Tra­pe­ro ale­ga en la Au­dien­cia que se opu­so al plan in­de­pen­den­tis­ta an­te Puig­de­mont

La juez con­si­de­ra que for­mó par­te de una or­ga­ni­za­ción uni­da pa­ra lo­grar la se­ce­sión

El País (País Vasco) - - PORTADA - J. GAR­CÍA, Bar­ce­lo­na

El ex­je­fe de los Mos­sos Jo­sep Lluís Tra­pe­ro tra­ta de con­ven­cer a la juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal Car­men La­me­la de que en nin­gún mo­men­to pu­so al cuer­po po­li­cial al ser­vi­cio del in­de­pen­den­tis­mo. En un es­cri­to, co­no­ci­do ayer, en el que se opo­ne al au­to de pro­ce­sa­mien­to dic­ta­do con­tra él por se­di­ción y or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal, Tra­pe­ro ale­ga que él y la cú­pu­la de los Mos­sos man­tu­vie­ron abier­tas dis­cre­pan­cias con los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos del De­par­ta­men­to de In­te­rior y de la Ge­ne­ra­li­tat so­bre la ce­le­bra­ción del re­fe­rén­dum del 1 de oc­tu­bre.

Tra­pe­ro ex­po­ne que, an­tes del 1-O, man­tu­vo dos reunio­nes en el pa­la­cio de la Ge­ne­ra­li­tat con el pre­si­den­te, Car­les Puig­de­mont, y el vi­ce­pre­si­den­te, Oriol Jun­que­ras. Allí, ase­gu­ra, les tras­la­dó su “preo­cu­pa­ción” por que se man­tu­vie­ra la con­sul­ta, que po­día ge­ne­rar pro­ble­mas de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na. Tam­bién in­for­mó a Puig­de­mont de que el cuer­po po­li­cial no com­par­tía el “pro­yec­to in­de­pen­den­tis­ta” y que la cú­pu­la te­nía in­ten­ción de “res­pe­tar la le­ga­li­dad vi­gen­te y cum­plir con los man­da­tos ju­di­cia­les” que or­de­na­ban im­pe­dir la vo­ta­ción ile­gal. Tra­pe­ro tam­bién ex­pre­só a los po­lí­ti­cos su ma­les­tar por sus ma­ni­fes­ta­cio­nes pú­bli­cas so­bre el pa­pel de los Mos­sos. Pa­ra dar cre­di­bi­li­dad a esa te­sis, el es­cri­to ci­ta en su fa­vor la de­cla­ra­ción del ac­tual je­fe de la po­li­cía ca­ta­la­na, Fe­rran López. Y sub­ra­ya que “no se ha pro­te­gi­do po­li­cial­men­te a po­lí­ti­cos o car­gos in­ves­ti­ga­dos” por su par­ti­ci­pa­ción en el 1-O.

La juez cree, sin em­bar­go, que Tra­pe­ro for­mó par­te de una “com­ple­ja y he­te­ro­gé­nea or­ga­ni­za­ción uni­da por el pro­pó­si­to de lo­grar la se­ce­sión de Ca­ta­lu­ña” y que pu­so a los Mos­sos “al ser­vi­cio de los in­tere­ses se­ce­sio­nis­tas”. El au­to de pro­ce­sa­mien­to fue co­mu­ni­ca­do ayer por La­me­la a Tra­pe­ro y a quie­nes fue­ran sus je­fes po­lí­ti­cos, el ex­di­rec­tor del cuer­po Pere Soler y el ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral de In­te­rior César Puig.

Uno de los de­li­tos de se­di­ción se le atri­bu­ye a Tra­pe­ro por los he­chos del 20 de sep­tiem­bre frente al De­par­ta­men­to de Eco­no­mía, cuan­do una mul­ti­tud se con­cen­tró pa­ra pro­tes­tar por los re­gis­tros or­de­na­dos por un juez de Bar­ce­lo­na. El es­cri­to de la de­fen­sa sub­ra­ya que ese día se pro­du­jo “una gran mo­vi­li­za­ción ciu­da­da­na” y des­ta­ca que fue “pa­cí­fi­ca”

en su ma­yor par­te. Tra­pe­ro nie­ga que se des­aten­die­ran las pe­ti­cio­nes de pro­tec­ción de la Guar­dia Ci­vil. Y ale­ga que, si no se des­alo­jó an­tes a los con­gre­ga­dos, “no fue por una vo­lun­tad ma­li­cio­sa de obs­truir la en­tra­da y re­gis­tro”, sino por la “ab­so­lu­ta im­po­si­bi­li­dad” de ha­cer­lo “an­te la pre­sen­cia de una ma­sa com­pac­ta de gen­te”. Tra­pe­ro insiste en que el je­fe del dis­po­si­ti­vo pa­ra im­pe­dir el 1-O —el co­ro­nel Die­go Pé­rez de los Co­bos— nun­ca pu­so de re­lie­ve, en las reunio­nes pre­vias, que el ope­ra­ti­vo de los Mos­sos fue­ra “inope­ran­te o in­su­fi­cien­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.