El Go­bierno pro­me­te un tra­to más hu­mano a los in­mi­gran­tes

El País (País Vasco) - - PORTADA - PA­TRI­CIA OR­TE­GA DOLZ, Ma­drid

El mi­nis­tro del In­te­rior, Fer­nan­do Grande-Mar­las­ka, ha­bló ayer de “se­gu­ri­dad con hu­ma­ni­dad” pa­ra de­fi­nir su fu­tu­ra po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria. El mi­nis­tro anun­ció en es­te sen­ti­do que se pro­po­ne re­ti­rar la alam­bra­da de cu­chi­llas de las va­llas fron­te­ri­zas.

El Go­bierno de Pe­dro Sán­chez se pro­po­ne dar un gi­ro en la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria. Fren­te a las de­vo­lu­cio­nes en ca­lien­te de in­mi­gran­tes, en tie­rra y mar, o las do­bles va­llas de es­pi­nos le­van­ta­das en la fron­te­ra sur, se ha crea­do un dis­po­si­ti­vo de aco­gi­da pa­ra los 629 mi­gran­tes del Aqua­rius, a los que ni Ita­lia ni Fran­cia ofre­cie­ron sus puer­tos, y que, “en prin­ci­pio”, no in­gre­sa­rán en los CIE. Ade­más, el mi­nis­tro del In­te­rior, Fer­nan­do Grande-Mar­las­ka, se mos­tró ayer par­ti­da­rio de re­ti­rar las alam­bra­das de cu­chi­llas de Ceu­ta y Me­li­lla. “He so­li­ci­ta­do un in­for­me”, di­jo. Y ape­ló a la “hu­ma­ni­dad” y a un “con­trol de fron­te­ras no cruen­to”.

Era su pri­mer ac­to co­mo mi­nis­tro del In­te­rior y Fer­nan­do Grande-Mar­las­ka per­fi­ló en su pri­mer dis­cur­so —an­te los 1.298 nue­vos po­li­cías que ju­ra­ban su car­go en la Es­cue­la de Ávila— las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de su re­cién es­tre­na­do mi­nis­te­rio. “Nues­tros ob­je­ti­vos de­ben es­tar siem­pre acor­de con la de­fen­sa de los De­re­chos Hu­ma­nos”, co­men­zó, pa­ra re­fe­rir­se des­pués a que “el desa­rro­llo de la nor­ma­ti­va de ex­tran­je­ría de­be ha­cer­se des­de una óp­ti­ca eu­ro­peís­ta en la ges­tión es­tra­té­gi­ca de fron­te­ras”. “Y allí es don­de yo ha­blo de se­gu­ri­dad con hu­ma­ni­dad: con­trol de fron­te­ras con me­dios no cruen­tos, una ges­tión siem­pre acor­de con el tra­ta­mien­to hu­ma­ni­ta­rio en ma­te­ria de re­fu­gio y asi­lo pa­ra aque­llos que lle­gan a nues­tro país hu­yen­do de si­tua­cio­nes de­vas­ta­do­ras, o con la ilu­sión de te­ner una opor­tu­ni­dad y un es­pa­cio me­jor pa­ra sí y los su­yos”, aña­dió.

El mi­nis­tro des­car­tó, al me­nos “en prin­ci­pio”, que va­yan a in­gre­sar en los —ya sa­tu­ra­dos— Cen­tros de In­ter­na­mien­to de Ex­tran­je­ros (CIE) al­gu­nos de los 629 mi­gran­tes res­ca­ta­dos el pa­sa­do fin de se­ma­na por el Aqua­rius en el Me­di­te­rrá­neo, y que aho­ra via­jan en tres bar­cos rum­bo al puer­to de Va­len­cia, don­de es­tá pre­vis­to que atra­quen el do­min­go. Sin em­bar­go, ho­ras más tar­de, y tras la ce­le­bra­ción de una reunión en Va­len­cia pa­ra coor­di­nar el ope­ra­ti­vo de aco­gi­da, la vi­ce­pre­si­den­ta Car­men Cal­vo no des­car­tó esa po­si­bi­li­dad: “Unos irán a los cen­tros de ex­tran­je­ros y otros di­rec­ta­men­te a cen­tros de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria, de­pen­dien­do de las con­di­cio­nes en las que lle­guen. Hay mu­je­res em­ba­ra­za­das”, di­jo.

