El Mi­to que po­pu­la­ri­zó la EPO en el pe­lo­tón

Mi­che­le Fe­rra­ri se con­vir­tió des­de Ita­lia en uno de los re­yes mun­dia­les de la me­di­ci­na de­por­ti­va a co­mien­zo de los años no­ven­ta El doctor fue el ami­go que más ayu­dó a Arms­trong a ga­nar sie­te Tours Du­ran­te años, tu­vo su ba­se de ope­ra­cio­nes en el Pa­ra­dor de

El País (País Vasco) - - DEPORTES - C. A., Ma­drid

En los pri­me­ros años de los no­ven­ta del pa­sa­do si­glo, la EPO sin­té­ti­ca lle­gó al de­por­te y, gra­cias a su ca­pa­ci­dad de au­men­tar los gló­bu­los ro­jos en san­gre y mul­ti­pli­car su ca­pa­ci­dad de trans­por­tar oxí­geno, re­vo­lu­cio­nó el ci­clis­mo. La sus­tan­cia en­con­tró sus ma­yo­res ex­per­tos en la me­di­ci­na ita­lia­na. El pro­fe­sor Fran­ces­co Con­co­ni, de la Uni­ver­si­dad de Fe­rra­ra, fue el pri­mer maes­tro de su uso y Mi­che­le Fe­rra­ri, na­ci­do en 1953, su me­jor alumno en el repu­tado Cen­tro de Es­tu­dios Bio­mé­di­cos Apli­ca­dos al De­por­te.

Am­bos co­no­cen la EPO y sus efec­tos en el or­ga­nis­mo co­mo na­die. Con­co­ni, an­tes de que un la­bo­ra­to­rio de Ca­li­for­nia sin­te­ti­za­ra la eri­tro­po­ye­ti­na (EPO), usó trans­fu­sio­nes de san­gre pa­ra pre­pa­rar a Fran­ces­co Mo­ser, el ci­clis­ta ita­liano que ba­tió en Mé­xi­co el ré­cord de la ho­ra de Eddy Merckx en 1984. Fe­rra­ri es­ta­ba a su la­do en el ve­ló­dro­mo, En el la­bo­ra­to­rio ayu­dó a Con­co­ni, quien du­ran­te años y con la fi­nan­cia­ción del Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal (COI), bus­có un mé­to­do de de­tec­ción de la mis­ma EPO que ad­mi­nis­tra­ba a sus de­por­tis­tas.

Obra maes­tra

La obra maes­tra de Fe­rra­ri es Lan­ce Arms­trong, a quien co­men­zó a tra­tar des­pués de que el te­jano su­pe­rara un cán­cer de tes­tícu­los. Se lo pre­sen­tó su ami­go Axel Merckx, el hi­jo del Ca­ní­bal Eddy Merckx y tam­bién ci­clis­ta, a quien lle­va­ba años cui­dan­do. Con Fe­rra­ri y su ré­gi­men de en­tre­na­mien­tos y do­pa­je —EPO y trans­fu­sio­nes de san­gre, hor­mo­na de cre­ci­mien­to y anabo­li­zan­tes to­ma­dos con acei­te de oli­va— , el te­jano se trans­for­mó. Arms­trong de­jó de ser un ci­clis­ta pe­sa­do, so­lo ca­paz de ma­ne­jar­se bien en ca­rre­ras de un día y en la bús­que­da de eta­pas (ga­nó el Mun­dial de 1993 por de­lan­te de Mi­guel In­du­rain) pa­ra con­ver­tir­se en el te­rror del Tour, que ga­nó sie­te ve­ces, entre 1999 y 2005. En agos­to de 2012, des­pués de que va­rios com­pa­ñe­ros del US Pos­tal tes­ti­fi­ca­ran con­tra él a cam­bio de san­cio­nes re­du­ci­das, Arms­trong fue des­po­seí­do de to­dos sus triun­fos a par­tir de 1998 y san­cio­na­do a per­pe­tui­dad. Fe­rra­ri co­rrió la mis­ma suer­te. No era la pri­me­ra san­ción que afec­ta­ba al mé­di­co ita­liano, ya cas­ti­ga­do an­te­rior­men­te en Ita­lia por va­rios tri­bu­na­les ci­vi­les y de­por­ti­vos.

