¿Qué Faulk­ner cae sin que na­die lo mi­re?

Idas y re­tor­nos a cuenta de Bo­la­ño y un ver­so del es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se

El País (País Vasco) - - CULTURA - Enrique Vi­la-Ma­tas

El sá­ba­do, mi sue­gro cum­plió cien años. Via­jé a Pal­ma de Ma­llor­ca a la fies­ta en su ho­nor, don­de por la no­che las som­bras del bai­le os­ci­la­ron entre El Ga­to­par­do y Bearn. Y en me­dio del bu­lli­cio un ami­go me re­cor­dó que en la no­ve­la que pu­bli­qué el año pa­sa­do la úni­ca ci­ta que el na­rra­dor da­ba por ver­da­de­ra era una que Ro­ber­to Bo­la­ño, en el epí­gra­fe de Es­tre­lla dis­tan­te, ha­bía atri­bui­do a Wi­lliam Faulk­ner: “¿Qué es­tre­lla cae sin que na­die la mi­re?”.

La ci­ta, di­jo el ami­go, en­ca­ja­ba en la fies­ta en ho­nor de la bue­na es­tre­lla de Jo­sé Ma­ría, mi sue­gro, y has­ta abría el jue­go pa­ra una pregunta: ¿ha­bía per­so­nas que cum­plían cien años sin que na­die las mi­ra­ra?

En mi no­ve­la, el na­rra­dor de­cía que na­die ha­bía sa­bi­do lo­ca­li­zar aque­lla fra­se en la obra de Faulk­ner, de mo­do que la ci­ta po­dría ser in­ven­ta­da, aun­que to­do in­di­ca­ba que era de Faulk­ner, por­que Bo­la­ño no so­lía in­ven­tar­las, y me­nos aún si eran pa­ra un epí­gra­fe. Y re­cor­dé que Javier Avi­lés, co­men­tan­do aquel enig­ma, ha­bía di­cho que, ana­li­za­da to­da la na­rra­ti­va de Faulk­ner, al­gu­nos de sus en­sa­yos y alo­cu­cio­nes, la úni­ca referencia a las es­tre­llas apa­re­cía en La pa­ga de los sol­da­dos, su pri­me­ra no­ve­la: “Y las es­tre­llas eran uni­cor­nios dorados pas­tan­do en si­len­cio so­bre pra­de­ras azu­les a las que ho­ra­da­ban con sus cas­cos agu­dos y cen­te­llean­tes co­mo el hie­lo”. Por tan­to, de­cía Avi­lés, la fra­se de aquel epí­gra­fe de Bo­la­ño, te­nía que es­tar en al­gún poe­ma de Faulk­ner.

Y no se equi­vo­có. No ha­ce mu­cho, Mar­ga­ret Jull Cos­ta, que tra­du­cía mi no­ve­la al in­glés, me es­cri­bió un correo pa­ra de­cir­me que con Sop­hie Hughes ha­bían en­con­tra­do la ci­ta en The Mar­ble Faun and A Green Bough ,de Faulk­ner: “What star is the­re that falls, with no­ne to watch it?”.

Po­de­mos mo­di­fi­car la fra­se de tu no­ve­la, su­ge­ría Mar­ga­ret, y tra­du­cir­la así: “As far as I know, no one has yet been able to lo­ca­te this li­ne in Faulk­ner’s work...” (“Has­ta don­de yo sé, na­die ha si­do ca­paz de lo­ca­li­zar es­ta lí­nea en la obra de Faulk­ner…”). De ese mo­do, ve­nía a de­cir Mar­ga­ret, el error re­cae­ría so­bre el na­rra­dor, por sa­ber me­nos que ellas y que yo so­bre ese ver­so de Faulk­ner.

Que­da por ave­ri­guar en qué tra­duc­ción es­pa­ño­la en­con­tró Bo­la­ño la ci­ta. Tras las de­bi­das in­da­ga­cio­nes, me in­clino por creer que pu­do en­con­trar el ver­so en una edi­ción bi­lin­güe de 1997, Si yo ama­ne­cie­ra otra vez: do­ce poe­mas de Faulk­ner, per­te­ne­cien­tes a A Green Bough, tra­du­ci­dos por Javier Ma­rías, acom­pa­ña­dos de un re­co­rri­do por el Mi­si­si­pi de la mano de Ro­drí­guez Ri­ve­ro. Se da la cir­cuns­tan­cia de que Mar­ga­ret Jull Cos­ta es la tra­duc­to­ra de gran par­te de la obra de Ma­rías al in­glés, por lo que qui­zás ahí se cie­rre un círcu­lo pa­ra que se abran otros. Sin ir más le­jos, ha­ce un mo­men­to y por pu­ra ca­sua­li­dad, me he cru­za­do con unos co­no­ci­dos ver­sos de John Don­ne entre los que se en­con­tra­ba és­te: “¿Quién qui­ta sus ojos del co­me­ta cuan­do es­ta­lla?”. Ju­ra­ría que Faulk­ner dia­lo­gó con ese poe­ma de Don­ne cuan­do es­cri­bió el ver­so que lue­go Bo­la­ño ci­ta­ría pa­ra abrir su des­lum­bran­te Es­tre­lla dis­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.