La pre­ci­pi­ta­ción de los acon­te­ci­mien­tos y la de­ci­sión del Go­bierno de dar “una res­pues­ta éti­ca” —en pa­la­bras de Mar­las­ka— al enor­me pro­ble­ma de los mi­gran­tes han da­do lu­gar a con­tra­dic­cio­nes y con­fu­sio­nes es­tos días. No obs­tan­te, tan­to Cal­vo co­mo Grande-Mar­las­ka in­sis­tie­ron en que “se es­tu­dia­rá ca­so por ca­so”, aun­que “se les da­rá el mis­mo tra­to que a los que lle­gan en pa­te­ras”.

Lo nor­mal es que los in­mi­gran­tes que lle­gan en pa­te­ra —más de 8.500 en lo que va de año, el do­ble que el año pa­sa­do en el mis­mo pe­río­do— in­gre­sen di­rec­ta­men­te en los CIE, sal­vo los me­no­res y las mu­je­res em­ba­ra­za­das. Sin em­bar­go, el ca­so de los res­ca­ta­dos por el Aqua­rius tie­ne ma­ti­ces, se­gún tra­tó de ex­pli­car ayer Grande-Mar­las­ka: “En to­dos los ca­sos en ma­te­ria de in­mi­gra­ción se apli­ca el prin­ci­pio de le­ga­li­dad, pe­ro tam­bién hay cir­cuns­tan­cias ex­cep­cio­na­les que la ley pre­vé y es­te ca­so es un ca­so de cir­cuns­tan­cias ex­cep­cio­na­les don­de la pro­pia ley po­si­bi­li­ta un tra­to es­pe­cí­fi­co”.

Las con­cer­ti­nas

Ade­más, y co­mo pri­me­ra me­di­da des­de que la se­ma­na pa­sa­da to­mó po­se­sión, Mar­las­ka quie­re re­ti­rar las con­cer­ti­nas (las alam­bra­das de cu­chi­llas) que re­ma­tan la do­ble va­lla de seis me­tros de al­tu­ra que España le­van­tó en el pe­rí­me­tro que se­pa­ra Ceu­ta y Me­li­lla de Ma­rrue­cos, un sis­te­ma que ha de­ja­do mul­ti­tud de he­ri­dos en­tre los in­mi­gran­tes que tra­tan de su­pe­rar ese es­co­llo con sal­tos en ma­sa des­de Ma­rrue­cos.

Las con­cer­ti­nas fue­ron ins­ta­la­das en 2005 por el Go­bierno del so­cia­lis­ta Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, que des­pués las re­ti­ró en 2007. Fue­ron re­cu­pe­ra­das por el Eje­cu­ti­vo de Ma­riano Ra­joy en 2013. Has­ta el pa­sa­do 31 de ma­yo, 2.066 in­mi­gran­tes han en­tra­do irre­gu­lar­men­te en Me­li­lla y 411 en Ceu­ta, se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio del In­te­rior. “Pa­ra mí es ne­ce­sa­rio y evi­den­te te­ner una po­lí­ti­ca se­ria en el con­trol de fron­te­ras, y de los flu­jos mi­gra­to­rios; pe­ro es­toy con­ven­ci­do (y pa­ra eso he en­car­ga­do un in­for­me al res­pec­to) de que se pue­de ga­ran­ti­zar la mis­ma se­gu­ri­dad en fron­te­ras con me­dios me­nos cruen­tos”, de­cla­ró ayer el mi­nis­tro Grande-Mar­las­ka. Y ase­gu­ró ha­ber da­do ya un pri­mer pa­so en ese sen­ti­do: “He so­li­ci­ta­do un in­for­me al ob­je­to de que se nos pue­da cons­ta­tar eso: que se pue­den ga­ran­ti­zar las fron­te­ras y su con­trol pe­ro con los me­dios me­nos cruen­tos po­si­bles”.

/ ÓS­CAR CO­RRAL

Un gru­po de in­mi­gran­tes jue­ga a las da­mas en un ta­ble­ro im­pro­vi­sa­do a bordo del bar­co Aqua­rius.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.