Con los años, el Na­dal más dominante

El nú­me­ro uno ini­cia la gi­ra so­bre tie­rra con un es­ti­lo me­nos fí­si­co y más ofen­si­vo. “Aho­ra es más com­ple­to”, le de­fi­ne Roig, su téc­ni­co

El País (País Vasco) - - DEPORTES - ALE­JAN­DRO CIRIZA, Ma­drid

Con la lle­ga­da de abril, a Ra­fael Na­dal se le ilu­mi­na el ros­tro y se le afi­lan los col­mi­llos. Aun­que es­te año se re­sis­ta, la primavera pre­sa­gia emo­cio­nes fuer­tes pa­ra él, el hom­bre a ba­tir siem­pre que la ar­ci­lla irrum­pe en el ca­len­da­rio. Lle­ga, co­mo es tra­di­ción, el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da en Mon­te­car­lo, y al nú­me­ro uno se le ac­ti­van to­dos los sen­ti­dos. “Ca­da vez que vuel­vo aquí es co­mo una his­to­ria de amor”, ex­po­nía en la jor­na­da de aten­ción a los me­dios del Prin­ci­pa­do, don­de el cur­so pa­sa­do ob­tu­vo su dé­ci­mo tí­tu­lo y aho­ra pre­ten­de re­cu­pe­rar la iner­cia des­pués de un tri­mes­tre ac­ci­den­ta­do.

La tie­rra, siem­pre, trae de la mano al me­jor Na­dal, al de la bo­la al­ta y los des­li­za­mien­tos, al del dri­ve im­pe­rial y la épi­ca, de mo­do que el pre­sen­te so­lo des­pren­de bue­nas vi­bra­cio­nes pa­ra él. Más si ca­be des­pués de su reapa­ri­ción en la Co­pa Da­vis. Des­pués de un pa­rón for­za­do de 75 días, la se­rie de Va­len­cia ra­dio­gra­fió al ba­lear y el re­sul­ta­do fue im­pe­ca­ble: Na­dal, so­bre tie­rra, es to­da­vía más Na­dal, el Na­dal des­bor­dan­te que se trans­for­ma en un im­po­si­ble pa­ra los de­más. Allí, en la pla­za de to­ros, ni ras­tro de óxi­do ni ta­ras.

“Es que aho­ra, a pe­sar de ser ma­yor que an­tes, co­ge la for­ma mu­cho más rá­pi­do”, cuenta a es­te pe­rió­di­co Fran­cis Roig, uno de sus dos téc­ni­cos, in­ci­dien­do en que a pe­sar de la edad (31 pa­ra 32, el 3 de ju­nio) el ba­lear ha ad­qui­ri­do me­ca­nis­mos que en­ri­que­cen to­da­vía más su jue­go. Es de­cir, Na­dal ya es ma­yor, pe­ro le­jos de ser un hán­di­cap, su ve­te­ra­nía es­con­de un te­nis­ta to­da­vía mu­cho más com­ple­to, su­pe­rior; tal vez no ten­ga el fer­vor fí­si­co de an­tes, pe­ro su gra­do de aná­li­sis y su téc­ni­ca se han mul­ti­pli­ca­do.

“Ca­da año que pa­sa no per­do­na y hay que vi­gi­lar­se más”, in­tro­du­ce Roig, “así que con­for­me ha ido ha­cién­do­se ma­yor, Rafa se ha da­do cuenta de que es ca­paz de ju­gar me­jor sin la ne­ce­si­dad de te­ner que ha­cer los es­fuer­zos fí­si­cos que ha­cía en el pa­sa­do. La esen­cia no la ha per­di­do, pe­ro aho­ra jue­ga con más in­te­li­gen­cia e in­ter­pre­ta me­jor. Per­si­gue las bo­las que ha­ga fal­ta, por­que Rafa siem­pre se­rá Rafa, pe­ro se ha con­ver­ti­do en un te­nis­ta más dominante, con ma­yor ini­cia­ti­va”, aña­de el pre­pa­ra­dor.

Su­pe­ra­da la trein­te­na, Na­dal ha mu­ta­do en un go­ber­na­dor del jue­go. El ma­llor­quín dis­fru­ta de una ple­ni­tud que de­mos­tró el año pa­sa­do en Ro­land Ga­rros, don­de nun­ca ha­bía ga­na­do con tan­ta exu­be­ran­cia. “Co­rre me­nos que an­tes, es más agre­si­vo con la de­re­cha y el re­vés, y con el ser­vi­cio tam­bién ha me­jo­ra­do”, pun­tua­li­za Roig. “En lí­neas ge­ne­ra­les, creo que su te­nis ha subido. Y ojo, no di­go que aho­ra sea me­jor ju­ga­dor, pe­ro sí que ha evo­lu­cio­na­do. Aho­ra tie­ne más ar­mas. Siem­pre ha te­ni­do mu­cho ofi­cio, lo que ocu­rre es que an­tes tal vez ju­ga­ba con más co­ra­zón y aho­ra lo ha­ce con más fi­nu­ra”.

Igua­la a McEn­roe

En es­ta ver­sión ma­du­ra­da, Na­dal afron­ta la gi­ra so­bre tie­rra en lo al­to del ran­king —ayer igua­ló las 170 se­ma­nas co­mo nú­me­ro uno de John McEn­roe—, con me­nos ro­da­je que nun­ca —so­lo ha dispu­tado dos tor­neos y sie­te par­ti­dos pre­vios— y sin mar­gen de error. De­fien­de los 4.680 pun­tos ob­te­ni­dos en 2017 por los triun­fos en Mon­te­car­lo, Ma­drid, Bar­ce­lo­na y Pa­rís, y los cuar­tos de Ro­ma, de mo­do que cual­quier tro­pie­zo de­vol­ve­ría el man­do del cir­cui­to a Ro­ger Fe­de­rer. Sin em­bar­go, es­to no le ha­ce per­der el sue­ño ni mu­cho me­nos. Hoy por hoy, su prio­ri­dad es con­se­guir re­gu­la­ri­dad y le­van­tar Grand Slams.

“Es evi­den­te que de­fien­de mu­chos pun­tos y hay chi­cos jó­ve­nes que vie­nen apre­tan­do, pe­ro a Rafa lo veo muy bien”, re­ma­ta Roig an­tes del es­treno en el tor­neo mo­ne­gas­co. Se­rá ma­ña­na, con­tra Al­jaz Be­de­ne (58 del mun­do), al que de­rro­tó ha­ce dos años en es­te es­ce­na­rio. Des­pués, el tra­za­do ha­cia la fi­nal pue­de brin­dar un en­cuen­tro con No­vak Djo­ko­vic o Do­mi­nic Thiem en cuar­tos, y cho­ques con Gri­gor Di­mi­trov o Ma­rin Ci­lic. “El ni­vel de Ra­fael en la Da­vis per­mi­te au­gu­rar que ten­drá un muy buen año en la tie­rra”, an­ti­ci­pa su tío To­ni. Y, si al­guien lo co­no­ce bien, ese es él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.