Cou­tin­ho apren­de de Iniesta

El ju­ga­dor bra­si­le­ño, mi­tad de­lan­te­ro y mi­tad vo­lan­te, ga­na pro­ta­go­nis­mo co­mo ju­ga­dor nú­me­ro 11 del Ba­rça

El País (País Vasco) - - DEPORTES - RA­MON BE­SA, Bar­ce­lo­na

Cou­tin­ho ríe an­te Luis Suá­rez y Messi en el en­tre­na­mien­to de ayer. Qui­zá por­que jue­ga en un cuar­to de cam­po y es tan tí­mi­do co­mo hu­mil­de, no es fá­cil a ve­ces de­tec­tar a Phi­lip­pe Cou­tin­ho, ni pa­ra el ri­val ni tam­po­co pa­ra su pro­pio equi­po, sal­vo cuan­do ar­ma la pier­na pa­ra to­car o re­ma­tar, una suer­te de la que ca­re­cía el Ba­rça. No es un lí­der ni tam­po­co se ca­mu­fla sino que el bra­si­le­ño ha asu­mi­do su res­pon­sa­bi­li­dad de for­ma pro­gre­si­va, co­mo si fue­ra un apren­diz, un buen chi­co en fa­se de cre­ci­mien­to, na­da que ver con el fi­cha­je más ca­ro —120 mi­llo­nes de eu­ros más unos 40 de va­ria­bles— en la his­to­ria del Bar­ce­lo­na.

Al­can­za con ver su es­ta­dís­ti­ca des­pués del par­ti­do con­tra el Va­len­cia: dio dos asis­ten­cias, una pre­cio­sa en la que eli­mi­nó con un pa­se fil­tra­do a tres de­fen­sas pa­ra ha­bi­li­tar a Luis Suá­rez en el 1-0 y la se­gun­da cuan­do bo­tó el cór­ner directo ca­be­cea­do por Um­ti­ti en el 2-0; ro­bó sie­te ve­ces la pe­lo­ta, una me­nos que Ser­gi Ro­ber­to y una más que Pau­lin­ho; le sa­lie­ron tres de los cin­co re­ga­tes que in­ten­tó y su precisión en el pa­se al­can­zó el 80%. No hay que ol­vi­dar que Cou­tin­ho no ju­gó en Ro­ma por­que pre­via­men­te mar­có cin­co tan­tos con el Li­ver­pool.

La luz de Cou­tin­ho, ju­ga­dor in­te­li­gen­te y de con­tras­ta­da ca­li­dad, fue muy im­por­tan­te cuan­do más me­lan­có­li­co es­ta­ba Messi. El equi­po en­con­tró ai­re pa­ra sa­lir del aco­so del Va­len­cia y po­ner dis­tan­cia en el mar­ca­dor con la ayu­da de Ter Ste­gen, im­po­nen­te an­te el ga­ti­llo de Gue­des y Rodrigo. El bra­si­le­ño ha con­se­gui­do de al­gu­na ma­ne­ra ser el ju­ga­dor nú­me­ro 11 que tan­to bus­ca­ba Val­ver­de des­de la par­ti­da de Ney­mar: ya su­ma tres go­les y cin­co asis­ten­cias des­pués de su de­but en par­ti­do El ba­ta­ca­zo an­te la Ro­ma en la Cham­pions fue di­fí­cil de di­ge­rir. “Sé lo que su­po­nen las de­rro­tas en un club co­mo es­te; se sa­be que si pier­des ha­brá lío. Per­der en Eu­ro­pa fue muy do­lo­ro­so, pe­ro es nor­mal que en es­tos clu­bes que ne­ce­si­tan ga­nar siem­pre pa­se es­to”, di­jo Val­ver­de. “El ob­je­ti­vo era reha­cer­nos por­que el sá­ba­do po­de­mos ga­nar la Co­pa, así que te­ne­mos que es­tar fuer­tes”. Con vis­tas a la fi­nal del sá­ba­do, el téc­ni­co da des­can­so pa­ra hoy en Vi­go a Iniesta, Bus­quets y Pi­qué —Ra­ki­tic es­tá le­sio­na­do—. A Iniesta le lle­vó un tiem­po ser ti­tu­lar y pa­ra ser re­co­no­ci­do co­mo vo­lan­te iz­quier­do, su de­mar­ca­ción na­tu­ral, tu­vo que ju­gar mu­chos par­ti­dos co­mo fal­so ex­tre­mo, en la de­mar­ca­ción del 11. “Cou­tin­ho de­be des­ci­frar el fút­bol azul­gra­na sin per­der su ex­ce­len­te ca­pa­ci­dad pa­ra pa­sar y ti­rar”, sos­tie­nen en el Camp Nou. Aho­ra mis­mo no es un pun­ta pu­ro ni un tam­po­co un cen­tro­cam­pis­ta na­to, sino mi­tad y mi­tad, in­de­fi­ni­ción que has­ta cier­to pun­to in­flu­yó en su sa­li­da del Li­ver­pool del pa­sio­nal Klopp.

La ex­pe­rien­cia en el fút­bol eu­ro­peo ava­la pre­ci­sa­men­te la fi­gu­ra del bra­si­le­ño y pue­de fa­ci­li­tar su me­jo­ra fut­bo­lís­ti­ca a los 25 años. Aun­que no es un ar­ma­dor, a Cou­tin­ho se le pi­de que au­men­te su in­ci­den­cia en el jue­go y por tan­to sea más vi­si­ble du­ran­te el par­ti­do, tam­bién en el Camp Nou. “Te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de que pue­da ju­gar en dos po­si­cio­nes. Ac­túa arri­ba y se des­cuel­ga pa­ra re­co­ger el jue­go; lo mis­mo pa­sa con Iniesta. Tie­ne chis­pa, se acer­ca al área y sa­ca fá­cil­men­te el dis­pa­ro. Nos pue­de ayu­dar ade­lan­te y atrás des­de un cos­ta­do”, in­ter­vino Val­ver­de, quien anun­ció ro­ta­cio­nes pa­ra hoy en Vi­go an­te la fi­nal de Co­pa con el Se­vi­lla.

El Cel­ta ne­ce­si­ta ga­nar pa­ra man­te­ner sus as­pi­ra­cio­nes eu­ro­peas mien­tras el Ba­rça as­pi­ra a pro­lon­gar su ra­cha de in­vic­to (39 par­ti­dos) en la Li­ga. Una co­yun­tu­ra que no ayu­da a des­pe­jar la in­cóg­ni­ta de Cou­tin­ho: ¿le pro­te­ge­rá el en­tre­na­dor pa­ra el sá­ba­do o bien le da­rá hoy pro­ta­go­nis­mo pa­ra que si­ga cre­cien­do? Hay to­da­vía una cier­ta in­de­fi­ni­ción so­bre el bra­si­le­ño en el Bar­ce­lo­na.

/ ALE­JAN­DRO GAR­CÍA (EFE)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.