Jun­que­ras ase­gu­ra que no se des­vió ni un eu­ro del Pre­su­pues­to pa­ra el re­fe­rén­dum

Las re­ser­vas ex­pre­sa­das por los jue­ces ale­ma­nes, la ne­ga­ti­va de Jun­que­ras y unas afir­ma­cio­nes de Mon­to­ro aña­den dudas so­bre el uso de fon­dos pú­bli­cos en el re­fe­rén­dum

El País (País Vasco) - - PORTADA - RE­YES RIN­CÓN / JE­SÚS GAR­CÍA Ma­drid / Bar­ce­lo­na

El juez da por he­cho que se gas­tó di­ne­ro pú­bli­co, pe­ro no de­ta­lla las par­ti­das

La con­tun­den­cia del de­li­to de re­be­lión atri­bui­do a los lí­de­res del pro­cés ha he­cho som­bra, du­ran­te la ins­truc­ción del juez Pa­blo Lla­re­na, al otro pilar de la cau­sa: el de­li­to de mal­ver­sa­ción, por el que es­tán pro­ce­sa­dos los ex­miem­bros del Go­vern de Car­les Puig­de­mont. El ex­vi­ce­pre­si­den­te Oriol Jun­que­ras afir­mó ayer an­te el juez que “no se ha de­di­ca­do un so­lo eu­ro del Pre­su­pues­to al pro­ce­so” in­de­pen­den­tis­ta. Su afir­ma­ción vino res­pal­da­da por unas pa­la­bras del mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro, en una entrevista pu­bli­ca­da ayer mis­mo en El Mun­do: “No sé con qué di­ne­ro se pa­ga­ron esas ur­nas de los chi­nos del 1 de oc­tu­bre, ni la ma­nu­ten­ción de Puig­de­mont. Pe­ro sé que no con di­ne­ro pú­bli­co”, di­jo.

Las pa­la­bras de Mon­to­ro re­so­na­ron en el al­to tri­bu­nal co­mo un nue­vo re­vés a la ins­truc­ción, que es­tá ha­llan­do tra­bas pa­ra acre­di­tar la fi­nan­cia­ción del pro­cés. Lla­re­na con­si­de­ra en sus au­tos “in­elu­di­ble” que el Go­vern pa­gó la con­sul­ta del 1-O con fon­dos pú­bli­cos. Pe­ro el su­ma­rio co­no­ci­do has­ta aho­ra no con­cre­ta de qué par­ti­das pre­su­pues­ta­rias sa­lió ese di­ne­ro. El ins­truc­tor ba­sa su te­sis en los acuer­dos adop­ta­dos por el Go­bierno ca­ta­lán pa­ra au­to­ri­zar a di­fe­ren­tes con­se­je­rías a rea­li­zar las con­tra­ta­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra la con­sul­ta, “con in­de­pen­den­cia” de las par­ti­das “tras las que se ocul­tó el des­em­bol­so”.

Lla­re­na man­tie­ne abier­ta una pie­za se­cre­ta pa­ra re­ca­bar nue­vas prue­bas de la mal­ver­sa­ción, por lo que el juez no cuenta aún con to­dos los da­tos. En un re­cien­te es­cri­to en­via­do a los jue­ces ale­ma­nes que de­ben de­ci­dir so­bre la en­tre­ga de Puig­de­mont, el ins­truc­tor alu­de a los informes po­li­cia­les que apun­tan al uso de fon­dos pú­bli­cos; y aña­de que, en la pie­za se­cre­ta hay nue­vas evi­den­cias. Pe­ro Lla­re­na se li­mi­ta a des­glo­sar las cua­tro par­ti­das en las que el Go­vern gas­tó los 1,6 mi­llo­nes a los que con­si­de­ra que as­cien­de la mal­ver­sa­ción.

Con­trol de los pa­gos

Los in­di­cios de ese de­li­to los ha re­co­pi­la­do el juez de Bar­ce­lo­na que in­ves­ti­gó los pre­pa­ra­ti­vos del re­fe­rén­dum. El ma­gis­tra­do Juan An­to­nio Ra­mí­rez Sun­yer ba­ra­jó la ci­fra de 6,2 mi­llo­nes in­clui­dos en los pre­su­pues­tos de la Ge­ne­ra­li­tat pa­ra 2017 pa­ra “pro­ce­sos elec­to­ra­les y par­ti­ci­pa­ción”. La in­ves­ti­ga­ción, sin em­bar­go, tu­vo que ba­jar el lis­tón al cons­ta­tar que ese di­ne­ro no se em­pleó en la con­sul­ta ile­gal. Más aún cuan­do, a me­dia­dos de sep­tiem­bre, Mon­to­ro to­mó el con­trol de los pa­gos de ser­vi­cios esenciales y nó­mi­nas de la Ge­ne­ra­li­tat pa­ra ase­gu­rar­se de que nin­guno de ellos se des­ti­na­ba al re­fe­rén­dum.

