El FMI avi­sa de que mu­chas de las 1.600 crip­to­mo­ne­das que hay no so­bre­vi­vi­rán

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y NEGOCIOS - SANDRO POZZI, Nue­va York Deu­da y cre­ci­mien­to

Las crip­to­mo­ne­das tie­nen el po­ten­cial de trans­for­mar el sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Por eso, la di­rec­to­ra ge­ren­te del FMI, Ch­ris­ti­ne La­gar­de, pi­de a los re­gu­la­do­res que ten­gan una men­ta­li­dad abier­ta ha­cia es­te nue­vo ac­ti­vo, pa­ra así po­der en­ten­der y li­mi­tar sus ries­gos. El fe­nó­meno de las mo­ne­das di­gi­ta­les se­rá uno de los te­mas a de­ba­te en la reunión se­mes­tral que ce­le­bra el or­ga­nis­mo jun­to al Ban­co Mun­dial, que arran­ca hoy en Was­hing­ton con fuer­zas en­fren­ta­das. La je­fa del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) de­ja cla­ro que es­te nue­vo ac­ti­vo no re­pre­sen­ta aún una ame­na­za pa­ra el sis­te­ma fi­nan­cie­ro, por­que su pe­ne­tra­ción es muy li­mi­ta­da. Pe­ro eso no obs­ta pa­ra que los re­gu­la­do­res es­tén vi­gi­lan­tes y an­ti­ci­pa que las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras tra­di­cio­na­les ten­drán que afron­tar cam­bios en sus mo­de­los de ne­go­cio. Se­rá un re­to in­clu­so pa­ra los ban­cos cen­tra­les, que po­drían to­par­se en el fu­tu­ro con pro­ble­mas pa­ra ac­tuar co­mo pres­ta­mis­tas del úl­ti­mo re­cur­so.

“Es inevi­ta­ble que mu­chas no so­bre­vi­van al pro­ce­so de des­truc­ción crea­ti­va”, se­ña­la, ci­tan­do las más de 1.600 crip­to­mo­ne­das en cir­cu­la­ción. “Los ver­ti­gi­no­sos gi­ros de crip­to­ac­ti­vos co­mo el bit­coin in­vi­tan a ha­cer com­pa­ra­cio­nes con la fie­bre por de los tu­li­pa­nes que ba­rrió Ho­lan­da en el si­glo XVII y la re­cien­te bur­bu­ja de las pun­to­com”, aña­de La­gar­de.

Sin em­bar­go, la di­rec­to­ra ge­ren­te del FMI es una fir­me cre­yen­te de la tec­no­lo­gía so­bre la que se apo­yan es­tos nue­vos ac­ti­vos, por eso cree que las au­to­ri­da­des de­ben tra­ba­jar pa­ra crear un mar­co re­gu­la­dor que re­duz­ca al má­xi­mo los ries­gos y de pa­so dis­tin­guir entre las ame­na­zas reales y los mie­dos que sus­ci­ta. “Nues­tra eva­lua­ción pre­li­mi­nar es que da­da su pe­que­ña pre­sen­cia y sus li­mi­ta­dos víncu­los con el res­to del sector fi­nan­cie­ro, los ac­ti­vos crip­to­grá­fi­cos no su­po­nen un pe­li­gro in­me­dia­to”, se­ña­la La­gar­de en el ar­tícu­lo pu­bli­ca­do por la ins­ti­tu­ción al re­fe­rir­se a las im­pli­ca­cio­nes de las di­vi­sas vir­tua­les pa­ra la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra.

Los be­ne­fi­cios de las crip­to­mo­ne­das, insiste, son evi­den­tes. Per­mi­ti­rán agi­li­zar y aba­ra­tar el cos­te de las transac­cio­nes, ha­rán que el sis­te­ma de pa­go sea más efi­cien­te y per­mi­ti­rán, al mis­mo tiem­po, la tec­no­lo­gía que usa de ba­se po­drá ser uti­li­za­da pa­ra pro­te­ger la con­fi­den­cia­li­dad de los da­tos. Pe­ro tam­bién cree im­por­tan­te que es­ta trans­for­ma­ción ha­cia un sis­te­ma más di­fu­so y des­cen­tra­li­za­do se ha­ga de una ma­ne­ra equi­li­bra­da.

La tec­no­lo­gía que apo­ya mo­ne­das vir­tua­les co­mo el bit­coin se­rá una de las gran­des es­tre­llas de un de­ba­te ge­ne­ral en el que se ana­li­za­rá la eco­no­mía mun­dial. La vi­sión ge­ne­ral es de op­ti­mis­mo. Estados Unidos cre­ce a pleno em­pleo, la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca co­bra fuer­za por to­da Eu­ro­pa y las pers­pec­ti­vas pa­ra Asia son fa­vo­ra­bles. Pe­ro hay mul­ti­tud de preo­cu­pa­cio­nes, por la es­ca­la­da pro­tec­cio­nis­ta, la in­cer­ti­dum­bre geo­po­lí­ti­ca, la deu­da y la de­sigual­dad so­cial.

A la es­pe­ra de que hoy el FMI ac­tua­li­ce sus pro­yec­cio­nes so­bre cre­ci­mien­to e in­fla­ción, se es­pe­ra que la eco­no­mía glo­bal man­ten­ga es­te año un rit­mo de cre­ci­mien­to muy si­mi­lar al de 20107, que se acer­có mu­cho al 4%. Pe­ro la preo­cu­pa­ción más inmediata de La­gar­de se de­ri­va en es­te mo­men­to del cho­que co­mer­cial que li­bran Estados Unidos y Chi­na. En el Fon­do Mo­ne­ta­rio se te­me que es­te cho­que des­en­ca­de­ne una reac­ción pro­tec­cio­nis­ta que se pro­pa­gue por to­do el mun­do. A la an­sie­dad que ge­ne­ra en el FMI el na­cio­na­lis­mo eco­nó­mi­co de Do­nald Trump se le su­man otros fac­to­res de ries­go, co­mo el alza de los ti­pos de in­te­rés o el in­cre­men­to de la deu­da por los es­tí­mu­los fis­ca­les. Los aná­li­sis del Fon­do re­ve­lan que el en­deu­da­mien­to glo­bal al­can­zó los 164 billones de dó­la­res, un 40% más que en 2007. Más de la mi­tad de ese in­cre­men­to pro­ce­de de Chi­na. Fue el fuer­te apa­lan­ca­mien­to de la eco­no­mía lo que des­en­ca­de­nó la úl­ti­ma cri­sis.

El FMI, de he­cho, con­si­de­ra que la re­cu­pe­ra­ción si­gue sien­do frá­gil e in­com­ple­ta. En gran me­di­da por­que la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca se apo­yó du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da en una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ge­ne­ro­sa­men­te la­xa. Si las con­di­cio­nes fi­nan­cie­ras se res­trin­gen de gol­pe, la vul­ne­ra­bi­li­dad se­rá ma­yor pa­ra que las em­pre­sas y los con­su­mi­do­res pue­dan de­vol­ver lo que de­ben. El se­gun­do pun­to de fra­gi­li­dad lo ve en la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca y so­cial que se arras­tra des­de la Gran Re­ce­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.