Ro­ga­ti­vas con­tra la co­rrup­ción

El lla­ma­mien­to de la Cum­bre de las Amé­ri­cas ser­vi­rá de po­co sin me­di­das efec­ti­vas

El País (País Vasco) - - INTERNACIONAL - Juan Je­sús Az­ná­rez

Nue­va ava­lan­cha de re­tó­ri­ca del pa­sa­do, es­ta vez en Li­ma, so­bre una la­cra pri­mi­ge­nia y apa­ren­te­men­te in­cu­ra­ble mien­tras no se siem­bre de­cen­cia en ho­ga­res, co­le­gios e ins­ti­tu­cio­nes. La Cum­bre de las Amé­ri­cas de­nun­ció la co­rrup­ción re­gio­nal sin pa­sar del vo­lun­ta­ris­mo a la obli­ga­to­rie­dad de ac­cio­nes con­cre­tas, a la coer­ción de­mo­crá­ti­ca con­tra la im­pu­ni­dad, es­po­le­ta de ca­si to­dos los ma­les. Las cau­sas de la co­rrup­ción son com­ple­jas, pe­ro la fun­da­men­tal es la im­pu­ni­dad: la in­ca­pa­ci­dad de los Estados pa­ra cas­ti­gar a los de­lin­cuen­tes en go­bier­nos y ad­mi­nis­tra­cio­nes. El ex­pe­dien­te Ode­brecht es un ma­nual de ins­truc­cio­nes de un fe­nó­meno trans­ver­sal en La­ti­noa­mé­ri­ca. No so­lo ro­ban los fun­cio­na­rios.

Co­mo el uni­ver­so de las trian­gu­la­cio­nes en pa­raí­sos fis­ca­les es com­ple­jo, la ciu­da­da­nía se su­ble­va con los es­cán­da­los lla­ma­ti­vos. Ayu­da­do por una mon­ja, un ex­mi­nis­tro ar­gen­tino fue sor­pren­di­do es­con­dien­do en un con­ven­to 160 bol­sas re­ple­tas de efec­ti­vo, otro bra­si­le­ño ca­mu­fló 16 mi­llo­nes de dó­la­res en ma­le­tas, y un ex­se­na­dor me­xi­cano ma­tri­cu­ló un Fe­rra­ri en tie­rra de na­die. Las ro­ga­ti­vas de las cum­bres de po­co sir­ven si no se acom­pa­ñan de me­ca­nis­mos que com­ba­tan la de­pre­da­ción de las ar­cas pú­bli­cas. Los pro­nun­cia­mien­tos acor­da­dos en Li­ma y, pe­rió­di­ca­men­te, en otras reunio­nes de je­fes de Go­bierno y Es­ta­do, son un brin­dis al sol mien­tras las fis­ca­lías no con­quis­ten su in­de­pen­den­cia, se di­so­cien de los par­ti­dos y Eje­cu­ti­vos de turno, y dis­pon­gan de los me­dios ne­ce­sa­rios pa­ra su tra­ba­jo.

La trans­pa­ren­cia, el co­no­ci­mien­to del nú­me­ro de de­li­tos in­ves­ti­ga­dos y sen­ten­cia­dos con con­de­nas, y la ma­si­va di­vul­ga­ción de los pro­yec­tos de Es­ta­do con­tra los Fe­rra­ris y los di­ne­ros de sa­cris­tía con­tri­bui­rían al es­fuer­zo co­mún con­tra una en­fer­me­dad cró­ni­ca y an­ti­gua en Amé­ri­ca La­ti­na. No to­do es ne­ga­ti­vo. Afor­tu­na­da­men­te, la to­le­ran­cia dis­mi­nu­ye, el jui­cio crí­ti­co se agu­di­za, y la coa­li­ción de re­des so­cia­les, pe­rio­dis­mo y jue­ces mo­vi­li­za­dos con­tra la co­rrup­ción ob­tie­ne re­sul­ta­dos.

Esa to­ma de con­cien­cia, sin em­bar­go, no ha lo­gra­do re­ver­tir un fe­nó­meno pre­sen­te en el ADN la­ti­noa­me­ri­cano. La su­ce­sión de es­cán­da­los, des­de ha­ce de­ce­nios, así lo de­mues­tra. El com­pro­mi­so asu­mi­do en Li­ma de­rro­cha la gran­di­lo­cuen­cia de las an­te­rio­res cum­bres cuan­do se tra­ta de abor­dar pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les. El diag­nós­ti­co es cer­te­ro, pe­ro la me­di­ca­ción muy dé­bil. La de­cla­ra­ción fi­nal im­pul­sa y pro­mue­ve sin obli­gar, sin de­fi­nir los re­sor­tes de la coer­ción. No pue­de ha­cer­lo. De im­ple­men­tar­se las re­co­men­da­cio­nes apro­ba­das los avan­ces se­rían sus­tan­ti­vos.

La uti­li­za­ción de sis­te­mas elec­tró­ni­cos pa­ra las com­pras gu­ber­na­men­ta­les, la con­tra­ta­ción de ser­vi­cios y la obra pú­bli­ca ga­ran­ti­za­rían ma­yor trans­pa­ren­cia; la ban­ca­ri­za­ción de ingresos y gas­tos de los par­ti­dos en cam­pa­ña elec­to­ral per­mi­ti­ría su iden­ti­fi­ca­ción, y la au­to­no­mía ju­di­cial, in­de­pen­den­cia a la ho­ra de dic­tar sen­ten­cia. En tie­rras de plo­mo o pla­ta, la pro­tec­ción de los de­nun­cian­tes, tes­ti­gos e in­for­man­tes de ac­tos de co­rrup­ción es tan ur­gen­te co­mo im­pres­cin­di­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.