Ita­lia li­be­ra el bar­co de la ONG es­pa­ño­la Open Arms

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - D. VER­DÚ / C. GARFELLA, Ro­ma / Bar­ce­lo­na Sa­tis­fac­ción de Das­tis

Bar­co de la ONG Proac­ti­va Open Arms ama­rra­do, el do­min­go, en el puer­to si­ci­liano de Poz­za­llo. Un mes des­pués de su in­mo­vi­li­za­ción, un juez de Ra­gu­sa (Si­ci­lia) ha de­ci­di­do li­be­rar el bar­co de la ONG Proac­ti­va Open Arms y per­mi­tir que con­ti­núe sus la­bo­res de res­ca­te de mi­gran­tes en el Me­di­te­rrá­neo. Par­te de su tri­pu­la­ción fue acu­sa­da de trá­fi­co Jus­to a las 4.21 del pa­sa­do 15 de mar­zo, el Cen­tro de Coor­di­na­ción de Res­ca­te Ma­rí­ti­mo de Ro­ma re­ci­bía el avi­so de un he­li­cóp­te­ro que pa­tru­lla­ba el Me­di­te­rrá­neo. Una em­bar­ca­ción neu­má­ti­ca lle­na de in­mi­gran­tes se en­con­tra­ba la de­ri­va a 40 mi­llas náu­ti­cas del no­res­te de Trí­po­li. A las 4.35, la cen­tral lla­mó a la na­ve de la ONG es­pa­ño­la Proac­ti­va Open Arms que se en­con­tra­ba a unas 20 mi­llas y a la guar­dia cos­te­ra li­bia. La con­sig­na era que la ope­ra­ción fue­se coor­di­na­da por los li­bios, co­mo es­ta­ble­cen los opa­cos acuer­dos fir­ma­dos por Ita­lia con el Go­bierno de Trí­po­li. Pe­ro la ONG lle­gó pri­me­ro y, pa­sa­das las nue­ve de la ma­ña­na, em­pe­zó a res­ca­tar a los ile­gal de per­so­nas y aso­cia­ción de­lic­ti­va tras ha­ber so­co­rri­do el 15 de mar­zo a 218 náu­fra­gos en aguas in­ter­na­cio­na­les y ne­gar­se a en­tre­gar­los a los guar­da­cos­tas li­bios. La fis­ca­lía de Ca­ta­nia, pun­ta de lan­za de la cam­pa­ña en Ita­lia con­tra las ONG que ope­ran en el Me­di­te­rrá­neo, con­ti­nua­rá la in­ves­ti­ga­ción. mi­gran­tes. Cuan­do apa­re­ció la em­bar­ca­ción en­via­da des­de Li­bia ya ha­bían subido a bor­do a 25 mu­je­res y 7 ni­ños y co­men­zó una dispu­ta que du­ró tres ho­ras y en la que me­dia­ron ame­na­zas de muer­te, se­gún la ONG.

El bar­co de la or­ga­ni­za­ción ca­ta­la­na atra­có en el puer­to ita­liano tras con­si­de­rar que no era via­ble man­dar de vuel­ta a Li­bia a los mi­gran­tes o lle­var­los a Mal­ta. Al­go en lo que el juez les da la ra­zón en el au­to al que ha te­ni­do ac­ce­so EL PAÍS. Es­pe­cial­men­te en la im­po­si­bi­li­dad de de­vol­ver­los en ca­lien­te a Li­bia, don­de, se­gún el ma­gis­tra­do, no se dan las con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad y res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos ne­ce­sa­rios. “No pue­de ser con­si­de­ra­do se­gu­ro un lu­gar don­de hay un se­rio ries­go de que la per­so­na pue­da ser su­je­ta a la pe­na de muer­te, tor­tu­ra, per­se­cu­ción o san­cio­nes, tra­ta­mien­to in­hu­mano o de­gra­dan­te o don­de su vi­da o li­ber­tad es­tén ame­na­za­das por mo­ti­vos de ra­za, re­li­gión, na­cio­na­li­dad, orien­ta­ción se­xual, per­te­nen­cia a un gru­po so­cial de­ter­mi­na­do o de orien­ta­ción po­lí­ti­ca”. Los 218 náu­fra­gos eri­treos des­em­bar­ca­ron fi­nal­men­te en el puer­to de Poz­za­lo. Pe­ro la na­ve que­dó in­mo­vi­li­za­da.

