An­te lo peor so­lo que­da lo úl­ti­mo

El in­de­pen­den­tis­mo ha lo­gra­do in­ter­na­cio­na­li­zar­se en los tri­bu­na­les y Puig­de­mont es­tá de­mos­tran­do una du­re­za y una ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia ines­pe­ra­das. Sue­na de­ses­pe­ra­do, pe­ro es­pe­ra­re­mos que entre los par­ti­dos sur­ja un lí­der pro­vi­den­cial JORDI IBÁ­ÑEZ FA

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Al pa­re­cer, la cues­tión ca­ta­la­na ya deam­bu­la por los arra­ba­les de lo pe­lia­gu­do, más allá de los cua­les to­do es tur­bio e in­cier­to. ¿Tie­ne o no tie­ne de­re­cho Jordi Sàn­chez a ser ele­gi­do pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat? ¿Es­tá bien fun­da­men­ta­da la atri­bu­ción de un de­li­to de re­be­lión? O: ¿hu­bo vio­len­cia? Y si la hu­bo, ¿lo fue en gra­do tal que jus­ti­fi­que pe­ti­cio­nes de pri­sión que pue­den lle­gar a los trein­ta años y que per­mi­ta la equi­pa­ra­ción con los guar­dias ci­vi­les que en­tra­ron a ti­ros en el Congreso de los Dipu­tados el 23-F? Ha si­do tan exi­to­so y tan có­mo­do lla­mar gol­pis­tas a los lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas que cuan­do des­de Ale­ma­nia se ha di­sen­ti­do so­bre las im­pli­ca­cio­nes pe­na­les de es­te sí­mil la per­ple­ji­dad y la cons­ter­na­ción se han adue­ña­do de to­dos aque­llos que aplau­dían y ja­lea­ban la só­li­da fiabilidad de lo ale­mán. Sin em­bar­go, cual­quie­ra que ha­ya se­gui­do có­mo la pren­sa ale­ma­na tra­ta­ba la cues­tión del pro­ce­so —a de­re­cha y a iz­quier­da— ya po­día por lo me­nos ha­ber si­do un po­co más cau­to con la ac­ti­tud de los jue­ces ale­ma­nes an­te al­go que tam­bién aquí, y no so­la­men­te en las fi­las del in­de­pen­den­tis­mo, se con­si­de­ra­ba ex­pues­to al reproche de la des­me­su­ra. ¿Por qué atri­buir re­be­lión, si se­di­ción era ya muy du­ro? ¿Por qué ir a lo peor, si aplas­tan­do y hu­mi­llan­do con pe­nas “ejem­pla­ri­zan­tes” no se lo­gra­ba na­da que fue­se real­men­te ejem­plar pa­ra un país que de­be le­van­tar la mi­ra­da y pen­sar tam­bién en el fu­tu­ro? Cla­ro, cla­ro: los jue­ces son in­de­pen­dien­tes, y por des­con­ta­do que hay se­pa­ra­ción de po­de­res en Es­pa­ña, por lo me­nos for­mal­men­te. Pe­ro el pri­me­ro que ha­bló de re­be­lión fue el fis­cal ge­ne­ral del Es­ta­do, que es un car­go que de­pen­de del Go­bierno.

Y por su­pues­to que en Es­pa­ña no se per­si­guen ideas po­lí­ti­cas. Pe­ro la con­tra­dic­ción es­tá ahí: al­gu­nas ideas po­lí­ti­cas só­lo pue­den lle­var­se a ca­bo rom­pien­do el or­den cons­ti­tu­cio­nal es­ta­ble­ci­do, co­mo el plan or­ga­ni­za­do po­lí­ti­ca­men­te de se­gre­gar y lo­grar la in­de­pen­den­cia de un te­rri­to­rio del Es­ta­do. ¿Aca­so al­guien cree se­ria­men­te que eso pue­de lo­grar­se pac­tan­do den­tro del mar­co le­gal? De mo­do que no se per­si­gue la idea en la me­di­da en que pue­de ser un teo­re­ma pri­va­do o una elu­cu­bra­ción in­te­lec­tual, fal­ta­ría más. Pe­ro sí cuan­do res­pon­de a una ac­ción po­lí­ti­ca or­ga­ni­za­da que bus­ca re­sul­ta­dos po­lí­ti­cos con­cre­tos que fuer­zan vio­len­tar las le­yes. ¿Y por qué es le­gal po­ner en un pro­gra­ma pa­ra unas elec­cio­nes el pro­pó­si­to de lle­var a ca­bo al­go a to­das lu­ces ile­gal? Esa es otra cues­tión pe­lia­gu­da que los ale­ma­nes só­lo pue­den con­tem­plar con ai­res de su­fi­cien­cia. Allí es­tá di­rec­ta­men­te prohi­bi­do or­ga­ni­zar­se po­lí­ti­ca­men­te pa­ra con­se­guir lo que la Cons­ti­tu­ción con­si­de­ra inad­mi­si­ble. La frac­tu­ra te­rri­to­rial de la Fe­de­ra­ción o su trans­for­ma­ción en un Es­ta­do to­ta­li­ta­rio no se ad­mi­ten en el jue­go po­lí­ti­co.