La Guar­dia Ci­vil cen­tró en­ton­ces sus es­fuer­zos en acre­di­tar otros gas­tos li­ga­dos a la or­ga­ni­za­ción de la con­sul­ta y con­clu­ye­ron que el Go­vern gas­tó me­dio mi­llón en la cam­pa­ña di­ri­gi­da a los ca­ta­la­nes que vi­ven en el ex­tran­je­ro y en pu­bli­ci­dad ins­ti­tu­cio­nal del 1-O. Más tar­de sur­gie­ron in­di­cios de que otro mi­llón de eu­ros sir­vió pa­ra pa­gar el en­vío de car­tas y el cen­so elec­to­ral. Pe­ro de nue­vo hu­bo dudas: des­pués de que los in­ves­ti­ga­do­res re­mi­tie­ran su in­for­me a Lla­re­na, los ex­res­pon­sa­bles y tra­ba­ja­do­res de Uni­post —la em­pre­sa con­tra­ta­da pa­ra el en­vío de las car­tas— de­cla­ra­ron en Bar­ce­lo­na y ne­ga­ron ha­ber co­bra­do de la Ge­ne­ra­li­tat.

El ter­cer blo­que alu­de a la con­tra­ta­ción de “ob­ser­va­do­res in­ter­na­cio­na­les” (119.700 eu­ros). Fuen­tes ju­di­cia­les creen que es el gas­to más cla­ra­men­te acre­di­ta­do, ya que cons­tan fac­tu­ras so­bre el pa­go por el tras­la­do en avión, alo­ja­mien­to y pres­ta­ción de ser­vi­cios a una ins­ti­tu­ción que tra­jo a Ca­ta­lu­ña ob­ser­va­do­res pa­ra el 1-O.

Los jue­ces de Ale­ma­nia han plan­tea­do tam­bién dudas so­bre es­te de­li­to y han pe­di­do más in­for­ma­ción. La Au­dien­cia de Schles­wig-Hols­tein no cues­tio­na que el Go­vern te­nía prohi­bi­do usar di­ne­ro pa­ra sus fi­nes in­de­pen­den­tis­tas y que, a pe­sar de ello, lo hi­zo. “Lo que no es­tá cla­ro”, aña­den en la re­so­lu­ción dic­ta­da pa­ra de­jar en li­ber­tad a Puig­de­mont, es si la Ge­ne­ra­li­tat “tu­vo que pa­gar­los del pre­su­pues­to re­gio­nal y si el acu­sa­do [el ex­pre­si­dent] lo or­de­nó”.

En la cau­sa ju­di­cial por la con­sul­ta del 9 de no­viem­bre de 2014 que­dó cla­ro que la Ge­ne­ra­li­tat ha­bía em­plea­do di­ne­ro pú­bli­co y el fis­cal se que­re­lló por los de­li­tos de desobe­dien­cia, pre­va­ri­ca­ción y mal­ver­sa­ción. Fi­nal­men­te des­car­tó es­te úl­ti­mo, aun­que el Tri­bu­nal de Cuen­tas sí dic­ta­mi­nó que se ha­bían usa­do más de 5,2 mi­llo­nes de eu­ros de fon­dos de la Ge­ne­ra­li­tat y se los re­cla­ma al ex­pre­si­den­te Ar­tur Mas y a va­rios car­gos de su Go­bierno. Tras es­te pre­ce­den­te, en el áni­mo de los di­ri­gen­tes so­be­ra­nis­tas que­dó la idea de que cual­quier con­sul­ta de­bía fi­nan­ciar­se por otras vías.

La Guar­dia Ci­vil ha­bla de 1,6 mi­llo­nes entre pu­bli­ci­dad, car­tas y ob­ser­va­do­res

/ J. VI­LLA­NUE­VA

El fur­gón po­li­cial que tras­la­da a Oriol Jun­que­ras des­de pri­sión lle­ga ayer al Tri­bu­nal Su­pre­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.