“La po­lí­ti­ca ac­tual de EE UU es trá­gi­ca pa­ra el pue­blo cu­bano”

V. HUDDLESTON Di­plo­má­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se

El País (País Vasco) - - INTERNACIONAL - P. DE LL., Mia­mi

Vic­ki Huddleston (1942, San Die­go) fue la pri­me­ra mu­jer que desem­pe­ñó la má­xi­ma re­pre­sen­ta­ción de EE UU en Cu­ba, co­mo je­fa de 1999 a 2002 de su Sec­ción de In­tere­ses en La Ha­ba­na, de nue­vo con ca­te­go­ría de em­ba­ja­da des­de 2015. Exem­ba­ja­do­ra en Ma­lí y Ma­da­gas­car, pre­sen­tó la se­ma­na pa­sa­da su li­bro Our Wo­man in Ha­va­na (Over­look), unas me­mo­rias de su mi­sión di­plo­má­ti­ca en la is­la co­mu­nis­ta en­jun­dio­sas en lo po­lí­ti­co y con chis­pa­zos dis­pa­ra­ta­dos en lo per­so­nal. Huddleston de­fien­de la po­lí­ti­ca de aper­tu­ra de Ba­rack Oba­ma ha­cia Cu­ba, de­nues­ta la lí­nea du­ra de Do­nald Trump y no se mues­tra op­ti­mis­ta so­bre el fu­tu­ro in­me­dia­to de la is­la, don­de el jue­ves Raúl Castro ce­de­rá la je­fa­tu­ra del Es­ta­do y del Go­bierno a un su­ce­sor, que se­gún los in­di­cios se­rá el vi­ce­pre­si­den­te Mi­guel Díaz-Ca­nel.

Pregunta. ¿Qué es­pe­ra del re­le­vo?

Res­pues­ta. No es­pe­ro un cam­bio gran­de, pe­ro creo que Día­zCa­nel quiere se­guir con las re­for­mas eco­nó­mi­cas. De­be ha­cer­lo, si pre­ten­de ser un pre­si­den­te efi­caz y que Cu­ba fun­cio­ne. Eso sí, ten­drá un tra­ba­jo muy di­fí­cil por de­lan­te, por­que la je­rar­quía del par­ti­do no quiere una so­cie­dad ca­pi­ta­lis­ta con di­vi­sio­nes de cla­se, y él es de una nue­va ge­ne­ra­ción que no tie­ne la mis­ma au­to­ri­dad y las cre­den­cia­les de los que hi­cie­ron la re­vo­lu­ción. Su­pon­go que lo ha­rá to­do muy des­pa­cio.

P. ¿Cree que a me­dio pla­zo Cu­ba se aca­ba­rá de­mo­cra­ti­zan­do?

R. Cuan­do se eli­mi­ne el em­bar­go de EE UU los cam­bios se­rán más rá­pi­dos, aun­que no ima­gino to­da­vía que se con­vier­ta en una de­mo­cra­cia. Tal vez en 20 años.

P. ¿Qué opi­na de la po­lí­ti­ca de Trump ha­cia Cu­ba?

R. Es trá­gi­ca. Cuan­do EE UU ame­na­za a Cu­ba, los lí­de­res de la is­la echan atrás las re­for­mas y eso a quien afec­ta es al pue­blo cu­bano. Y pien­so que la re­la­ción va a em­peo­rar en los pró­xi­mos dos años con la en­tra­da de ra­di­ca­les co­mo Mi­ke Pom­peo [no­mi­na­do pa­ra se­cre­ta­rio de Es­ta­do] y John Bol­ton [nue­vo con­se­je­ro de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal]. Bol­ton es quien hi­zo en 2002 la acu­sa­ción fal­sa de que Cu­ba te­nía ar­mas bio­ló­gi­cas y acen­tuó la lí­nea du­ra de la Ad­mi­nis­tra­ción de Bush. Creo Vic­ki Huddleston.

“Díaz-Ca­nel ten­drá un tra­ba­jo di­fí­cil, no tie­ne la mis­ma au­to­ri­dad que Castro”

que el pró­xi­mo pa­so que to­ma­rán es pa­ra­li­zar lo má­xi­mo po­si­ble las vi­si­tas de tu­ris­tas es­ta­dou­ni­den­ses. Bas­ta con mi­rar có­mo es­tá nues­tra Em­ba­ja­da en La Ha­ba­na. Aho­ra mis­mo te­ne­mos so­lo diez fun­cio­na­ros allí, co­mo cual­quier país pe­que­ño, cuan­do éra­mos la em­ba­ja­da con más per­so­nal. En enero es­tu­ve allí y ha­bía una ca­de­na al­re­de­dor de las puer­tas; pues­ta por EE UU, no por los cu­ba­nos. Ni si­quie­ra ha­bían re­pa­ra­do los da­ños del huracán Ir­ma.

P. ¿Qué cree que hu­bo tras los su­pues­tos ata­ques a di­plo­má­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses?

R. Al­go pa­só, pe­ro no tan­to co­mo se lle­gó a es­pe­cu­lar. Al prin­ci­pio se ha­bla­ba has­ta de le­sio­nes per­ma­nen­tes y da­ños ce­re­bra­les, y ya no se es­cu­cha na­da de eso. Pa­re­ce ser que la ma­yo­ría de ellos ya es­tán bien. Creo que los re­pu­bli­ca­nos más con­ser­va­do­res, entre ellos [el se­na­dor] Mar­co Ru­bio, apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad y ma­ni­pu­la­ron el ca­so po­lí­ti­ca­men­te pa­ra que el de­te­rio­ro de las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas sea ma­yor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.