El Es­ta­do es­pa­ñol pa­re­ce do­mi­na­do por sus fan­tas­mas. Por un la­do quiere ser li­be­ral y ga­ran­tis­ta: “Us­ted pien­se co­mo quie­ra, fal­ta­ría más”. Por el otro, cuan­do es­te pen­sa­mien­to se con­vier­te en ac­to no pue­de re­fre­nar una reac­ción de ca­rác­ter y usa el Gran Po­der cuan­do ju­rí­di­ca­men­te tam­bién hu­bie­se si­do muy efi­caz re­cu­rrir a un po­der más me­su­ra­do. Se in­tu­ye un ni­vel de es­cán­da­lo y de in­dig­na­ción en el ins­truc­tor que no es evi­den­te que ha­yan fa­ci­li­ta­do el tem­ple que el ca­so exigía. El Es­ta­do de de­re­cho

El Es­ta­do de de­re­cho es in­fi­ni­ta­men­te in­ven­ci­ble en su se­re­na so­li­dez, no en su so­bre­ac­tua­ción

es in­fi­ni­ta­men­te in­ven­ci­ble en su se­re­na so­li­dez, no en su so­bre­ac­tua­ción, no cuan­do se mues­tra con ca­rác­ter. La reac­ción ai­ra­da y ofen­di­da por­que un sim­ple tri­bu­nal “pro­vin­cial” ale­mán le en­men­da­ba la pla­na a to­do un juez del Su­pre­mo ya de­no­ta una mala per­cep­ción de la reali­dad en la que nos mo­ve­mos. Y pro­du­ce desa­zón que lo que tan­tas vo­ces perfectamente cua­li­fi­ca­das con­si­de­ra­ban po­si­ble, o pro­ba­ble, ha­ya pi­lla­do (apa­ren­te­men­te) tan por sor­pre­sa al Go­bierno y al Su­pre­mo. Hay en esa im­pre­vi­sión al­go que in­quie­ta y preo­cu­pa pro­fun­da­men­te, por­que trans­mi­te la idea de que frente al in­de­pen­den­tis­mo se ha pa­sa­do de una es­pe­cie de quie­tud hin­dú —no exen­ta de so­ber­bia y des­pre­cio— a la bra­vu­ra del gol­pe de ca­rác­ter —tam­po­co exen­ta de im­pro­vi­sa­ción lan­za­da a la ac­ción-reac­ción—. Frente a ello no di­re­mos que el in­de­pen­den­tis­mo ha­ya si­do más no­ble. Só­lo ha si­do más lis­to.