El bar­co de Proac­ti­va Open Arms, la úni­ca or­ga­ni­za­ción es­pa­ño­la que ejer­ce la­bo­res de res­ca­te en el Me­di­te­rrá­neo ac­tual­men­te, ha pa­sa­do un mes atra­ca­da en Si­ci­lia. El director de Proac­ti­va Open Arms, Os­car Camps, ex­pli­có ayer que la de­ci­sión del juez de li­be­rar el bar­co de­mues­tra que la de­ci­sión de la fis­ca­lía de Ca­ta­nia ca­re­cía de fun­da­men­tos. “Re­fuer­za nues­tra te­sis de que no he­mos co­me­ti­do ab­so­lu­ta­men­te nin­gún de­li­to. Siem­pre he­mos ac­tua­do con­for­me al de­re­cho in­ter­na­cio­nal ma­rí­ti­mo”, di­jo Camps. “Du­ran­te es­te mes nos han so­me­ti­do a un es­trés ab­so­lu­ta­men­te ab­sur­do y lo úni­co pa­ra lo que ha ser­vi­do es pa­ra cri­mi­na­li­zar­nos frente a la opinión pú­bli­ca y dar ar­gu­men­tos a la ex­tre­ma de­re­cha”. “La cam­pa­ña di­fa­ma­to­ria ya es­tá en mar­cha”, aña­dió. Camps de­cla­ró ade­más que la ONG reanu­da­rá los res­ca­tes es­ta se­ma­na. Ayer, otro bar­co de la or­ga­ni­za­ción, el As­tral, zar­pó des­de el puer­to de Ba­da­lo­na (Bar­ce­lo­na) con di­rec­ción a Mal­ta, país en el que la or­ga­ni­za­ción tie­ne su ba­se de ope­ra­cio­nes. La ONG pre­vé re­to­mar las ope­ra­cio­nes a par­tir del pró­xi­mo jue­ves. Una de­ci­sión que ya es­ta­ba to­ma­da des­de ha­ce tiem­po, an­tes de co­no­cer la de­ci­sión del juez. “No pa­ra­re­mos”, di­jo Camps. La em­bar­ca­ción fue in­mo­vi­li­za­da de ma­ne­ra cau­te­lar el pa­sa­do 17 de mar­zo y se abrió una in­ves­ti­ga­ción a la je­fa de mi­sión, Ana­bel Mon­tes, el ca­pi­tán, Mark Reig, y a un res­pon­sa­ble de la or­ga­ni­za­ción. Pe­ro la de­ci­sión del juez re­cha­za los de­li­tos de aso­cia­ción de­lic­ti­va y fa­vo­re­ci­mien­to de la in­mi­gra­ción ile­gal y da la ra­zón a la ONG en las de­ci­sio­nes adop­ta­das.

La abo­ga­da de la or­ga­ni­za­ción, Rosa Ema­nue­la Lo Fa­ro, re­su­me la si­tua­ción ju­rí­di­ca de sus clien­tes. “En es­te mo­men­to el juez de Ra­gu­sa ha li­be­ra­do la na­ve. No hay na­da con­tra la tri­pu­la­ción más allá del avi­so de una in­ves­ti­ga­ción. En su au­to di­ce que no hay de­li­to de aso­cia­ción cri­mi­nal El mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Al­fon­so Das­tis, ce­le­bró la de­ci­sión de la justicia ita­lia­na. “No pue­de ha­ber otra va­lo­ra­ción que la sa­tis­fac­ción. Siem­pre he­mos de­fen­di­do que la ac­ti­vi­dad de Open Arms era una ac­ti­vi­dad lí­ci­ta con arre­glo al de­re­cho in­ter­na­cio­nal”, señaló ayer en una rue­da de pren­sa du­ran­te la reunión de mi­nis­tros eu­ro­peos de Asun­tos Ex­te­rio­res.

Un mes des­pués del in­ci­den­te, en la zo­na mi­gra­to­ria más le­tal del mun­do, ya prác­ti­ca­men­te no que­da nin­gu­na ONG tra­ba­jan­do. El pe­so de la cri­sis so­por­ta­do ca­si ex­clu­si­va­men­te por Ita­lia ha le­van­ta­do una co­rrien­te po­lí­ti­ca y so­cial hos­til a es­tas prác­ti­cas. La li­be­ra­ción del bar­co de Proac­ti­va Open Arms, una de las po­cas or­ga­ni­za­cio­nes que ha­bía re­sis­ti­do, per­mi­te man­te­ner un pie en la puer­ta de es­te co­rre­dor. Se­gún da­tos de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal de las Mi­gra­cio­nes (OIM), or­ga­nis­mo vin­cu­la­do a la ONU, más de 171.635 in­mi­gran­tes irre­gu­la­res lo­gra­ron cru­zar a Eu­ro­pa en 2017, mien­tras que 3.116 des­apa­re­cie­ron en el mar. So­lo en el pri­mer mes de 2018, más 5.900 han lo­gra­do lle­gar a las pla­yas y más de 318 han pe­re­ci­do en el in­ten­to.

/ PROAC­TI­VA OPEN ARMS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.