Des­en­te­rrar la vi­da a gol­pe de can­cio­nes y so­ni­dos

Ca­pos­se­la en­to­na en su nue­vo ál­bum una oda a la Ita­lia ru­ral

El País (País Vasco) - - CULTURA - LUIS MEYER, Ma­drid

Vi­ni­cio Ca­pos­se­la, en Ma­drid. Ha­blar con Vi­ni­cio Ca­pos­se­la es co­mo apa­gar el te­lé­fono, ba­jar las per­sia­nas y me­ter la ca­be­za de­ba­jo de la al­moha­da pa­ra es­ca­par del rui­do rei­nan­te. Por­que el mú­si­co ita­liano lle­va la abs­trac­ción de se­rie y la con­ta­gia: sen­ta­do en una te­rra­za de La Cas­te­lla­na ma­dri­le­ña, mien­tras un ta­xis­ta abron­ca a la vi­da con el cla­xon, jue­ga con los ri­zos que aso­man ba­jo su som­bre­ro, mi­ra con dul­zu­ra y, entre sor­bo y sor­bo de té, ha­bla de su úl­ti­mo dis­co que ha co­lo­ca­do en el mer­ca­do, de­lla cu­pa.

Es­te mul­tins­tru­men­tis­ta na­ci­do en Ale­ma­nia ha­ce 53 años, cre­ció en Emi­lia-Ro­ma­ña, una re­gión del nor­te de Ita­lia que es fo­co de mú­si­cas tan­gen­cia­les y cal­do de cul­ti­vo del punk pa­trio. Allí se em­pa­pó del rock y el folk de Bob Dy­lan y se su­mer­gió en el cir­cui­to mu­si­cal, aun­que mar­có su ca­mino pro­pio: apren­dió a to­car la gui­ta­rra, el piano, la ar­mó­ni­ca, va­rios ins­tru­men­tos de per­cu­sión y el sin­te­ti­za­dor. “Siem­pre Can­zo­ni qui­se des­mar­car­me del folk an­glo­sa­jón, aun­que sea un pun­to de par­ti­da. En la mú­si­ca tra­di­cio­nal en­cuen­tras ha­llaz­gos in­creí­bles”, cuenta.

Ese es pre­ci­sa­men­te el plan­tea­mien­to de su de­ci­mo­quin­to tra­ba­jo, un dis­co de coc­ción len­ta que em­pe­zó a desa­rro­llar en 2003, con an­sia an­tro­po­ló­gi­ca. Cam­bió el fre­né­ti­co Mi­lán por el so­sie­go de Ca­li­tri, su pue­blo pa­terno, en la re­gión mon­ta­ño­sa de Ir­pi­nia, al sur del país y ale­ja­do de sus dos cos­tas. Sus re­fe­ren­cias pa­ra com­po­ner es­te nue­vo dis­co, al que ha de­di­ca­do los úl­ti­mos 15 años de su vi­da no se li­mi­ta, a re­fe­ren­cias ita­lia­nas, sino que, ade­más del tra­ba­jo de Bob Dy­lan, aña­de otras in­fluen­cias ar­tis­tí­cas, co­mo las pin­tu­ras de Sal­va­dor Da­lí. “De lo lo­cal pue­des ex­traer el mun­do uni­ver­sal. Eso pre­ten­de mi dis­co”, re­ma­ta.

“Que­ría na­rrar lo que he­mos per­di­do, la cul­tu­ra po­pu­lar, que era la que no se es­tu­dia­ba ni se es­cri­bía en li­bros, sino la que se trans­mi­tía de pa­la­bra por mi­le­nios, que abar­ca­ba la me­di­ci­na, el ar­te, la agri­cul­tu­ra, la psi­co­lo­gía”, ex­pli­ca Ca­pos­se­la, aun­que aña­de: “No es una idea­li­za­ción de to­do aque­llo. En el in­te­rior de Ita­lia ha­bía mu­cha po­bre­za, ham­bre e in­jus­ti­cias. Pe­ro tam­bién una co­ne­xión con la tie­rra que ya he­mos per­di­do. Los hom­bres con­vi­vían con los ani­ma­les, con lo sa­gra­do, con la na­tu­ra­le­za, to­do es­ta­ba mez­cla­do”.

El re­sul­ta­do, des­pués de 15 años du­ran­te los cua­les ha ido pu­bli­can­do otros álbumes, es una obra co­lo­sal for­mu­la­da en vir­tud de le­yen­das y pro­ver­bios mu­si­ca­dos con al­go de folk co­mo pun­to de par­ti­da pa­ra dar es­pa­cio a mu­chos so­ni­dos an­ces­tra­les. “El te­rre­mo­to de Ir­pi­nia [en 1980, que de­jó ca­si 3.000 muer­tos] no so­lo abrió una bre­cha en la tie­rra, sino otra mu­cho más pro­fun­da: el fin de to­do lo an­te­rior y el co­mien­zo de la era con­tem­po­rá­nea, do­mi­na­da por los me­dios de ma­sas, el con­su­mis­mo, los men­sa­jes de las mul­ti­na­cio­na­les... De­vas­tó to­da la re­gión, y en su re­cons­truc­ción en­te­rra­ron to­do lo que exis­tía an­tes”, di­ce Ca­pos­se­la, pe­ro ma­ti­za: “Aun­que no del to­do. Si uno va a ese lu­gar y es­cu­cha aten­ta­men­te, que­dan al­gu­nos su­su­rros del pa­sa­do”.

Cu­pa sig­ni­fi­ca tris­te­za, aun­que el mú­si­co le da otro sig­ni­fi­ca­do en el dis­co: “Siem­pre di­go que el fas­cis­mo cam­bió a la gen­te por fue­ra, pe­ro el con­su­mis­mo te cam­bia por den­tro. Pa­ra mí, cu­pa es un área de som­bras que es el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo, esa reali­dad an­te­rior que aso­ma a ve­ces entre las lu­ces ce­ga­do­ras del mun­do ac­tual y el rit­mo en­dia­bla­do al que nos mue­ve la tec­no­lo­gía. Eso que mu­chos no co­no­ce­mos por­que no lo vi­vi­mos, pe­ro que es­tá ahí, que es par­te de no­so­tros y nos com­ple­ta”.

Su mú­si­ca siem­pre ha te­ni­do una ins­pi­ra­ción in­te­lec­tual, de obras li­te­ra­rias a ar­tis­tas co­mo Mo­di­glia­ni. Son­ríe cuan­do se le pregunta si es­te dis­co bus­ca una ma­yor lla­ne­za en su en­fo­que ru­ra­lis­ta: “He te­ni­do que leer mu­cho, ha­cer mu­cha in­ves­ti­ga­ción. Y, cu­rio­sa­men­te, en los años cin­cuen­ta fue­ron los in­te­lec­tua­les los ver­da­de­ros re­cu­pe­ra­do­res de la cul­tu­ra po­pu­lar. Co­mo Pa­so­li­ni, que de­nun­cia­ba la muer­te de la cul­tu­ra de la tie­rra”.

/ JU­LIÁN RO­JAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.