El Ban­co de Es­pa­ña pi­de equi­li­brar el ajus­te en pen­sio­nes con más ingresos

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y NEGOCIOS - AN­TO­NIO MA­QUE­DA, Ma­drid El In­di­ca­dor de Con­fian­za Em­pre­sa­rial de Es­pa­ña subió un 0,4% en el se­gun­do tri­mes­tre. El 23,5% de los en­cues­ta­dos cree que la mar­cha de su ne­go­cio se­rá fa­vo­ra­ble entre abril y ju­nio, frente al 19,6% del tri­mes­tre an­te­rior.

El go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, Luis Lin­de, pi­dió ayer en el Congreso que se com­pen­se con más ingresos el re­cor­te apli­ca­do a las pen­sio­nes por las re­for­mas. Pa­ra man­te­ner el “equi­li­brio” y “no en­trar en una ca­rre­ra de ex­pec­ta­ti­vas que no se pue­dan cum­plir”, las pen­sio­nes “exi­gen me­di­das de im­pues­tos y me­di­das de gas­tos”, de­cla­ró. “La de­ci­sión de có­mo ha­cer­lo co­rres­pon­de a es­ta Cá­ma­ra”, di­jo a los dipu­tados en su com­pa­re­cen­cia an­te las Cor­tes pa­ra ana­li­zar los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do. De no ha­cer­lo, el ajus­te se con­cen­tra­ría en la re­la­ción entre la pen­sión me­dia y el suel­do me­dio, ad­vir­tió. En su dis­cur­so, Lin­de ex­pli­có que el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción dis­pa­ra­rá el gas­to pú­bli­co en pen­sio­nes, sa­ni­dad y cui­da­dos de lar­ga du­ra­ción has­ta el en­torno del 21% del PIB en 2050. Es­tos son los cálcu­los de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, que ci­fra aho­ra mis­mo es­tas par­ti­das en el en­torno del 19% del PIB. Ade­más, el go­ber­na­dor des­ta­có que las re­for­mas apro­ba­das lo­gra­rían, en un con­tex­to eco­nó­mi­co fa­vo­ra­ble, que se re­duz­ca po­co a po­co el dé­fi­cit de la Se­gu­ri­dad So­cial, en es­tos mo­men­tos si­tua­do en el en­torno del 1,5% del PIB.

“Aho­ra bien, en au­sen­cia de in­cre­men­tos adi­cio­na­les de los ingresos, el ajus­te se pro­du­ci­ría prin­ci­pal­men­te a tra­vés de una dis­mi­nu­ción de la ta­sa de sus­ti­tu­ción de las pen­sio­nes pú­bli­cas”, señaló. Es de­cir, co­mo tam­bién apun­ta la Co­mi­sión, se re­cor­ta­ría la re­la­ción entre la pen­sión me­dia y el sa­la­rio me­dio, lo que se­gún los ex­per­tos po­dría en­tra­ñar una pér­di­da sig­ni­fi­ca­ti­va de po­der ad­qui­si­ti­vo. O di­cho de otro mo­do: se man­ten­dría el mis­mo ni­vel de gas­to so­bre PIB pa­ra ca­si el do­ble de pen­sio­nes. Por es­te mo­ti­vo, Lin­de de­cla­ró que en el fu­tu­ro “la cla­ve con­sis­te en al­can­zar un equi­li­brio entre las ta­sas de sus­ti­tu­ción de nues­tro sis­te­ma de pen­sio­nes que se pre­ten­den ase­gu­rar y los ingresos ne­ce­sa­rios pa­ra ga­ran­ti­zar la sos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma”.

O lo que es lo mis­mo, re­co­men­dó que el ajus­te no só­lo descanse en los re­cor­tes, tal y co­mo se plan­tea aho­ra con el fac­tor de sos­te­ni­bi­li­dad —que dis­mi­nu­ye la pen­sión ini­cial en fun­ción de cuán­to au­men­te la es­pe­ran­za de vi­da—, y con el ín­di­ce de re­va­lo­ri­za­ción anual de las pres­ta­cio­nes —que vin­cu­la las ac­tua­li­za­cio­nes al es­ta­do de las cuen­tas de la Se­gu­ri­dad So­cial—. Se­gún la Co­mi­sión, es­tas re­for­mas, jun­to a las de 2011, ase­gu­ran que el gas­to so­bre PIB en pen­sio­nes que­de con­te­ni­do du­ran­te los pró­xi­mos 30 años.

