La eter­ni­dad del ar­te cuan­do se atra­pa en una pie­dra

El Pra­do resucita en una mues­tra la fu­gaz ten­den­cia del Re­na­ci­mien­to ve­ne­ciano de la pin­tu­ra so­bre már­mol y pi­za­rra

El País (País Vasco) - - CULTURA - ÁN­GE­LES GAR­CÍA, Ma­drid

Un vi­si­tan­te ob­ser­va Fue­ron los maes­tros del mun­do clá­si­co los pri­me­ros que usa­ron el már­mol y las pie­dras ca­li­zas en unas obras que por fuer­za (de la na­tu­ra­le­za) es­ta­ban con­ce­bi­das pa­ra ser eter­nas. El bri­llo del már­mol, su re­sis­ten­cia y su óp­ti­ma ab­sor­ción del co­lor, con­vir­tie­ron a es­te so­por­te en una piel que per­mi­tía en­ta­blar un “diá­lo­go con los dio­ses”. Pe­ro fue en el Re­na­ci­mien­to, a co­mien­zos del XVI, cuan­do al­gu­nos de los gran­des ar­tis­tas que creían ha­ber su­pe­ra­do to­das las me­tas, tu­vie­ron co­no­ci­mien­to de las so­fis­ti­ca­das téc­ni­cas uti­li­za­das por los maes­tros grie­gos y ro­ma­nos y no du­da­ron en uti­li­zar­las. El Mu­seo del Pra­do mues­tra al­gu­nos so­bre­sa­lien­tes ejem­plos de aque­lla téc­ni­ca has­ta el 5 de agos­to en In la­pi­de de­pic­tum. Pin­tu­ra ita­lia­na so­bre pie­dra 1530-1555. Una pe­que­ña ex­po­si­ción por el nú­me­ro de obras (nue­ve), que ga­na en en­ver­ga­du­ra por cuan­to se ex­pli­ca un ca­pí­tu­lo po­co co­no­ci­do en la his­to­ria del ar­te, se­gún ase­gu­ra Ana Gon­zá­lez Mo­zo, res­tau­ra­do­ra del mu­seo y co­mi­sa­ría de la ex­po­si­ción, y a la que tal vez re­cuer­den por su im­pli­ca­ción en el des­cu­bri­mien­to de la Gio­con­da del Pra­do.

Si­tua­da en la sa­la D del edi­fi­cio de Je­ró­ni­mos, el mon­ta­je de la mues­tra tie­ne co­mo pie­zas es­tre­lla las dos úni­cas obras rea­li­za­das por Ti­ziano so­bre es­tos so­por­tes, pro­pie­dad del Pra­do y res­tau­ra­das pa­ra la oca­sión con la ayu­da de Iber­dro­la. Son La Do­lo­ro­sa con las ma­nos abier­tas óleo so­bre már­mol de Ti­ziano. (óleo so­bre már­mol, 1555) y Ec­ce Ho­mo (óleo so­bre pi­za­rra, 1547).

Tam­bién del Pra­do es La Pie­dad, de Se­bas­tiano del Piom­bo (óleo so­bre pi­za­rra, 1533-39), ar­tis­ta al que se le re­ser­va el ho­nor de ha­ber re­in­tro­du­ci­do en el ar­te las com­pli­ca­das téc­ni­cas del mun­do an­ti­guo. “Él es el pri­me­ro en re­des­cu­brir aque­llos se­cre­tos óleo so­bre pi­za­rra de Ti­ziano. ar­tís­ti­cos”, ad­vier­te la co­mi­sa­ria, “aun­que se con­si­de­ra que es Ti­ziano quien de­mues­tra ha­ber apren­di­do perfectamente la lec­ción”.

La sa­la in­clu­ye dos prés­ta­mos lle­ga­dos de Ná­po­les: Re­tra­to de jo­ven (óleo so­bre pi­za­rra, 1553), de Daniele da Vol­te­rra y Te­seo y el cen­tau­ro, una pin­tu­ra so­bre már­mol blan­co fe­cha­da entre el año 20 an­tes de Cris­to y el 37 des­pués de Cris­to.

Gon­zá­lez Mo­zo re­cor­da­ba ayer el pro­ta­go­nis­mo que en el si­glo XVI tu­vo Ve­ne­cia en la re­no­va­ción de las téc­ni­cas ar­tís­ti­cas de­bi­do al in­te­rés por el mun­do clá­si­co y la lle­ga­da de nue­vos ma­te­ria­les pro­ce­den­tes del in­ci­pien­te co­mer­cio con Orien­te. “En las im­pren­tas se edi­ta­ban tex­tos gre­co­rro­ma­nos en los que se ha­bla­ba del ar­te del pa­sa­do. Los ar­tis­tas que­rían que sus obras fue­ran eter­nas y su­pie­ron que la es­ta­bi­li­dad de la pie­dra les po­día per­mi­tir ha­cer po­si­ble esa ne­ce­si­dad de tras­cen­der”.

El már­mol fue la pie­dra pre­fe­ri­da del mun­do clá­si­co pa­ra la po­li­cro­mía por su bri­llo, su re­sis­ten­cia y su bue­na ab­sor­ción del co­lor. Pe­ro fue la pi­za­rra, mu­cho más ase­qui­ble, el so­por­te ha­bi­tual en el Re­na­ci­mien­to pa­ra pin­tar. “El tono gri­sá­ceo de la su­per­fi­cie ar­ci­llo­sa y las ho­ji­tas de mi­ca de su es­truc­tu­ra pro­du­cen, al in­ci­dir la luz, un res­plan­dor que ar­mo­ni­za la ima­gen pin­ta­da y crea la ilu­sión de que los cuer­pos emer­gie­ran de su in­te­rior. Es­tas pro­pie­da­des per­mi­ten am­pliar la ga­ma cro­má­ti­ca tra­ba­jan­do con me­nos pig­men­tos”.

An­te las pie­zas ex­pues­tas, la co­mi­sa­ria re­cuer­da que Ti­ziano re­ga­ló el Ec­ce Ho­mo que aquí se ex­po­ne a Car­los V, y que la Do­lo­ro­sa fue el úl­ti­mo en­car­go que le hi­zo el em­pe­ra­dor. “Ti­ziano do­mi­nó de ma­ne­ra genial es­te so­por­te. Es­tas dos obras le per­mi­tie­ron ex­pe­ri­men­tar con mé­to­dos con los que no ha­bía tra­ba­ja­do nun­ca y me­dir­se con los már­mo­les an­ti­guos a la vez que sa­tis­fa­cía los gus­tos de­vo­cio­na­les de su me­ce­nas”.

/ MU­SEO DEL PRA­DO

La Do­lo­ro­sa con las ma­nos abier­tas,

Ec­ce Ho­mo,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.