El he­cho es que aho­ra a ca­da gol­pe de ca­rác­ter los se­ce­sio­nis­tas se asien­tan más y me­jor en el sue­lo. Y no de­be­mos equi­vo­car­nos so­bre dos co­sas que ya no de­ben per­der­se de vis­ta: que el in­de­pen­den­tis­mo ha lo­gra­do en los tri­bu­na­les lo que no con­se­guía en las can­ci­lle­rías: in­ter­na­cio­na­li­zar­se. Y la otra: que Puig­de­mont es­tá de­mos­tran­do una du­re­za y una ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia que, gus­te o no, lo es­tán for­jan­do, con o sin ba­li­zas de se­gui­mien­to, co­mo lo que sin du­da siem­pre qui­so ser: un lí­der in­dis­cu­ti­ble, y en to­do ca­so más me­siá­ni­co que el apren­diz de bru­jo que lo pro­pu­so de pre­si­den­te en enero de 2016. Ha­ce me­ses es­cri­bí un ar­tícu­lo en EL PAÍS de Ca­ta­lu­ña di­cien­do que Jun­que­ras en la pri­sión era la ex­pe­rien­cia de lo real, y Puig­de­mont en Bél­gi­ca era el via­je ha­cia lo irreal. Pues bien, me equi­vo­qué: lo irreal ha sa­li­do de la cár­cel de Neu­müns­ter do­ta­do de una reali­dad que pa­re­ce he­cha pa­ra que los gol­pes de ca­rác­ter del Es­ta­do es­pa­ñol re­bo­ten. Y sí: los pri­me ti­me ca­si dia­rios que TV3 le ha de­di­ca­do es­tos úl­ti­mos me­ses han con­tri­bui­do a ello. Pe­ro si no se de­ci­dió en su mo­men­to in­cluir la in­ter­ven­ción de TV3 en el 155, ¿de qué sir­ve aho­ra la­men­tar­se o pre­ten­der rec­ti­fi­car (cuan­do ya es más que de­ma­sia­do tar­de)? El he­cho es un Puig­de­mont cre­ci­do y desata­do. Mien­tras tan­to, los po­lí­ti­cos so­me­ti­dos a una lar­ga pri­sión pre­ven­ti­va, co­men­zan­do por Jun­que­ras, cons­ti­tu­yen un agu­je­ro ne­gro de con­se­cuen­cias ab­so­lu­ta­men­te im­pre­vi­si­bles pa­ra el pro­pio Es­ta­do. Es fá­cil de­cir que se­rán juz­ga­dos, con­de­na­dos y pun­to. Pe­ro hay de­ma­sia­dos ciu­da­da­nos en Es­pa­ña po­co o na­da dis­pues­tos a ver­lo así de fá­cil. Si los jue­ces pue­den vi­vir en un uni­ver­so don­de im­pe­re la má­xi­ma del fiat ius­ti­tia, pe­reat mun­dus, los po­lí­ti­cos es evi­den­te que no pue­den per­mi­tir­se la arro­gan­cia de lo for­mal arro­llan­do a lo real. La ley es sa­gra­da, sí. Pe­ro sin po­lí­ti­ca, la ley os­ci­la entre lo cie­go y lo de­ma­sia­do ex­pues­to a in­ter­pre­ta­ción, y su du­re­za se trans­for­ma en fra­gi­li­dad. En eso aca­ba la fa­mo­sa ju­di­cia­li­za­ción de la po­lí­ti­ca. No só­lo es un fra­ca­so de la po­lí­ti­ca, es un desas­tre pa­ra los ciu­da­da­nos de es­te país. ¿Era ese el al­to pre­cio que Pé­rez Ru­bal­ca­ba di­jo que el Es­ta­do de­be­ría pa­gar pa­ra aca­bar con el desafío in­de­pen­den­tis­ta?

¿Hay al­gu­na es­pe­ran­za de sa­lir del ato­lla­de­ro? Sí ha de ha­ber­la, su­po­nien­do que es­té aga­za­pa­do (o aga­za­pa­da) en cual­quie­ra de los par­ti­dos con po­si­bi­li­da­des de go­ber­nar un o una lí­der con al­tu­ra de mi­ras, con una in­te­li­gen­cia es­tra­té­gi­ca ca­paz de po­ner las lu­ces lar­gas, con ca­pa­ci­dad de li­de­rar y ge­ne­rar las com­pli­ci­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra aco­me­ter las gran­des re­for­mas que es­te país ne­ce­si­ta, pa­ra pro­po­ner un pro­yec­to que ilu­sio­ne y con­ven­za y que nos ayu­de a no que­dar em­ba­rra­dos en el laberinto ca­ta­lán. No de­be per­der­se es­ta es­pe­ran­za, aun­que sea lo úl­ti­mo que nos que­de, y aun­que la in­vo­ca­ción de un lí­der pro­vi­den­cial ten­ga ya mu­cho de de­ses­pe­ro. Jordi Ibá­ñez Fa­nés es es­cri­tor y pro­fe­sor del De­par­ta­men­to de Hu­ma­ni­da­des de la Uni­ver­si­dad Pom­peu Fa­bra.

NI­CO­LÁS AZ­NÁ­REZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.