No so­lo ingresos

Aun­que de­fen­dió que es ne­ce­sa­rio reor­de­nar la ces­ta de im­pues­tos, el go­ber­na­dor no in­di­có cuán­to se de­be­rían su­bir más los ingresos, de­ján­do­lo en ma­nos del Congreso. Di­cho es­to, sí que ad­vir­tió de que pa­ra man­te­ner las ta­sas ac­tua­les de sus­ti­tu­ción de las pen­sio­nes, “que son muy ele­va­das en com­pa­ra­ción in­ter­na­cio­nal”, ha­rían fal­ta “in­cre­men­tos muy sig­ni­fi­ca­ti­vos de los ingresos del sis­te­ma”. De lo que se des­pren­de que no bas­ta­ría so­lo con ini­cia­ti­vas pa­ra en­gor­dar la re­cau­da­ción. Y aña­dió: “En to­do ca­so, es desea­ble que cual­quier es­tra­te­gia de re­for­ma ele­gi­da au­men­te la trans­pa­ren­cia del sis­te­ma, re­fuer­ce la re­la­ción entre con­tri­bu­cio­nes y pres­ta­cio­nes, y man­ten­ga un me­ca­nis­mo de ajus­te que ga­ran­ti­ce el equi­li­brio fi­nan­cie­ro”. Má­xi­me cuan­do, se­gún Lin­de, la eco­no­mía es­pa­ño­la to­da­vía pre­sen­ta im­por­tan­tes “des­equi­li­brios, co­mo el ele­va­do en­deu­da­mien­to pú­bli­co, las ne­ce­si­da­des de fi­nan­cia­ción del ex­te­rior y la per­sis­ten­cia de ni­ve­les to­da­vía muy ele­va­dos de des­em­pleo”.

Por otra par­te, el go­ber­na­dor sub­ra­yó que las pre­vi­sio­nes de ingresos de los Pre­su­pues­tos pa­re­cen “op­ti­mis­tas”. “Siem­pre ca­ben sor­pre­sas”, ad­mi­tió. Pe­ro ar­gu­men­tó que la pro­yec­ción di­bu­ja­da “sig­ni­fi­ca­ría una res­pues­ta de la re­cau­da­ción a la ac­ti­vi­dad su­pe­rior a la ob­ser­va­da his­tó­ri­ca­men­te”. De ahí que ins­ta­se al Go­bierno a es­tar aten­to a des­via­cio­nes. “En 2018 no se pro­du­ci­rán avan­ces en la reducción del to­da­vía ele­va­do dé­fi­cit es­truc­tu­ral”, in­di­có. Y re­cor­dó que al­can­zar el equi­li­brio pre­su­pues­ta­rio re­sul­ta “fun­da­men­tal pa­ra re­cu­pe­rar los már­ge­nes de ma­nio­bra de la po­lí­ti­ca fis­cal an­te es­ce­na­rios ad­ver­sos”. Lin­de apun­tó que “la in­ver­sión pú­bli­ca es la gran par­ti­da sa­cri­fi­ca­da con la cri­sis, y es un ob­je­ti­vo cla­ro pa­ra to­dos re­cu­pe­rar­la”. “Y no só­lo la obra pú­bli­ca”, agre­gó.

Pre­gun­ta­do por los sa­la­rios, Lin­de re­co­no­ció: “No suben co­mo qui­sié­ra­mos”. Pe­ro in­sis­tió en que exis­ten ra­zo­nes. Por un la­do, lo acha­có a fac­to­res co­mo la ba­ja in­fla­ción, el desa­rro­llo del tiem­po par­cial, la glo­ba­li­za­ción o la tec­no­lo­gía. Por otro, es­gri­mió que se tra­ta de un fe­nó­meno mun­dial. De to­das for­mas, ad­vir­tió que Es­pa­ña “no pue­de de­ci­dir por su cuenta una evo­lu­ción sa­la­rial dis­tin­ta de los paí­ses que la ro­dean”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.