Crear des­de el fin del mun­do

El Mu­seo de Ar­te, Ar­qui­tec­tu­ra y Tec­no­lo­gía de Lis­boa exa­mi­na en una ex­po­si­ción-ma­ni­fies­to los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co

El País (País Vasco) - - CULTURA - JAVIER MAR­TÍN DEL BA­RRIO, Lis­boa Des­apa­ri­ción de es­pe­cies

Obra de Pau­lo Alexandre Coel­ho, ex­pues­ta en Lis­boa. En me­dio de un paisaje muer­to de Te­xas, on­dea una té­tri­ca ban­de­ra que en lu­gar de ba­rras y es­tre­llas lan­za cho­rros ne­gros de hu­mo. El lu­gar se lla­ma Spind­le­top y allí na­ció el 10 de enero de 1901 el pri­mer gran pozo pe­tro­lí­fe­ro. Su aban­dono ac­tual sir­ve al ar­tis­ta ir­lan­dés John Ge­rrard pa­ra de­nun­ciar la dra­má­ti­ca si­tua­ción del pla­ne­ta. Ge­rrard es uno del me­dio cen­te­nar de ar­tis­tas y ar­qui­tec­tos que lan­zan en el Mu­seo de Ar­qui­tec­tu­ra, Ar­te y Tec­no­lo­gía (MAAT) de Lis­boa, con­jun­ta­men­te con cen­tros ar­tís­ti­cos de Es­pa­ña, Sui­za y Sue­cia, sus par­ti­cu­la­res vi­sio­nes crí­ti­cas o so­lu­cio­nes an­te la trans­for­ma­ción am­bien­tal del mun­do pre­sen­te.

“Qui­zás no sea la ex­po­si­ción más elo­gia­da o vi­si­ta­da, pe­ro sin du­da es la más am­bi­cio­sa de la his­to­ria del MAAT”, ex­pli­ca Pe­dro Ga­dan­ho, uno de sus co­mi­sa­rios. “Tra­ta el te­ma más im­por­tan­te al que se en­fren­ta la hu­ma­ni­dad, el cam­bio cli­má­ti­co. Es una ex­po­si­ción-ma­ni­fies­to, de de­nun­cias pe­ro tam­bién de pro­pues­tas”.

Eco­vi­sio­na­rios: ar­te y ar­qui­tec­tu­ra des­pués del An­tro­po­ceno ex­po­ne de­ce­nas de tra­ba­jos mul­ti­dis­ci­pli­na­res, de John Ge­rrard, una de las obras de la mues­tra. del gra­fis­mo a la in­ge­nie­ría, pa­ra cri­ti­car y de­nun­ciar la des­truc­ción de la na­tu­ra­le­za, pe­ro tam­bién pa­ra pro­po­ner so­lu­cio­nes que ayu­den a los hu­ma­nos a sub­sis­tir. “Des­de la in­ven­ción de la má­qui­na de vapor, la ac­ti­vi­dad hu­ma­na ha afec­ta­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te a la Tie­rra. A es­te pe­rio­do en que vi­vi­mos los cien­tí­fi­cos le lla­man la era del An­tro­po­ceno”, re­cuer­da la co­mi­sa­ria Ma­ria­na Pes­ta­na.

La mues­tra se or­ga­ni­za en cua­tro sec­cio­nes, ti­tu­la­das Desas­tre, Co­exis­ten­cia, Ex­tin­ción y Adap­ta­ción. No su­po­ne un re­la­to cro­no­ló­gi­co de la si­tua­ción, sino que va dis­tri­bu­yen­do las obras se­gún su te­má­ti­ca. En Desas­tre, jun­to al ví­deo de­sola­dor de la Wes­tern flag de Ge­rrard, que hue­le al de­nos­ta­do oro ne­gro, se ex­po­nen las con­se­cuen­cias de las mi­nas de li­tio.

Cuan­do pa­re­ce que es­ta­mos con­de­na­dos al sui­ci­dio, en Co­exis­ten­cia, el estudio de ar­qui­tec­tu­ra de An­drés Ja­que ofre­ce al­gu­na es­pe­ran­za con sus ins­ta­la­cio­nes de agua ba­sa­das en la pu­ri­fi­ca­ción y Law, Ex­tin­ción re­cuer­da las es­pe­cies que han des­apa­re­ci­do y so­lo es cues­tión de tiem­po que le lle­gue al hom­bre. Es ver­dad que unos ar­qui­tec­tos por­tu­gue­ses han idea­do una es­pe­cie de cu­ba-du­cha que ga­ran­ti­za la au­to­su­fi­cien­cia hu­ma­na apro­ve­chan­do los pro­pios de­tri­tus y que el che­co Kris­tof Kin­te­ra ex­po­ne co­lla­ges y pin­tu­ras de plan­tas ex­tra­ñas na­ci­das de la pro­mis­cui­dad con ca­bles y plás­ti­cos. Des­pués de ma­tar la na­tu­ra­le­za con la fa­bri­ca­ción de plás­ti­cos es­tos mis­mos plás­ti­cos son ca­pa­ces de crear nue­vos se­res mi­tad cable mi­tad ber­za, co­mo la in­quie­tan­te Ce­re­brum Asp­hal­tum.

La bri­tá­ni­ca Ale­xan­dra Daisy Gins­berg es más práctica: en De­sig­ning for the Sixth Ex­tin­ction tra­ba­ja con bio­in­ge­nie­ros, bio­lo­gía sin­té­ti­ca e in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra crear es­pe­cies pro­pias que pue­dan so­bre­vi­vir a la des­apa­ri­ción de los bos­ques. El equi­po de Ri­mi­ni Pro­to­koll co­lo­ca al vi­si­tan­te de­lan­te de un acua­rio lleno de me­du­sas. La voz de un bió­lo­go ex­pli­ca que la es­pe­cie vi­ve des­de ha­ce 500 mi­llo­nes años: ellas se­gui­rán aquí y no­so­tros no. “El mo­ti­vo de su su­per­vi­ven­cia es que ne­ce­si­tan muy po­qui­to pa­ra vi­vir y re­pro­du­cir­se”, ex­pli­ca el ale­mán Da­niel Wet­zel. “El hom­bre es un de­pre­da­dor, un gran con­su­mi­dor de ener­gías. La fi­na­li­dad de nues­tros tra­ba­jos es plan­tear el ar­te co­mo un me­dio de pen­sar en lo que nos ro­dea y pro­cu­rar un cam­bio de nues­tros com­por­ta­mien­tos”, aña­de.

El ejér­ci­to de eco­vi­sio­na­rios ins­ta­la­do en el MAAT ad­vier­te de que el fi­nal es­tá cerca, pe­ro que hay so­lu­cio­nes, y por eso gri­tan a su ma­ne­ra: ¡An­tro­po­cé­ni­dos del mun­do, des­per­tad!

/ MU­SEO DE AR­TE, AR­QUI­TEC­TU­RA Y TEC­NO­LO­GÍA

/ MAAT

Wes­tern Flag,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.