En 1996, cuan­do la fe­de­ra­ción es­pa­ño­la le con­tra­tó, la fa­ma de Fe­rra­ri, co­no­ci­do co­mo Il Mi­to, que aún man­tie­ne, la mul­ti­pli­có el ci­clis­ta sui­zo Tony Ro­min­ger, ga­na­dor de tres Vuel­tas (de 1992 a 1994), un Gi­ro (1995) y plus­mar­quis­ta mun­dial de la ho­ra en oc­tu­bre de 1994 pe­se a que an­tes de en­ce­rrar­se en el ve­ló­dro­mo de Bur­deos no ha­bía da­do nun­ca una pe­da­la­da en pis­ta.

La fa­ma de Fe­rra­ri au­men­tó has­ta con­ver­tir­le en un per­so­na­je prin­ci­pal del ci­clis­mo de la épo­ca con los triun­fos de los ci­clis­tas del Ge­wiss que él pre­pa­ra­ba (Ar­gen­tin, Fur­lan, Co­lom­bo, Ber­zin), que arra­sa­ban en el Gi­ro y en la Mi­lán-San Re­mo, y los com­pa­ñe­ros de Ro­min­ger en el Ma­pei. Otros mu­chos lo con­tra­ta­ron a tí­tu­lo in­di­vi­dual. Su me­jor es­lo­gan pu­bli­ci­ta­rio se lo pro­por­cio­nó una fra­se que, apa­ren­te­men­te, le en­vió a la clan­des­ti­ni­dad y a tra­ba­jar so­la­men­te con de­por­tis­tas in­di­vi­dual­men­te, no con equi­pos. Las pro­nun­ció en 1995: “La EPO en sí no es pe­li­gro­sa”, di­jo pa­ra res­pon­der a las in­for­ma­cio­nes que ha­bla­ban de va­rios ci­clis­tas muer­tos mien­tras dor­mían acha­ca­das al abu­so de la sus­tan­cia. “Lo que es pe­li­gro­so es el abu­so, co­mo se­ría pe­li­gro­so be­ber­se 10 li­tros de zu­mo de na­ran­ja”. La mis­ma opinión man­te­nían y aún man­tie­nen otros mé­di­cos de­por­ti­vos.

Con­ver­ti­do en un es­pe­cia­lis­ta en el en­tre­na­mien­to en al­tu­ra, Fe­rra­ri co­men­zó a tra­ba­jar en Sankt Mo­ritz (Sui­za) an­tes de es­ta­ble­cer­se en el Pa­ra­dor del Tei­de des­pués de la pri­me­ra re­ti­ra­da de Arms­trong. Has­ta el vol­cán de Te­ne­ri­fe co­men­za­ron a pe­re­gri­nar ci­clis­tas de to­do el mun­do, li­de­ra­dos por Ale­xan­der Vi­no­kú­rov, se­gún las vi­gi­lan­cias de la Guar­dia Ci­vil, que en­con­tra­ban en el mé­di­co ita­liano el me­jor con­se­jo y los me­jo­res pro­duc­tos. Cuan­do no es­ta­ba en la is­la ca­na­ria se mo­vía por Ita­lia en una ca­ra­va­na, don­de ha­cía las prue­bas de es­fuer­zo pa­ra es­ta­ble­cer los um­bra­les y las do­sis de sus de­por­tis­tas, y una pe­lu­ca con la que bus­ca­ba no ser re­co­no­ci­do.

/ N. C. (AFP)

El doctor Mi­che­le Fe­rra­ri, tras un jui­cio en Bo­lo­nia en 2004.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.