In­dia se re­be­la an­te los crí­me­nes con­tra menores

Las de­nun­cias cre­cen un 500% en una dé­ca­da, pe­ro las ca­ren­cias del sis­te­ma ju­di­cial di­fi­cul­tan apli­car la ley

El País (País Vasco) - - PORTADA - ÁN­GEL L. MAR­TÍ­NEZ CAN­TE­RA Bom­bay

Los crí­me­nes con­tra ni­ños con­mo­cio­nan In­dia con in­de­sea­ble fre­cuen­cia. El úl­ti­mo y más fla­gran­te, la vio­la­ción y ase­si­na­to de una me­nor en Ca­che­mi­ra, es­tre­me­ció el país la se­ma­na pa­sa­da. Cuan­do no son vio­la­cio­nes, son se­cues­tros o in­ces­tos; las de­nun­cias au­men­ta­ron el año pa­sa­do un 11% res­pec­to a 2016. An­te es­ta bar­ba­rie, la mi­nis­tra de Mu­jer y Desa­rro­llo de la In­fan­cia, Ma­ne­ka San­jay Gand­hi, anun­cia­ba su in­ten­ción de en­du­re­cer la ley del me­nor con pe­nas de muer­te mien­tras un dipu­tado lo­cal re­co­men­da­ba aban­do­nar “la idea oc­ci­den­tal del no­viaz­go” pa­ra pro­te­ger a las ni­ñas. Los ex­per­tos, en cam­bio, sub­ra­yan la ne­ce­si­dad de más edu­ca­ción se­xual y me­jor apli­ca­ción de la nor­ma­ti­va exis­ten­te pa­ra re­for­zar la cre­cien­te sen­si­bi­li­za­ción so­cial an­te la la­cra.

El úl­ti­mo in­for­me de la Ofi­ci­na Na­cio­nal de Re­gis­tro Cri­mi­nal (NCBR, en sus si­glas en in­glés) con­clu­ye que la vio­len­cia con­tra menores au­men­tó en 2016: un to­tal de 12.786 su­ce­sos más que los cerca de 95.000 del año an­te­rior. Los más nu­me­ro­sos son des­apa­ri­cio­nes y vio­la­cio­nes, el 48,9% y el 18% del to­tal, res­pec­ti­va­men­te. Las ci­fras mues­tran un au­men­to del 500% en las de­nun­cias de es­tos de­li­tos des­de la pa­sa­da dé­ca­da, lo que in­di­ca que se ha to­ma­do con­cien­cia.

“In­dia se es­fuer­za por ata­jar la vio­len­cia in­fan­til. Aprue­ba le­yes de­ci­si­vas y la so­cie­dad se ha con­cien­cia­do de la gra­ve­dad del pro­ble­ma”, ex­pli­ca Javier Aguilar, res­pon­sa­ble de pro­tec­ción del me­nor de Uni­cef, quien sub­ra­ya el pa­pel ca­ta­li­za­dor de la vio­la­ción múl­ti­ple de una jo­ven en 2012. “Aho­ra se de­nun­cia más. Por ejem­plo, ha­ce diez años el re­gis­tro cri­mi­nal apenas con­ta­bi­li­za­ba 300 ma­tri­mo­nios in­fan­ti­les, aun­que las en­cues­tas anua­les de los ser­vi­cios de sa­lud es­ti­ma­ban los ca­sos en 1,5 mi­llo­nes”. Es­ta agen­cia de la ONU si­túa a In­dia co­mo el ter­cer país del mun­do con más ho­mi­ci­dios de menores.

“La ur­ba­ni­za­ción y los mo­vi­mien­tos mi­gra­to­rios au­men­tan la vul­ne­ra­bi­li­dad de los ni­ños”, apun­ta Ko­mal Ga­no­tra, di­rec­to­ra de in­ves­ti­ga­ción de Child Rights and You, or­ga­ni­za­ción na­cio­nal con dé­ca­das de ex­pe­rien­cia en la de­fen­sa del me­nor. La fal­ta de opor­tu­ni­da­des en la In­dia ru­ral ha­ce que áreas em­po­bre­ci­das, su­per­po­bla­das y fron­te­ri­zas co­mo Ut­tar Pra­desh, Madh­ya Pra­desh y Ben­ga­la Oc­ci­den­tal en­ca­be­cen la lis­ta de re­gio­nes con más crí­me­nes. Tam­bién el des­am­pa­ro in­fan­til y las mi­gra­cio­nes con­vier­ten a “Del­hi y otros Estados en un po­ten­cial mer­ca­do pa­ra la ad­qui­si­ción y ex­plo­ta­ción de ni­ños”, aña­de en referencia a la ca­pi­tal del país, que com­ple­ta jun­to con Maha­rash­tra los cin­co Estados con más de­nun­cias en el país.

