Cuen­tas re­ve­la­do­ras

El aho­rro se mue­ve pe­ro to­da­vía con pre­cau­ción por­que el hun­di­mien­to si­gue en el re­cuer­do

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y NEGOCIOS - Santiago Car­bó

Vie­nen pu­bli­cán­do­se en los úl­ti­mos días al­gu­nos da­tos re­ve­la­do­res del es­fuer­zo que es­tá re­qui­rien­do de­jar atrás la cri­sis y el pro­ta­go­nis­mo de la ver­tien­te fi­nan­cie­ra de la eco­no­mía. Ci­fras ma­rean­tes que re­ve­lan que el BCE si­gue sien­do la es­pi­na dor­sal de una Eu­ro­pa huér­fa­na en ca­pa­ci­dad fis­cal. Y que la ver­da­de­ra aus­te­ri­dad en Es­pa­ña es la que ha su­fri­do el sector pri­va­do. Las cuen­tas fi­nan­cie­ras de la eco­no­mía es­pa­ño­la que pu­bli­có ayer el Ban­co de Es­pa­ña in­di­can que las em­pre­sas y fa­mi­lias es­pa­ño­las han re­du­ci­do su deu­da en me­dio bi­llón de eu­ros des­de 2010. La eco­no­mía cre­ce a pe­sar de que el sector pri­va­do re­du­ce su apa­lan­ca­mien­to. La lec­ción tan­tas ve­ces con­ta­da y po­cas ve­ces asu­mi­da de que más que fi­nan­ciar mu­cho hay que ha­cer­lo efi­cien­te­men­te. En esos sie­te años en que las eco­no­mías do­més­ti­cas y las cor­po­ra­cio­nes han asu­mi­do tal ajus­te, el sector pú­bli­co au­men­tó su deu­da en 787.653 mi­llo­nes de eu­ros. Evi­den­te­men­te, se cu­bri­rán tam­bién tar­de o tem­prano con los bol­si­llos pri­va­dos.

Entre tan­to, los úl­ti­mos da­tos de fi­nan­cia­ción del Eu­ro­sis­te­ma in­di­can que el BCE si­gue man­te­nien­do la ma­qui­na­ria en fun­cio­na­mien­to de una for­ma tan abru­ma­do­ra que re­sul­ta im­po­si­ble di­vi­sar una re­ti­ra­da rá­pi­da de es­tí­mu­los. La ex­pan­sión cuan­ti­ta­ti­va fue, al prin­ci­pio, al­go tí­mi­da. Des­pués tu­vo dos gran­des im­pul­sos que hoy si­guen muy pre­sen­tes. El pri­me­ro fue­ron los pro­gra­mas ex­tra­or­di­na­rios de fi­nan­cia­ción a lar­go pla­zo. Es­pa­ña lle­gó a te­ner ca­si un 40% de esos fon­dos pe­ro po­co a po­co el sector ban­ca­rio ha ga­na­do au­to­no­mía fi­nan­cie­ra y hoy dis­po­ne de un 22,3% (169.678 mi­llo­nes de eu­ros) del to­tal que esos me­ca­nis­mos pro­por­cio­nan a la eu­ro­zo­na. El se­gun­do en­vi­te fue­ron los pro­gra­mas de com­pra de deu­da. Aún más po­ten­te. Es­tas ad­qui­si­cio­nes al­can­zan los 2,46 billones de eu­ros en la eu­ro­zo­na y Es­pa­ña aca­pa­ra 314.959 mi­llo­nes, el 12,8%. Las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras de nues­tro país se han co­lo­ca­do en una po­si­ción acor­de a su ta­ma­ño re­la­ti­vo en los ca­na­les de fi­nan­cia­ción ofi­cial y es­to es po­si­ti­vo.

La pro­gre­si­va nor­ma­li­za­ción fi­nan­cie­ra tam­bién pue­de be­ne­fi­ciar­se de las subidas de ra­ting de la deu­da es­pa­ño­la —que se tras­la­da a em­pre­sas y ban­cos— que se han ve­ni­do pro­du­cien­do y, so­bre to­do, de la ex­pec­ta­ti­va de las que aún pue­den ve­nir. To­das las agen­cias de ca­li­fi­ca­ción apun­tan al ries­go po­lí­ti­co co­mo fuen­te prin­ci­pal de preo­cu­pa­ción pe­ro, en la me­di­da en que el mun­do pa­re­ce una jau­la de gri­llos, ven ca­si nor­mal que Es­pa­ña ten­ga su pro­pia gri­lle­ra en Ca­ta­lu­ña, aun­que sea del ta­ma­ño del 20% del PIB.

En to­do ca­so, las fa­vo­ra­bles pers­pec­ti­vas fi­nan­cie­ras con­si­guen mo­vi­li­zar el aho­rro fa­mi­liar y que, por pri­me­ra vez en años, ge­ne­re ren­di­mien­tos con­si­de­ra­bles. Así, se­ña­la el Ban­co de Es­pa­ña que las fa­mi­lias ad­qui­rie­ron ac­ti­vos fi­nan­cie­ros por va­lor de más de 30.000 mi­llo­nes en 2017 y que ob­tu­vie­ron plus­va­lías de 20.000 mi­llo­nes, fun­da­men­tal­men­te por la me­jo­ra bur­sá­til. Los es­pa­ño­les han in­ver­ti­do 317.964 mi­llo­nes en ac­cio­nes y fon­dos des­de 2010 frente a 48.149 en de­pó­si­tos. El aho­rro vuel­ve a mo­ver­se. La pre­cau­ción per­ma­ne­ce, en to­do ca­so, por­que el úl­ti­mo hun­di­mien­to si­gue cerca, muy pre­sen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.