Un plan pa­ra el agua

Los tras­va­ses no son la so­lu­ción; es im­pe­ra­ti­vo op­ti­mi­zar su uso

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Exis­te un acuer­do ge­ne­ra­li­za­do en la so­cie­dad es­pa­ño­la de que es ne­ce­sa­rio, in­clu­so ur­gen­te, ar­ti­cu­lar una po­lí­ti­ca cohe­ren­te so­bre la ges­tión del agua. El cam­bio cli­má­ti­co au­men­ta­rá la fre­cuen­cia de se­quías e inun­da­cio­nes, un gra­ví­si­mo pro­ble­ma aña­di­do a la di­fe­ren­cia es­truc­tu­ral de dis­po­ni­bi­li­dad de agua entre las re­gio­nes. El Go­bierno pre­ten­de abor­dar el pro­ble­ma con un Pac­to Na­cio­nal so­bre el Agua, cu­ya fun­ción prin­ci­pal —a na­die se le ocul­ta— es aca­bar con los con­flic­tos entre cuen­cas y re­gio­nes; quie­nes dis­po­nen de agua se nie­gan a fa­ci­li­tar­la a quie­nes la re­cla­man, tan­to por cues­tio­nes de con­trol po­lí­ti­co de un bien que ca­da vez se­rá más es­ca­so co­mo por sos­pe­chas, bien fun­da­das en al­gu­nos ca­sos, de que el agua se mal­gas­ta o pier­de en sis­te­mas de ex­plo­ta­ción ob­so­le­tos o con­su­mos ur­ba­nos y de­por­ti­vos in­efi­cien­tes.

Bien equi­vo­ca­do es­ta­rá el Go­bierno si con­fía en so­lu­cio­nar el pro­ble­ma del agua con una po­lí­ti­ca de tras­va­ses entre cuen­cas. El cam­bio es­pe­ra­do en las con­di­cio­nes de plu­vio­si­dad obli­ga a pac­tar un pro­gra­ma a lar­go pla­zo que ac­túe de for­ma efi­caz so­bre la de­man­da de agua, sea pa­ra uso agrí­co­la o sea pa­ra consumo do­més­ti­co. Ese pro­gra­ma de­be par­tir de un res­pe­to eco­ló­gi­co a las cuen­cas, por­que los re­cur­sos hí­dri­cos y el man­te­ni­mien­to de los ríos for­man par­te de la ri­que­za eco­nó­mi­ca es­pa­ño­la. Pues­to que ya no es po­si­ble cons­truir más in­fra­es­truc­tu­ras de em­bal­sa­mien­to, da­do que los tras­va­ses ya no son op­cio­nes ra­zo­na­bles por­que las se­quías tam­bién afec­ta­rán a las re­gio­nes con más agua, la úni­ca so­lu­ción ra­zo­na­ble a me­dio pla­zo es con­ti­nuar con una po­lí­ti­ca cal­cu­la­da de desala­do­ras e im­po­ner un plan de in­cen­ti­vos a la de­pu­ra­ción de aguas, don­de to­da­vía que­da mu­cho por ha­cer.

Una de las claves de una po­lí­ti­ca cohe­ren­te del agua es ac­tuar so­bre la de­man­da. Es obli­ga­do re­du­cir los sis­te­mas ar­cai­cos de re­ga­dío; las nue­vas tec­no­lo­gías per­mi­ten aho­rros im­por­tan­tes de uso de agua en el cam­po (rie­go por go­teo). Los sis­te­mas que di­la­pi­dan el agua tie­nen que ser erra­di­ca­dos y san­cio­na­dos. Los agri­cul­to­res y los con­su­mi­do­res tie­nen que acep­tar que el agua es un bien es­ca­so; y que co­mo to­da po­lí­ti­ca a lar­go pla­zo, las de­ci­sio­nes tie­nen que to­mar­se hoy, an­tes de que esa es­ca­sez im­pi­da un acuer­do entre par­ti­dos y entre re­gio­nes y de­ri­ve en un con­flic­to po­lí­ti­co gra­ve.

Cuan­do se tra­ta de pro­te­ger y re­gu­lar un bien es­ca­so, el me­ca­nis­mo más efi­cien­te de res­tric­ción de la de­man­da es el pre­cio. Bru­se­las ha ad­ver­ti­do so­bre las de­fi­cien­cias es­truc­tu­ra­les del agua en Es­pa­ña, en par­ti­cu­lar la po­lí­ti­ca de pre­cios. Si de ver­dad se quiere ar­ti­cu­lar un acuer­do na­cio­nal so­bre el agua que sea al­go más que un par­che co­yun­tu­ral pa­ra tras­la­dar el pro­ble­ma al Go­bierno si­guien­te, hay que ac­tuar so­bre los pre­cios en bus­ca de una ra­cio­na­li­za­ción del consumo. Con pre­cios más acor­des con el va­lor ac­tual y fu­tu­ro del agua —en to­do ca­so, más ele­va­dos que los ac­tua­les, con una cur­va pau­la­ti­na de subida, di­fe­ren­te pa­ra ca­da uso— pue­de in­cen­ti­var­se el aho­rro de for­ma efec­ti­va. To­do ello requiere po­lí­ti­ca a lar­go pla­zo y pe­da­go­gía, no elec­to­ra­lis­mo a cos­ta del me­dio am­bien­te y de un re­cur­so es­tra­té­gi­co y es­ca­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.