El ca­so de Bom­bay

Bom­bay, ca­pi­tal de Maha­rash­tra, es pa­ra­dig­ma de la lu­cha con­tra el cri­men. El cen­tro fi­nan­cie­ro de In­dia su­ma más de 22 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, mu­chos mi­gran­tes, de los que un 42% vi­ve en la mar­gi­na­li­dad. Pe­ro sus ci­fras la ava­lan co­mo una de las ciu­da­des que me­jor apli­can la ley. En Bom­bay, el ín­di­ce de con­de­nas por crí­me­nes con­tra menores se si­túa en el 62%, muy por en­ci­ma del es­ca­so 22% de Del­hi. “Nues­tra po­li­cía re­gis­tra las de­nun­cias por des­apa­ri­ción en ca­sos de se­cues­tro o trá­fi­co tras las pri­me­ras 72 ho­ras, pa­ra ace­le­rar la bús­que­da en esos mo­men­tos cru­cia­les”, de­ta­lla Pra­veen S. Ghu­ge, pre­si­den­te de la Co­mi­sión Es­ta­tal pa­ra la Pro­tec­ción de los De­re­chos del Me­nor en Maha­rash­tra.

La nue­va le­gis­la­ción tam­bién ha con­tri­bui­do al au­men­to de las de­nun­cias, co­mo la Ley de Aten­ción del Me­nor de 2015 o la Ley de Pro­tec­ción de Menores an­te De­li­tos Se­xua­les de 2012. Es­ta úl­ti­ma, por ejem­plo, obli­ga a de­nun­ciar los crí­me­nes se­xua­les, lo que su­po­ne que to­do agen­te que no re­gis­tre di­chas agre­sio­nes se en­fren­ta a una pe­na cri­mi­nal.

Sin em­bar­go, un re­cien­te aná­li­sis de la efec­ti­vi­dad de es­ta ley ha­ce aflo­rar sus la­gu­nas. Acla­ra, por ejem­plo, por qué la ma­yo­ría de los se­cues­tros re­gis­tra­dos afec­tan a mu­je­res de 16 a 18 años. A me­nu­do, di­cen los ex­per­tos, las chi­cas se fu­gan con sus pa­re­jas por­que no tie­nen la apro­ba­ción de sus fa­mi­lias, que los de­nun­cian pa­ra limpiar su ima­gen. “Hay que re­du­cir la edad de con­sen­ti­mien­to. Pe­na­li­zar la ac­ti­vi­dad se­xual de un me­nor de 18 es no­ci­vo en una so­cie­dad di­vi­di­da en cas­tas y re­li­gio­nes, que con­si­de­ra las re­la­cio­nes amo­ro­sas co­mo man­chas en el ho­nor fa­mi­liar”, di­ce Bhar­ti Ali, fun­da­do­ra del Cen­tro por los De­re­chos del Me­nor HAQ. Ello ex­pli­ca que en Ut­tar Pra­desh o en Madh­ya Pra­desh, Estados em­po­bre­ci­dos y pa­triar­ca­les con ele­va­da pre­sen­cia de cas­tas ba­jas y tri­ba­les, los pa­dres de­nun­cien co­mo se­cues­tros re­la­cio­nes con­sen­ti­das entre miem­bros de di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des.

El sub­con­ti­nen­te es el ter­cer país en que son ase­si­na­dos más ni­ños

La au­sen­cia de opor­tu­ni­da­des en las zo­nas ru­ra­les dis­pa­ra los de­li­tos

/ S. GUPTA (EFE)

Cien­tos de per­so­nas pi­den justicia, ayer en Kat­hua (Bho­pal), por la vio­la­ción y ase­si­na­to de una ni­ña de ocho años en Ca­che­mi­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.