“Cuan­to más soez es el po­der, más de­bes cui­dar el len­gua­je”

Juan Ta­llón no­ve­la en ‘Sal­va­je Oes­te’ el au­ge y de­cli­ve de una Es­pa­ña mar­ca­da por la co­rrup­ción po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca

El País (País Vasco) - - CULTURA - FE­RRAN BONO, Ma­drid

“Ad­ver­ten­cia: Es­te li­bro es una obra de fic­ción. Na­da de lo que na­rra su­ce­dió en la reali­dad. Sus per­so­na­jes no se co­rres­pon­den con nin­gu­na per­so­na, viva o muer­ta (...)”. Así co­mien­za la no­ve­la Sal­va­je Oes­te. A con­ti­nua­ción, des­fi­lan por sus pá­gi­nas em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos que ha­cen ne­go­cios en el pal­co del Santiago Ber­na­beu; un pre­si­den­te de Go­bierno del “Par­ti­do Con­ser­va­dor” que por fin al­can­za el po­der tras ro­zar­lo en las an­te­rio­res elec­cio­nes; un director de pe­rió­di­co adic­to a calcetines lla­ma­ti­vos; una al­cal­de­sa tan tai­ma­da co­mo po­pu­lar; un pe­rio­dis­ta de vuel­ta de to­do que in­ves­ti­ga; una ca­ja de aho­rros que si­gue a pies jun­ti­llas las ór­de­nes gu­ber­na­men­ta­les; una te­le­vi­sión pú­bli­ca que ha­ce lo mis­mo...

“Que­ría ha­cer una no­ve­la muy co­ral, pa­ra que la per­cep­ción fue­ra del po­der to­tal, no so­lo po­lí­ti­co”, ex­pli­ca Juan Ta­llón (Ourense, 1975), el au­tor de Sal­va­je Oes­te que aca­ba de pu­bli­car Es­pa­sa. “Que­ría cap­tar el mo­men­to en que la po­lí­ti­ca se con­fun­de con los ne­go­cios y el pla­cer, y eso ocu­rre so­bre to­do cuan­do la eco­no­mía pa­sa un buen mo­men­to. Al fi­nal, he cons­trui­do un país en el que el po­der es­tá uni­do en una no­ve­la que trans­cu­rre en su ma­yor par­te en Ma­drid. Ha­ce tiem­po que que­ría con­tar una his­to­ria de es­plen­dor, he­ge­mo­nía y fi­nal­men­te de­cli­ve. Po­dría ser so­bre un per­so­na­je o de un clan, pe­ro op­té por un país”.

Pa­ra ello, el es­cri­tor ga­lle­go ha ro­to con su pa­sa­do, con sus li­bros li­te­ra­rios, sus re­fe­ren­cias a César Ai­ra, a Ro­ber­to Bo­la­ño o Juan Car­los Onet­ti, pa­ra me­ter­se en el fango de la com­pli­ci­dad po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y pe­rio­dís­ti­ca.

¿Se ha do­cu­men­ta­do ha­blan­do con po­lí­ti­cos, ase­so­res, em­pre­sa­rios? “Ha ha­bi­do un pro­ce­so de do­cu­men­ta­ción pa­ra sa­ber có­mo ocu­rrie­ron las co­sas, cuál era la ló­gi­ca. Lle­ga­do el mo­men­to de es­cri­bir, hu­bo una des­do­cu­men­ta­ción. La reali­dad so­lo de­bía ser­vir­me de ejem­plos, pa­ra lue­go se­guir mis pro­pias es­tra­te­gias li­te­ra­rias. Un gran re­to era que no aca­ba­se con­vir­tién­do­se en una cró­ni­ca pe­rio­dís­ti­ca. No ha­ble con po­lí­ti­cos ni em­pre­sa­rios, pe­ro sí he te­ni­do contacto con el mun­do de la pren­sa y de la po­lí­ti­ca y vi­ví la épo­ca del po­der en Ga­li­cia de Ma­nuel Fra­ga y de Jo­sé Luis Bal­tar [ex­pre­si­den­te de la Dipu­tación de Ourense] en mi pro­vin­cia”, co­men­ta.

Ta­llón, co­la­bo­ra­dor de EL PAÍS, entre otros me­dios, tra­ba­jó sie­te años co­mo re­dac­tor en La Re­gión de Ourense. Tam­bién se de­di­có un tiem­po a la co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca en un de­par­ta­men­to de la Xun­ta de Ga­li­cia y en otra eta­pa es­cri­bió dis­cur­sos pa­ra el ex­mi­nis­tro so­cia­lis­ta de Justicia Fran­cis­co Caa­ma­ño. Re­dac­ta tam­bién ar­tícu­los so­bre fút­bol, aun­que no sa­be muy bien por qué, por­que no se sien­te nin­gún ex­per­to, so­lo un afi­cio­na­do al Atlé­ti­co de Ma­drid, del que es­tá abo­na­do a pe­sar de vi­vir en Ourense. Lo di­ce de ma­ne­ra en­tre­cor­ta­da, co­mo in­ten­tan­do ocul­tar su ti­mi­dez, mien­tras sal­pi­ca sus res­pues­tas con al­gu­na iro­nía.

Su no­ve­la, de más de 600 pá­gi­nas Juan Ta­llón, ayer en Ma­drid. —“¿la pu­dis­te leer to­da?”, pregunta al pe­rio­dis­ta—, es­tá re­ple­ta de jue­gos lin­güís­ti­cos y ocu­rren­cias, entre las na­rra­cio­nes des­crip­ti­vas y los diá­lo­gos más pro­pios de no­ve­la ne­gra entre sus múl­ti­ples per­so­na­jes. “Una de­ci­sión im­por­tan­te fue có­mo iba a na­rrar unos es­ce­na­rios cuan­do los per­so­na­jes de las éli­tes y de la co­rrup­ción tien­den a cier­ta vul­ga­ri­dad. De ahí la ne­ce­si­dad de cui­dar la des­crip­ción, el tono na­rra­ti­vo, cuan­do más vul­gar y soez es el mun­do del po­der, más cui­da­do­so de­be ser el len­gua­je pa­ra cap­tar­lo, en el que la co­rrup­ción aca­ba abrién­do­se pa­so”.

El humor, co­mo en la ma­yo­ría de sus es­cri­tos, tam­bién es­tá muy pre­sen­te. “En to­do mo­men­to he tra­ta­do de evi­tar pre­ci­sa­men­te la sá­ti­ra, la far­sa. Aho­ra bien, aun cuan­do los tex­tos sean dra­má­ti­cos es irre­nun­cia­ble el ejer­ci­cio del humor y hay mo­men­tos que pue­den ser hi­la­ran­tes. Nues­tra vi­da es­tá co­si­da con esos ma­te­ria­les”.

Al­gu­nos ma­te­ria­les y per­so­na­jes de la no­ve­la son muy iden­ti­fi­ca­bles pa­ra el lec­tor es­pa­ñol. “La no­ve­la abar­ca 14 años. He hui­do de los re­fe­ren­tes tem­po­ra­les por­que me per­mi­tía mu­cha li­ber­tad y me per­mi­tía bo­rrar pis­tas, aun­que es inevi­ta­ble que el lec­tor re­cree e ima­gi­ne quié­nes son los co­rre­la­tos de los per­so­na­jes, aun­que per­ci­bi­rá que mu­chos de ellos es­tán he­chos de mu­chas per­so­nas. Tal vez sea un en­can­to de la no­ve­la”.

/ CAR­LOS RO­SI­LLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.