Sin­di­ca­tos, va­sa­lla­je o rec­ti­fi­ca­ción

Nun­ca hu­bo in­ter­ven­ción ofi­cial de UGT y CC OO en las mo­vi­li­za­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­lis­tas

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - Joa­quim Coll

A di­fe­ren­cia del País Vas­co, don­de por un la­do hay sin­di­ca­tos na­cio­na­lis­tas y lue­go es­tán UGT y CC OO, en Ca­ta­lu­ña es­tas dos cen­tra­les ma­yo­ri­ta­rias han si­do in­fil­tra­das des­de ha­ce años por fuer­zas so­be­ra­nis­tas, so­bre to­do en la cú­pu­la. De ahí que, mien­tras en el res­to de Es­pa­ña ha ha­bi­do ma­ni­fes­ta­cio­nes es­te do­min­go pa­sa­do en de­fen­sa de una subida dig­na de las pen­sio­nes, en las ciu­da­des ca­ta­la­nas las di­rec­cio­nes sin­di­ca­les de­ci­die­ron ade­lan­tar un día la mo­vi­li­za­ción pa­ra po­der par­ti­ci­par en la pro­tes­ta por los “pre­sos po­lí­ti­cos”. En lu­gar de prio­ri­zar una jor­na­da uni­ta­ria en de­fen­sa del sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes, UGT y CC OO de Ca­ta­lu­ña han vuel­to a ren­dir va­sa­lla­je al so­be­ra­nis­mo, in­te­grán­do­se en la enési­ma pla­ta­for­ma im­pul­sa­da por la ANC y Òm­nium, con un nom­bre tan en­ga­ño­so co­mo De­mo­crà­cia i Con­vi­vèn­cia, aus­pi­cia­da por el pre­si­den­te del Par­la­ment, Ro­ger To­rrent, cu­yo de­seo es que los sin­di­ca­tos con­vo­quen una huel­ga ge­ne­ral an­te la “re­pre­sión po­lí­ti­ca y ju­di­cial” con­tra el se­pa­ra­tis­mo.

Es­ta re­la­ción de va­sa­lla­je con el so­be­ra­nis­mo, que al­gún día Jo­sé Ma­ría Ál­va­rez (UGT) y Joan Car­les Ga­lle­go (CC OO) de­be­rían ex­pli­car có­mo se ges­tó, los ha lle­va­do du­ran­te el pro­cés a par­ti­ci­par en cuan­tas me­sas y pac­tos el Go­vern pro­mo­vió a fa­vor del de­re­cho a de­ci­dir y a asis­tir a ma­ni­fes­ta­cio­nes ne­ta­men­te in­de­pen­den­tis­tas. En cam­bio, los sin­di­ca­tos ja­más han asis­ti­do a nin­gún ac­to de So­cie­tat Ci­vil Ca­ta­la­na, ni des­de sus di­rec­cio­nes se preo­cu­pa­ron de ga­ran­ti­zar un mí­ni­mo de pre­sen­cia ofi­cial en las mo­vi­li­za­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­lis­tas del pa­sa­do oc­tu­bre, de­jan­do huér­fa­nas a sus ba­ses so­cia­les. Tal vez el pro­cés ha­ya muer­to, pe­ro sus efec­tos re­tar­da­dos es­tán cau­san­do es­tra­gos aho­ra mis­mo en el sindicalismo. Hay un go­teo de ba­jas, pro­tes­tas en las re­des y di­sen­sio­nes abier­tas: por ejem­plo, la sec­ción de UGT en Ren­fe de Bar­ce­lo­na ha de­ci­di­do des­vin­cu­lar­se del se­cre­ta­ria­do de Ca­ta­lu­ña has­ta que la di­rec­ción se des­mar­que de esa pla­ta­for­ma con­jun­ta con el se­pa­ra­tis­mo so­bre los pre­sos.

La cri­sis es de tal ca­li­bre que ha obli­ga­do a un pro­nun­cia­mien­to con­jun­to de UGT y CC OO a ni­vel de to­da Es­pa­ña me­dian­te una de­cla­ra­ción que es una lla­ma­da de so­co­rro a de­jar atrás el pro­cés, abrir el diá­lo­go y evi­tar que el “con­flic­to ca­ta­lán” en­gu­lla to­dos los asun­tos de la agen­da so­cial (sa­la­rios, pre­ca­rie­dad, pen­sio­nes, de­sigual­da­des, de­re­chos). Es un tex­to en ge­ne­ral bas­tan­te sen­sa­to, que es­tá a me­dio ca­mino de ser una rec­ti­fi­ca­ción pe­ro que no asu­me, pri­me­ro, el error de las re­la­cio­nes de va­sa­lla­je con el se­pa­ra­tis­mo, que tris­te­men­te per­sis­ten. Y, se­gun­do, que en un Es­ta­do de de­re­cho los de­li­tos no son mo­du­la­bles en fun­ción de con­ve­nien­cias so­cio­po­lí­ti­cas, ni ca­be la im­pu­ni­dad. En ba­se a al­go tan ob­je­ti­vo e in­con­tes­ta­ble co­mo que el con­flic­to ca­ta­lán es entre ca­ta­la­nes de­be­rían los sin­di­ca­tos rec­ti­fi­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.