos en las pró­xi­mas se­ma­nas pa­ra pu­bli­car una pro­pues­ta con­jun­ta, pe­ro las fuen­tes con­sul­ta­das des­ta­can que de mo­men­to los acuer­dos son es­ca­sos. El chas­co es fe­no­me­nal pa­ra quie­nes es­pe­ra­ban que el so­cial­de­mó­cra­ta Olaf Scholz die­ra un vo­lan­ta­zo res­pec­to a las po­lí­ti­cas de su an­te­ce­sor en Ha­cien­da, Wolf­gang Schäu­ble.

Los je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno de­bían apro­bar en ju­nio un backs­top pa­ra el fon­do de re­so­lu­ción ban­ca­ria (un col­chón pa­ra ce­rrar ban­cos sin que se ge­ne­re ines­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra): la CDU ya ha avan­za­do su re­cha­zo, aun­que las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas creen que ese ins­tru­men­to nun­ca se va a uti­li­zar. De­be­ría ha­ber tam­bién un acuer­do po­lí­ti­co pa­ra crear un fon­do de ga­ran­tía de de­pó­si­tos mu­tua­li­za­do: Ber­lín se opo­ne aun­que el BCE di­ce que las trans­fe­ren­cias cru­za­das se­rían muy li­mi­ta­das. Pa­ra la crea­ción del Fon­do Mo­ne­ta­rio Eu­ro­peo, Ale­ma­nia exi­ge un cam­bio de tra­ta­do: una qui­me­ra. “Pa­ra ver au­tén­ti­cas re­for­mas ha­brá que es­pe­rar a la pró­xi­ma cri­sis”, con­clu­ye Paul de Grau­we, de la Lon­don School. “Pue­de que pa­ra en­ton­ces ya sea tar­de”, cie­rra Char­les Wy­plosz, del Gra­dua­te Ins­ti­tu­te de Gi­ne­bra. fue­ra de Ca­na­dá en los úl­ti­mos me­ses. Pri­me­ro fue el fias­co de su via­je ofi­cial a la In­dia en fe­bre­ro, don­de tu­vo un muy ti­bio re­ci­bi­mien­to de las au­to­ri­da­des y de una po­bla­ción que con­si­de­ró un tan­to ex­ce­si­vos sus gui­ños a las cos­tum­bres lo­ca­les con el uso de la ves­ti­men­ta tra­di­cio­nal.

A ello se unen las ten­sio­nes in­ter­nas a cau­sa de la am­plia­ción de un oleo­duc­to entre la pro­vin­cia de Al­ber­ta y el puer­to de Van­cou­ver que ha si­do muy cri­ti­ca­do por los eco­lo­gis­tas. Tru­deau tu­vo que cam­biar sus pla­nes —te­nía pre­vis­to via­jar a Pa­rís des­de Li­ma, don­de par­ti­ci­pó en la Cum­bre de las Amé­ri­cas— y ha­cer es­ca­la en Ot­ta­wa pa­ra me­diar en un con­flic­to que, a prio­ri, cho­ca tam­bién con sus com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les en ma­te­ria de lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co.

“No se pue­de cam­biar to­do en nues­tras eco­no­mías de la no­che a la ma­ña­na”, se de­fen­dió Tru­deau en Les Echos, don­de ra­ti­fi­có, co­mo reite­ró ayer an­te Ma­cron, que Ca­na­dá cum­pli­rá con los com­pro­mi­sos del Pac­to de Pa­rís so­bre el cam­bio cli­má­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.